Cultura

Derroche de arte en el XI Festival Flamenco 'La mar de cantes' de Carboneras

  • Éxito de publico con 500 personas en el Castillo de San Andrés

Apoteósica noche de flamenco la vivida en el Castillo de San Andrés de Carboneras durante el XI Festival La Mar de Cantes que organizó la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Carboneras, y que contó con el patrocinio de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Una noche pletórica, con el patio del castillo abarrotado por cerca de quinientas personas que disfrutaron, a pesar del fuerte viento, del mejor flamenco, desde el más clásico al más contemporáneo, y en el que actuaron Marcelo Sousa y María José Pérez al cante, Manuel Herrera, Niño de las Cuevas y Rubén de Rosario a la guitarra y Agustín Barajas al baile.

El Festival, que fue presentado por el periodista local Diego Ángel, se inició con el guitarrista carbonero Rubén de Rosario que arrancó los primeros aplausos y ovaciones con la magnífica interpretación de una malagueña compuesta por él mismo, mostrándonos a un gran artista en el que confluyen la mejor técnica y la creatividad.

A continuación subió al escenario el granadino Agustín Barjas y su grupo, quien levantó al público de sus asientos con la soleá que interpretó en primer lugar y que cerró con una alegría.

Todos los allí presentes disfrutaron con el arte que transmitía este joven de tan sólo 22 años, pero con una carrera imparable que le ha llevado a actuar durante más de un mes, acompañado por Rubén de Rosario, en la Expo Universal de Sanghai.

Tras elevarse la temperatura varios grados, el turno fue para el veterano cantaor sevillano Marcelo Sousa, acompañado por el Niño de las Cuevas, que a pesar del accidentado viaje que tuvo hasta llegar a tierras almerienses, supo sobreponerse a estas circunstancias y dejó escrita una lección del flamenco clásico y cabal aliñado con mucho sentido del humor.

De hecho, tras los problemas de viaje y el fuerte viento, tuvo la osadía de enfrentarse a una de las leyendas del flamenco y empezó con una petenera, seguida de fandangos que iniciaron una gran actuación.

A continuación María José Pérez, acompañada por Manuel Herrera, dejó su impronta en la interpretación de cantiña, soleá y seguiriya, en un estilo en el que la fuerza de su voz transmitió a los asistentes el potencial de esta artista, que a sus veinticinco años es una de las cantaoras con más proyección en el mundo del flamenco actual.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios