RUGBY | DIVISIÓN DE HONOR B URA Playcar cae pero hace historia (5-34)

  • Los cruzados sufren ante Pozuelo su primera derrota de la temporada pero certifican, gracias al triunfo de Industriales sobre Málaga, su clasificación para la Fase de Ascenso 

Imagen del partido en el Juan Rojas. Imagen del partido en el Juan Rojas.

Imagen del partido en el Juan Rojas. / Rafael González (Almería)

El 17-24 de Ingenieros Industriales Las Rozas en el campo de CR Málaga minimiza la que ha sido primera derrota de toda la temporada de Unión Rugby Almería Playcar, y que le otorga ya matemáticamente una clasificación para la lucha por el ascenso que tenía en el bolsillo de forma virtual. Por méritos propios, habiendo ganado 13 partidos, a los cruzados les llega la recompensa tras caer por primera vez, lo que no debe quitar ni un ápice de orgullo a todo lo andado hasta el momento, sobre todo por el hecho de que es lógico que se pueda perder frente a un grande como Pozuelo Rugby Unión. La sociedad entre CAU y Canoe ha dado de si un equipazo, que ha ido a mucho más a medida que han pasado las jornadas, incluso respecto a su plantilla, completada para llegar en su mejor momento al playoff. Lo que se vio en el Juan Rojas dejó muestras de esa diferencia de ‘fondo de armario’, fundamental a esta altura y a este nivel.

Con problemas en las estáticas, sobre todo en la touche, los unionistas pasaron de un buen inicio, concentrando el juego en el campo rival, a verse por detrás en el marcador con dos ensayos encajados de manera consecutiva, después ampliada la desventaja con un tercero que estableció el 0-19, que sería el tanteo al descanso. A la vuelta del mismo no se tuvo capacidad para la reacción, puesto que muy pronto, y otra vez con dos acciones consecutivas, el doble try situó un 0-31 que se vio insalvable, pese a que restaban 30 minutos hasta el final. No se rindió URA Playcar, ni mucho menos, y quiso encontrar al menos buenas sensaciones desde una situación muy adversa, y como el fruto de su honestidad logró ensayar para salvar el honor y no verse sin anotar en su propia casa. Fue tras elegir Pozuelo palos en un golpe de castigo en el 69, cuando el marcador lo tenía muy controlado, siendo el resultado final de 5-34.

El XV dirigido por ‘Yunque’, seleccionador nacional de España y que estuvo en 2020 en Almería con Las Leonas, haciendo tándem con Salazar, conocía perfectamente las virtudes de Unión Rugby Almería Playcar. Las melés, que son fundamentales para la anotación cruzada, no fueron esta vez determinantes, y la contundencia de Pozuelo no tuvo la réplica que se precisaba. El primer ensayo surgió de una melé precisamente, a favor madrileña dentro de los diez metros, con escapada del ocho, Guayta, para entrar sin que se le placara en la zona de marca. Era el minuto 11, y en la siguiente jugada, desde el saque de los cruzados, una vez más sin que mediara placaje, Pozuelo Rugby Unión recibió y firmó una gran jugada por la izquierda, con balón originario de su seis y un final para el ala García, que depositó con otra vez acierto de Ortega en la patada. A los unionistas se les había golpeado muy duro dos veces para verse por detrás en el tanteo de modo demasiado fácil, y muy rápido, frente a un rival difícil de remontar.

Tras unos minutos de intentar reponerse y buscar su propio ritmo, una nueva melé, en esa ocasión sobre la raya de 22, planteó lucha, con recuperación cruzada, pero no se tuvo el tono habitual de seguridad en la touche consiguiente, se perdió y Pozuelo supo aprovechar la ocasión, con paciencia en la medular, buena patada a seguir capturada y pase de calidad para llegar inapelablemente hasta el tercer ensayo. Otra patada fue el origen del cuarto, nada más comenzar la segunda mitad, esta vez de lado a lado, en horizontal, de izquierda a derecha, haciéndose valer la calidad individual de Periel en el uno contra uno para elevar, una vez transformado por Ortega, el 0-26. Momento de peso psicológico, y otro golpe moral que se haría más duro si cabe al poco tiempo, y la patada como protagonista otra vez, así como el mal manejo de la touche. Se perdió el balón a cinco metros, Pozuelo encontró la superioridad jugando a mano con eficacia y otra vez se coló por el costado derecho.

La superioridad era manifiesta para una derrota que en algún momento iba a llegar, y se produjo frente a un bloque muy compensado, muy bien trabajado y de aspiraciones, por presupuesto, a llegar a División de Honor. Tras el 0-31 y la patada elegida a palos, pese al choque decidido, al restar tan solo once minutos para el final y tener que darse una remontada de cinco ensayos, Unión Rugby Almería Playcar hizo su ensayo en el 74, obra de Facu Quiroga, tirando de trabajo de delantera, percutiendo y logrando ver el hueco junto al banderín de la derecha. Con 30 puntos, frente a los 17 de Industriales y de Málaga y los 16 de Jaén, la clasificación matemática está lograda como segundo, pero se sigue siendo primero, un punto por encima de Pozuelo, a falta de medirse en El Cantizal y en Marbella a esos dos equipos, con aspiraciones de meter la cabeza en el playoff como terceros. No será nada fácil sostener el liderato, cansancio acumulado y planificación del trabajo de cara a la parte final, que se jugará por primera vez en la historia del club, pero sí, se sigue dependiendo de si mismo, porque una temporada no es solo un partido y hasta ahora se sigue siendo el mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios