VOLEIBOL

Álex Fernández confía en la 'resurrección' de Unicaja

  • El líbero verde advierte sobre el sentir de la plantilla: "La decisión más importante que hemos tomado es sacar esto en grupo, el único camino al título, y si nos dan por muertos, cuidado, porque podemos resucitar"

Álex Fernández confía en la 'resurrección' de Unicaja. Álex Fernández confía en la 'resurrección' de Unicaja.

Álex Fernández confía en la 'resurrección' de Unicaja. / CRISTINA DE ARRIBA (Almería)

Auténticos bombarderos al saque, la mayor parte de jugadores de Melilla dieron su ‘ayuda’ a Unicaja Almería exigiendo el máximo en recepción. También colaboró en ello Salim Abdelkader, cambiando el servicio en reiteradas ocasiones. En el centro de zagueros, Álex Fernández protagonizó uno de los pilares del resurgir de los ahorradores: “Llevábamos dos derrotas complicadas en lo anímico, pero la verdad es que ha sido un fin de semana bueno, bastante positivo en todos los aspectos; el equipo está cogiendo confianza, las semanas de entrenamiento están saliendo genial, fue una victoria buena por 1-3 con Melilla, que está jugando genial en su casa, una cancha difícil, y así todo, considero que fue un partido muy positivo de cara al pensamiento necesario para la Copa del Rey”.

El líbero blanquiverde reconoce el momento delicado tras el primer set en el Javier Imbroda, pero se queda con la respuesta: “Había un poco de nerviosismo por eso de llevar dos derrotas seguidas y empezar 1-0 abajo, el equipo estaba un poquito indeciso, pero bueno, hay que tener en cuenta que Melilla juega muy bien; yo creo que este equipo de los últimos que ha tenido es el mejor, entraron enchufados, sacando fuerte y atacando bien, y al final era un punto de mentalidad; supimos en el segundo ser reaccionar y a partir de ahí el equipo subió precisamente en eso, en la mentalidad, y con ello subió el nivel de juego”.

Alejandro Fernández lo achaca a la conjura del grupo y a su fuerza como tal, bien demostrada: “Después de las dos derrotas que tuvimos, algo había que hacer, y una de las decisiones importantes que hemos tomado es sacar esto en grupo; la única forma de que esto vaya adelante y bien, y que el equipo gane títulos, es ser uno, estar unidos, mucho compañerismo; al final eso es lo que hace que el equipo esté arriba”. Hay ganas además de demostrar: “Si con la plantilla que tiene el club y su historia están dando a Unicaja por muerto, entonces es que no saben nada; no sé qué pueden pensar, pero si es así, que tengan cuidado, porque podemos resucitar -risas- y, de hecho, Unicaja Almería llegará muy bien a la Copa, estoy convencido y confía en este equipo y este club”.

Ha quedado claro por lo tanto que “el partido de Manacor fue un punto decisivo en el tema colectivo”, un varapalo del que sacar un rendimiento: “Hay que sacar las cosas positivas, un partido malo que tuvimos, y creo que nos viene bien un ‘palito’ para despertar y saber que tienes que trabajar más duro y como que te pone los pies en la tierra, así que quizás nos vino hasta bien lo que pasó”. Es más, si se ve el nivel general de la competición, todo puede suceder: “Están bastante fuertes, se ha notado, el nivel está alto, el nivel de todos los equipos es grande, lo pudimos ver con Melilla y con Manacor, que iba tercero por la cola y tiene buen nivel, y está demostrándose que en la Superliga tienes que jugar todos los sábados a un nivel grandísimo y si no te puede ganar cualquiera”.

A su juicio, jugar en el Imbroda “ha venido genial, sabiendo que Melilla puede ser un contrincante, que dentro de dos semanas se vuelve a jugar allí”, e igualmente es positivo recibir a UBE L’Illa Grau el sábado: “Es bastante fuerte, de los últimos años es el mejor equipo que han tenido, tienen buen colocador, un buen opuesto, un cuatro que maneja muy bien el juego y yo creo que están muy compensados y que lo están demostrando, en una posición muy alta en la clasificación”. Por ello, la receta del canario es clara: “La semana esta tiene que ser como la pasada, muy serios, muy importante trabajar bien, con confianza, como lo hicimos esos últimos días atrás, y dar un puñetazo sobre la mesa en casa para irnos con las mejores sensaciones a la Copa”.

Por lo tanto, el líbero lo considera un “test bueno”, una especie de ‘revolución de los modestos’, con Castellón “a pocos puntos del play off, lo tiene ahí, y encima su cancha es bastante complicada y allí está sacando bastantes partidos, así que lo está haciendo muy bien”, pero tiene clara la necesidad actual de Unicaja Almería: “Hay que pensar en el rival, pero nosotros llevamos dos semanas pensando en nosotros, recuperando confianza y buen juego, y creo que esa es nuestra clave, el pensar en nosotros, puesto que si jugamos bien, con todo ese potencial que hay en el equipo, probablemente las cosas salgan bien”.

También Fernández suscribe las palabras de Parres respecto a la deuda con la grada: “Debemos tener en cuenta que Almería no está acostumbrada a que pase lo que pasó en el partido último, así que tenemos que volver a enganchar a toda esa gente que no disfrutó mucho del encuentro pasado y volver a ganar en casa”. En lo personal, como en lo colectivo: “Estoy bastante bien, otra vez recuperando las ganas y la motivación, la verdad es que muy bien, y en lo general, lo mismo, todo el mundo está recuperando la confianza en el juego y ese es el camino”. Al final del mismo, la Copa, sin elegir adversario en semifinales: “Me da exactamente igual el rival, solo que sea un buen partido y que la gente disfrute viéndolo, pero nosotros no tenemos que pensar en eso, el que venga, que venga, y punto”. Es “el ‘Torneo del KO’, y por algo será, ya que lo puede ganar cualquiera”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios