Análisis

francisco bautista toledo

Todo será recuerdo

Mar Garrido, Elena Pedrosa e Isabel Aranda, presentan su obra dentro del proyecto de exposiciones TQ+SUR.

Insiste Fernando Barrionuevo, comisario de estas exposiciones, en situar la ciudad de Almería en primera línea del ámbito artístico nacional, pues ha conseguido que MECA sea la única sede andaluza que participe en el Festival Internacional PHE 2019.

Mar Garrido propone un trabajo en el que indaga en la metafísica de la imagen, en la percepción primera que surge ante la visualización intrascendente, siendo el centro de su objetivo la lírica que la impregna, el sentimiento que suscita cualquier elemento rutinario de la vida cotidiana. Ahonda también en la acción de la persona, utilizando instantáneas fugaces, creando secuencias entre cada una de ellas, para lograr la sensación de cinetismo, de tiempo que pasa, así como la etereidad de la existencia. Todo se desvanece, el presente vivido es lo importante.

Elena Pedrosa ofrece un conjunto de fotografías donde, a través de lo minúsculo, desarrolla un relato rico en sugerencias, mostradas con soltura, con un lenguaje directo. Detiene su atención en el pequeño insecto, en el rincón olvidado del invernadero, en el espacio acotado por el plástico. El ser humano interviene en el entorno habitado, lo transforma alterando su equilibrio. Pero la vida resiste, así lo refleja en los minúsculos insectos recogidos en sus composiciones.

Isabel Aranda recrea su acción plática en la huella dejada en esta alteración del medio, rescatando las sensaciones aprehendidas en las ruinas del pasado. La Naturaleza toma lo que es suyo, pues la acción es pasajera, la eternidad es su lema. Hábilmente expresa la artista estas ideas, mediante la intuición de la fotografía inesperada, dejando que el subconsciente guíe el camino de las sensaciones que el lugar comunica.

Extrae vivencias agotadas, pensadas al ver las estancias en ruinas, los restos del trabajo abandonado, el recuerdo de los antiguos moradores, la futilidad de los deseos. Dota de impronta melancólica la imagen capturada.

Esta instalación es un entramado visual de poderoso influjo sensitivo, en donde se aborda el lenguaje fotográfico y el sentimiento que provoca. El ser humano vive rápido, enfrascado en su trabajo, cambia su entorno, lo altera, pero la vida resiste, y al final de los días todo será recuerdo.

Excelente e interesante exposición, en la que se reflexiona sobre el significado y sentido poético de la imagen, mostrando las autoras una inteligente habilidad expresiva.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios