Cultura

Pérez Siquier expone unos 10 retratos de Francisca Díaz realizados en 1987

  • La muestra fotográfica se puede ver en el Museo d e Arte Doña Pakyta hasta el próximo 9 de junio

Juan Manuel Martín Robles, Carlos Sánchez y Carlos Pérez Siquier. Juan Manuel Martín Robles, Carlos Sánchez y Carlos Pérez Siquier.

Juan Manuel Martín Robles, Carlos Sánchez y Carlos Pérez Siquier. / D.A.

“Posiblemente sea la más entrañable de las exposiciones que haya albergado este museo, porque reconoce la figura de Francisca Díaz, Doña Pakyta, que es quien da nombre a esta casa y museo de todos los almerienses”. Con estas más que clarificadoras palabras explica Carlos Sánchez, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Almería, la microexposición que hasta el 9 de junio, se podrá visitar en el Museo de Arte Doña Pakyta.

Producida por la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino, se trata de una muestra de diez fotografías en blanco y negro realizadas por Carlos Pérez Siquier en 1987 a Francisca Díaz, ‘Doña Pakyta’, en distintas estancias de la casa que se ha convertido, desde hace justo cuatro años, en uno de los museos más importantes de la ciudad de Almería.

“Después de esos cuatro años, podemos decir que estamos muy satisfechos y trabajando en la siguiente fase. Vamos a tener obras lo más pronto posible para restaurar la planta sótano, para darle vida al jardín trasero y poner en marcha el 100% del Museo, que es uno de los Museos más visitados de la ciudad y que además va al alza”, explica Carlos Sánchez que, acompañado por el propio fotógrafo y por el director del Museo de Arte, Juan Manuel Martín Robles, visitaba la exposición. Hay que recordar que también se ha sumado con fuerza como espacio escénico cultural con la celebración de conciertos, conferencias o presentación de otros actos.

Carlos Pérez Siquier explica que “fue un trabajo que hicimos en el año 1987, para unos reportajes periodísticos con Jesús Ruiz Esteban que se recogieron en un libro realizado por José María Artero”.

“Con la apertura del Museo me acordé de ellas y le comenté a la Fundación la posibilidad de aprovechar este material”. Sobre cómo fueron las sesiones, Pérez Siquier detalla que “Doña Pakyta era una mujer con mucha elegancia, muy coqueta. Como en ese momento no tenía lentes para difuminar su entorno, para que no se notara en ella el paso del tiempo, lo que hice fue echarle vaho al objetivo y entonces quedaba esa nubosidad que matiza la luz. Al cabo del tiempo veo que las fotografías tienen permanencia, que han vivido el paso del tiempo con cierta dignidad”, concluye este genio de la fotografía que vuelve a ser noticia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios