Residencia de verano de los Borbones Marivent: de refugio a 'cárcel'

  • El palacio de Marivent vivió su esplendor en los años 80 y 90.

  • El artista griego Joan de Saridakis fue quien lo ideó, y quería que fuera patrimonio público.

Panorámica del palacio de Marivent, en Palma de Mallorca.

Panorámica del palacio de Marivent, en Palma de Mallorca.

Antaño era el refugio, el paraíso privado de los Borbón, fundamentalmente de la reina emérita Sofía. Hoy en día los Reyes Felipe VI y Letizia pasan unos días en la residencia real de Marivent, en Mallorca, más por cumplir con la tradición que por voluntad propia. Cada vez más, y sobre todo para Doña Letizia, el palacio antaño familiar en el que la Familia Real solía pasar sus vacaciones se ha convertido para ella en un obligado preámbulo de las "vacaciones privadas" que todos los años pasan los Reyes y sus hijas en paradero desconocido esta segunda quincena de agosto en la que nos encontramos.

El príncipe Carlos y Diana de Gales, con sus hijos, en Marivent con sus anfitriones, los Reyes Juan Carlos y Sofía y un jovencísimo Felipe VI. El príncipe Carlos y Diana de Gales, con sus hijos, en Marivent con sus anfitriones, los Reyes Juan Carlos y Sofía y un jovencísimo Felipe VI.

El príncipe Carlos y Diana de Gales, con sus hijos, en Marivent con sus anfitriones, los Reyes Juan Carlos y Sofía y un jovencísimo Felipe VI. / Efe

Las paredes y los jardines de Marivent recuerdan con nostalgia tiempos mejores, en los años 80 y 90, cuando la residencia de verano de Don Juan Carlos y Doña Sofía recibía invitados ilustres como los príncipes Carlos y Diana de Gales, los emperadores de Japón, Akihito y Michiko; Bill y Hillary Clinton, y Mijail Gorbachov. Además, todos los nietos de los monarcas se amontonaban en uno de los dormitorios para dormir sobre colchones en una suerte de improvisado campamento.

Los Reyes Falipe y Letizia, hace cuatro años, en el tradicional posado veraniego a las puertas de Marivent. Los Reyes Falipe y Letizia, hace cuatro años, en el tradicional posado veraniego a las puertas de Marivent.

Los Reyes Falipe y Letizia, hace cuatro años, en el tradicional posado veraniego a las puertas de Marivent. / Efe

Doña Sofía se encargó personalmente de la decoración de Marivent. Se inspiró en Tatoi, su añorado hogar ateniense, para construir una residencia por la que caminar descalza. De hecho, enmoquetó varios salones (a pesar de que, como cuenta un conocido, los perros solían hacer pis encima) y pronto se impusieron las túnicas indias que tanto gustaban a la reina Federica. Las antiguas estancias privadas de Doña Sofía reproducían el aspecto de un bazar en el que se amontonaban sus joyas y pañuelos. También pintó las puertas de blanco y colocó una mesa de ping pong en el vestíbulo. En el primer piso acondicionó las habitaciones para su madre y sus hermanos, Constantino e Irene. Una vez consolidada la Corona, el gobierno balear la reformó por completo. En 2017 se abrieron por primera vez al público sus jardines, como quería su creador y primer morador, el ingeniero y artista de origen griego Joan de Saridakis.

Los Reyes Juan Carlos y Sofía, a principios de los 90, con sus tres hijos en su residencia de verano. Los Reyes Juan Carlos y Sofía, a principios de los 90, con sus tres hijos en su residencia de verano.

Los Reyes Juan Carlos y Sofía, a principios de los 90, con sus tres hijos en su residencia de verano. / Efe

Saridakis quedó fascinado por el paisaje y las costumbres de la isla balear. Tras descubrir el acantilado de Cala Major sobre el que hoy se erige Marivent, decidió levantar allí su Ítaca particular. El arquitecto Guillem Forteza i Pinya llevó a cabo el proyecto, que concluyó en 1925. Saridakis la bautizó Marivent (Mar y viento), aunque siempre fue conocida como Can Saridakis hasta 1973. Si las vistas y el entorno eran –y son – espectaculares, en el interior guardaba un patrimonio artístico incalculable que Saridakis quiso donar a Mallorca tras su muerte en 1963. Pero las autoridades baleares decidieron una década después regalársela a los entonces príncipes de Asturias. Los herederos de Saridakis la reclamaron judicialmente y, en 1988, tras darles la razón la Justicia, cedieron la vivienda, no así las obras de arte de su interior.

Uno de los primeros veranos de los entonces príncipes de Asturias en Marivent. Uno de los primeros veranos de los entonces príncipes de Asturias en Marivent.

Uno de los primeros veranos de los entonces príncipes de Asturias en Marivent.

En los 90, cuando la Familia Real se amplió con las bodas de las infantas y el nacimiento de los nietos, se construyeron tres viviendas anexas al palacio. Entre ellas, Son Vent, la que ocupan los reyes Felipe y Letizia durante la semana que pasan en la isla.

La reina emérita Sofía es la única que se mantiene fiel a la cita mallorquina

A la derecha de Son Vent se levanta la residencia de la infanta Cristina (a Iñaki Urdangarin le encantaba veranear en Marivent) , y a la izquierda, la de la infanta Elena. Dos vestigios de los últimos años de esplendor de Marivent, cuando nada hacía presagiar que al estilo de vida que se impuso tras sus muros le quedaba poco tiempo.

Hoy en día la Reina Emérita es la única que se mantiene fiel a la cita mallorquina, mientras que Felipe VI y Letizia con sus hijas apenas se quedan unos días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios