cómics

El bestiario de Mizuki

  • Shigueru Mizuki recupera en 'Dentro de los yokais' la leyenda de estos seres sobrenaturales que pueblan el folclore japonés desde hace siglos

Tres de los yokais de Shigueru Mizuki. Tres de los yokais de Shigueru Mizuki.

Tres de los yokais de Shigueru Mizuki.

En su crítica de Kitaro en el volumen Manga. The Complete Guide, decía Jason Thompson: "Los dibujos [de Shigeru Mizuki] son incluso mejores que el guion, con su mezcla de fondos ricamente detallados, ocasionalmente surrealistas, y personajes caricaturescos y escalofriantes en primer plano; esta línea increíble muestra por qué Mizuki fue uno de los precursores del movimiento gekiga de la década de 1960, que buscaba introducir trabajos más realistas en los cómics japoneses. La única pega es que se haya traducido tan poco". Pues bien, desde que NonNonBa se alzara en 2007 con el premio al Mejor Álbum en el Festival Internacional de Cómics de Angoulême, y, en 2010, se le concediera a Mizuki el reconocimiento oficial en Japón como Persona de Mérito Cultural, los álbumes del mangaka no han dejado de llegar a Occidente, rescatándose de este modo una obra impresionante, digna del calificativo maestra.

Mizuki nació en 1922, cerca de Osaka, y falleció a finales de 2015, en Tokio. Su trayectoria como dibujante de cómics comenzó tarde, en 1957, cuando el pellejo del artista se había ya endurecido después de haber servido en el ejército en la jungla de Nueva Guinea, contraer la malaria, ver morir a la mayoría de sus compañeros y perder el brazo izquierdo en un bombardeo. Tenía mucho que contar y lo contó, en tebeos como el citado NonNonBa (relato autobiográfico de su infancia en la década de 1930), Operación Muerte (sobre su participación en la Segunda Guerra Mundial y el supuesto lema japonés de "atacar hasta morir con dignidad"), el resto de tomos que conforman su biografía (Astiberri los ha publicado en una serie de seis), 3, calle de los misterios (que recoge siete relatos escalofriantes), Hitler (impresionante retrato de la vida y la locura del líder nazi) o Kitaro, su serie más conocida, con su icónico protagonista, un chico tuerto, descendiente de una tribu de muertos vivientes en un mundo donde se enfrentan los humanos y los monstruos conocidos como yokais.

Como se en explica en Dentro de los yokais: "Los yokais son seres sobrenaturales que pueblan el folclore japonés desde hace siglos"; "gracias [a Mizuki, cuya infancia estaba marcada por estas leyendas, tal y como se muestra en NonNonBa], las generaciones de la posguerra volvieron a descubrir el universo de los yokais, una parte del patrimonio cultural japonés abandonado y olvidado en un país ansioso por modernizarse tras la derrota".

El presente volumen es un bellísimo bestiario, compuesto por más de 80 láminas dibujadas en los años 60, en las que Mizuki disecciona literalmente a cada una de estas criaturas, al tiempo que detalla su función y su morfología. Es así que, por ejemplo, sabemos que el muy literario Kappa: "era originalmente un dios del agua que fue bajando de rango hasta convertirse en yokai", que el nombre de Hitotsume-Kozo significa "niño de un ojo" o que el Shirouneri "es un yokai nauseabundo y viscoso generado a partir de trapos usados, utilizados durante demasiado tiempo". En pocas palabras, un libro delicioso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios