Voleibol

Hage quiere ir partido a partido

  • El receptor de Unicaja Costa de Almería tiene claro que ésa es la fórmula para seguir invictos

Hage, en un partido. Hage, en un partido.

Hage, en un partido.

Los demás equipos de la Superliga tienen un problema, y es que Guilherme Hage está muy feliz en Almería y eso repercute positivamente en su rendimiento. Está en la que considera su casa -lo ha dicho muchas veces con una gran sonrisa dibujada en la cara- y tras casi tres meses de estar de nuevo instalado, el día a día ha venido a confirmarle todo lo que esperaba: “Cuando lo que consigues es que haces lo que te gusta, que para mí es jugar al voleibol, y lo haces en una ciudad que te encanta, que en mi caso es Almería, tienes que aprovecharlo, tienes que disfrutar, la vida se hace mucho más fácil”. Dicho esto, y para que no queda margen alguno a la duda, es rotundo: “Estoy muy contento y feliz y se me nota, lo transmito jugando, y eso es lo es importante”. El brasileño le ha encontrado el sentido al gentilicio ‘almeriense’.

De todos modos, ya advirtió en la primera entrevista que concedió, una vez firmado por Unicaja Costa de Almería para vivir su tercera etapa en el club, que era un Hage más completo, cada vez mejor, maduro. Todo ello se ha visto potenciado una vez metido en el contexto ahorrador, no solo de ciudad, sino de grupo, agradeciéndole a Manolo Berenguel sus palabras de que “él solo puede ganar un partido”, pero a su vez encantado con el alto nivel de jugadores que le rodea: “Te toca un día bueno y lo metes todo, pero digo siempre que el vóley nunca es así, porque yo no puedo con el balón hacer todo, necesito de todos; quizá un día te salen un poco mejor las cosas, pero por detrás tienes un soporte muy grande de las personas que está en pista contigo recibiendo, bloqueando, atacando… a mí me gusta cuando el equipo es equilibrado porque se torna todo mucho más fácil”.

Es lo que está sucediendo cada vez más con este Unicaja Costa de Almería: “Para la persona que supuestamente tiene que hacer más puntos es mejor cuando todos, los centrales, el opuesto… están haciendo puntos; te imaginas al otro equipo en su bloqueo pensando ‘el balón para quién va ahora’, lo que te facilita mucho la labor para atacar”. En Ibiza, “el equipo jugó muy bien y quizá yo tuve la responsabilidad más en ataque, que me estaba saliendo bien, porque la verdad es que me gustan los partidos que son un poco más calientes, picantes; creo que en Es Vivier y como el del sábado, el equipo en general jugó muy bien, tácticamente, técnicamente, la parte individual y la parte colectiva, salió todo muy bien, y por eso hemos jugado dos partidos seguidos con un nivel muy bueno”.

Más en broma que en serio, pero sabiendo que si por él fuera no saldría de la pista, acepta descansar “La decisión de ser sustituido, ¡ufff!, yo hablo con Manolo y le digo que yo pienso así, que entreno toda la semana para jugar, a mí lo que más me gusta es estar jugando -risas-, pero está bien porque es importante que todos tengan ritmo de juego; la liga es muy larga, tenemos competición europea, y si todos están bien las cosas son más fáciles”. Además, hay compromiso por ser un grupo muy bueno: “El último set jugué de opuesto, en Portugal pasó lo mismo, cambiamos de opuesto y en líbero también tuvimos que dar un giro; son muestras de polivalencia de todos los jugadores con las que el equipo puede abordar tener una situación que no es típica y conseguir arreglarla por el alto nivel de competencia de los jugadores, que tienen calidad y asumen la responsabilidad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios