Cultura

David Menéndez: “Los momentos de crisis son los que nos hacen agudizar más el ingenio”

  • El barítono protagoniza mañana domingo el concierto inaugural del Curso de Técnica Vocal e Interpretación

David Menéndez actúa este domingo en el Maestro Padilla. David Menéndez actúa este domingo en el Maestro Padilla.

David Menéndez actúa este domingo en el Maestro Padilla.

David Menéndez vuelve a ponerse al frente del Curso de Técnica Vocal e Interpretación Costa de Almería del 13 al 17 de julio junto al pianista Giorgio Celenza, que se desarrollará en el Auditorio Maestro Padilla.

-¿Cuáles son sus sensaciones y cómo se siente ante esta nueva edición?

-Pues he de reconocer que después de estos meses de incertidumbre, cuando me confirmaron que se podría celebrar esta segunda edición del curso, mi sensación fue una mezcla de vértigo e ilusión. Ilusión porque se comenzaba a ver luz al final del túnel y vértigo ante lo desconocido (¿Cómo tendré que dar las clases? ¿Qué medidas de seguridad tendré que tomar?) Y sobre todo la incertidumbre de saber si los alumnos responderían ante esta convocatoria. He de decir, en este aspecto, que estoy muchísimo más que contento por la respuesta del alumnado. Hemos recibido más del doble de solicitudes de las plazas que se ofertaban.

-Como novedad en esta edición, inaugurará usted mañana a las 21 horas en el Auditorio Maestro Padilla el curso cantando, ¿Qué se puede esperar de este concierto?

-Pues no cabe duda que será un concierto muy emocionante y sin duda histórico, ya que será el primer concierto que se celebrará en el Auditorio Maestro Padilla con público en directo después de estos meses de confinamiento. Se respetarán a rajatabla todas las medidas que sanidad propone para este tipo de espectáculos, sobre todo la distancia de seguridad; por lo que el aforo será muy reducido, solamente un 30 por ciento de la capacidad de la sala ha salido a la venta. Tendrá una duración aproximada de una hora y no tendrá pausa. Referente al programa he hecho una selección del repertorio español y sudamericano (Guastavino, Ponce, Tata Nacho, Lerma, Falla) todo en castellano.

-Acaba de cantar la 9ª Sinfonía de Beethoven en el Festival Internacional de Música y Danza de Granada con un rotundo éxito, ¿Cómo ha vivido la vuelta a los escenarios tras este periodo de suspensión de actividad artística?

-Pues la verdad que con mucha alegría. Ha sido un éxito y me ha encantado haber sido participe de este proyecto. Todos estos meses de encierro en el que los artistas hemos sido los primeros en quedarnos en casa y estamos viendo que somos los últimos en incorporarnos a la vida laboral han dado para pensar muchas cosas. Y para darnos cuenta de cuál es la situación de la cultura en nuestro país frente al resto de Europa, Rusia o América. Parecía que nunca volveríamos a pisar un escenario pero por suerte todo parece que fue un mal sueño del que estamos comenzando a despertar, eso si, poco a poco y sin dar pasos en falso. Ahora es cuando tenemos que ser realmente responsables con nosotros mismos y para los demás.

-¿Cómo ha sido el día a día durante el confinamiento de un artista como usted, alejado del escenario y de su actividad docente?

-La labor docente la he dejado aparcada durante estos meses; eso si, siempre atendiendo las necesidades de los alumnos que habitualmente trabajan conmigo, tanto telefónicamente como a través de los vídeos que me han enviado para que les fuera dando mi opinión; pero aunque he tenido varias propuestas de impartir clases online, de momento he intentado evitarlas. Un instrumento como la voz, una vez que pasa por el filtro de un micro ya no se escucha de la misma manera.

-Pero cómo ha sido ese periodo.

-Como cantante he intentado seguir la misma rutina de siempre. Tengo un estudio en mi casa y he cantado prácticamente todos los días. De hecho durante estos meses yo tenía que haber estado en Moscú cantando Don Giovanni y Las bodas de Fígaro en el Teatro Bolshoi, así que todos los días he ido cantando esos personajes como si estuviera ensayando en el teatro y los días en los que tendría que haber tenido el estreno los he cantado enteros en casa. Quizá parezca una excentricidad pero ha sido la manera que he encontrado de tener mi cabeza ocupada y mi voz en activo durante estos tres meses.

-Durante la cuarentena se ha generalizado la idea de que la cultura y el arte han contribuido a sobrellevar la pandemia, ¿Qué piensa del apoyo a la cultura que las instituciones están dando para paliar los efectos de la crisis que estamos viviendo?

-Pues teniendo en cuenta que la palabra cultura engloba cine, teatro, música, pintura, literatura, incluso hablamos de “el arte culinario”, está claro que en algún momento u otro todos hemos hecho un consumo muy por encima de lo que lo hacemos habitualmente en casa. La cultura está considerada un bien esencial en muchos de nuestros países vecinos, por desgracia España no lo considera así y el apoyo institucional es más bien poco.

-¿Qué le propondría al ministro de cultura si tuviera la oportunidad de estar 5 minutos con él?

-¿Se refiere al ministro de deporte y deporte? Como decía antes, mientras en otros países la cultura es considerada un bien esencial, en España está condenada a ser la última de la fila. En este caso concreto me consta que con el ministro han hablado numerosas personas del mundo de la cultura, un paripé al que se ha visto obligado después de sus nefastas declaraciones en su primera aparición pública durante el confinamiento; reuniones y conversaciones que han servido para poco.

-¿Cómo se ha visto afectada su agenda en estos meses y cuáles son sus próximos proyectos?

-Pues el confinamiento me pillo a dos semanas de irme a Moscú donde iba a debutar Fígaro y a cantar Leporello en la nueva producción de Don Giovanni del Teatro Bolshoi. Lo más cercano será un curso que impartiré la próxima semana en Asturias y justo después me incorporaré a los ensayos de Les Malles de Tirésias que es la ópera de Poulenc con la que Oviedo abre su temporada en el Teatro Campoamor. Posteriormente volveré a Moscú a cantar las funciones que se habían cancelado de Las bodas de Fígaro y de Don Giovanni de Mozart, además de debutar el rol de Dulcamara en la Ópera de Bilbao y participar en el reestreno de Las Calatravas en el Teatro de la Zarzuela entre otras cosas .

-¿Qué piensa de la apertura de los teatros a las nuevas tecnologías con las retransmisiones en streaming? ¿Cree que los beneficios de divulgación que generan superan los inconvenientes como es la pérdida de público en las salas?

-Yo creo que las nuevas tecnologías bien utilizadas siempre son beneficiosas y también pienso que una retransmisión nunca va a sustituir a un directo. Las sensaciones que uno experimenta en un teatro nunca las va a experimentar en el salón de su casa por muy excepcional que sea la retransmisión.

-¿Qué recomendaciones daría a los jóvenes cantantes para introducirse en el circuito profesional de ópera y conciertos teniendo en cuenta las dificultades de la situación actual?

-Yo creo que los momentos difíciles y los momentos de crisis son los que nos hacen más agudizar el ingenio. Creo que este es un momento en el que nos tenemos que reinventar y tener la mente abierta para nuevas propuestas que nos puedan hacer los programadores y, por qué no, ser nosotros los que propongamos nuevas ideas adaptadas a la situación que nos toca vivir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios