Elecciones andaluzas

Entre cifras, musas y letras

  • La confluencia Adelante Andalucía se presenta ante el foro económico del hotel Alfonso XIII

Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, candidatos de Adelante Andalucía, en los prolegómenos del desayuno informativo. Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, candidatos de Adelante Andalucía, en los prolegómenos del desayuno informativo.

Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, candidatos de Adelante Andalucía, en los prolegómenos del desayuno informativo. / E. P.

Desde una propuesta de ingresos multimillonarios para Andalucía a la reivindicación de la palabra –y la política–, pasando por la inspiración de autoridades como Margaret Thatcher o Louis Althusser, la confluencia de las izquierdas, Adelante Andalucía, ofreció ayer en Sevilla un discurso económico frente a un auditorio de personalidades de amplia procedencia en la comunidad. La izquierda andaluza, que insiste en su objetivo de gobernar y "no facilitar" otro "Gobierno de Susana Díaz", se hace mayor. Y qué mejor que un desayuno informativo para hacerse grande.

La lluvia no arredró a un auditorio que llenó un salón del hotel Alfonso XIII. Podemos e IU, anillados en confluencia para el 2-D, afirmaron por vía de sus líderes, Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, haber formado un matrimonio de interés. "Interés, sí, pero por Andalucía", matizó Maíllo, quien propagó de nuevo su disposición a abrirse "a más cónguyes". El "poliamor", como añadió Rodríguez, hacía referencia a las fuerzas andalucistas y el resto de colectivos que pretendan la "transformación" de Andalucía. Hasta ahí, las musas. Fue en el turno de preguntas. Las letras habían llegado antes.

La reivindicación de la palabra fue cosa de Maíllo, candidato a vicepresidente. Las cifras fueron para la anticapitalista Rodríguez. El dirigente andaluz de IU avisó de la "invalidación" del PSOE para pilotar una "política de cambio después de 36 años". Las "fuerzas de la derecha", PP y Cs, quedan anulados por la corrupción –el primero–, y por cargar con la culpa de "eliminar una fiscalidad" dirigida a la "redistribución de la riqueza". El pronóstico consuetudinario de un triunfo socialista el 2-D es para Maíllo una "falta de respeto". Y, ya bregado en sondeos preelectorales, hablando de pactos, alertó de que la tan nombrada unión PP-Cs "no da" para gobernar.

Sobre pactos también habló Rodríguez, rival ahora y, por qué no, aliada en el futuro Ejecutivo de Susana Díaz, quien volvió a asegurar que no facilitará el Gobierno socialista –sin más detalles– pese a reivindicarse como "muro infranqueable" de la derecha. Habló Rodríguez de conquistar "las almas y los corazones" de los andaluces para impedir la asunción de la pérdida de los derechos derivada de la crisis y los recortes. Fueron las letras, también las musas, pero Rodríguez se atrevió con los dineros y el capital. 36.000 millones si el Gobierno es suyo. Y solamente fue un desayuno...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios