Reyes Magos por videollamada El Ejido reinventa la magia

El Rey Melchor, durante una de las casi 2.500 videollamadas realizadas en El Ejido esta Navidad. El Rey Melchor, durante una de las casi 2.500 videollamadas realizadas en El Ejido esta Navidad.

El Rey Melchor, durante una de las casi 2.500 videollamadas realizadas en El Ejido esta Navidad.

Rafael González

Escrito por

· Alejandro Morales

Redactor

“¡Diana! ¿Eres tú? ¡Madre mía, qué mayor estás! ¡Si casi no te reconozco! ¡Anda mira, pero si por ahí viene Jota Jota! ¿Cómo te va en tu equipo del Poli Ejido? Me han dicho que eres de los mejores”. La cara de estos dos hermanos de El Ejido cuando reciben la videollamada del mismísimo Rey Melchor y los saluda con semejantes datos tan personales es de las que no se paga con dinero. Y de eso va esto: de darle la vuelta a una situación tan penosa como la derivada de la pandemia y no solo rescatar, sino multiplicar la ilusión.

Melchor, en una conexión. Melchor, en una conexión.

Melchor, en una conexión. / Rafael González

Si ya de por sí los Reyes Magos son eso, magos, en esta atípica Navidad 20/21, y gracias al gran esfuerzo técnico e imaginativo del área de Cultura que dirige la concejal Julia Ibáñez, han dado un paso más, personalizando hasta el extremo la vivencia de los críos. La reinvención de la magia ha salido tan bien y la experiencia ha sido tan buena que cuando todo se normalice, y vuelvan las cabalgatas y todas las actividades típicas de cada Navidad en El Ejido, seguramente las videollamadas con los Reyes Magos permanezcan.

Un niño de El Ejido recibe la videollamada de los Reyes Magos. Un niño de El Ejido recibe la videollamada de los Reyes Magos.

Un niño de El Ejido recibe la videollamada de los Reyes Magos. / D. A.

“La primera tarde estábamos todos muy nerviosos. El esfuerzo técnico y humano ha sido brutal, se ha reforzado la red del Auditorio y no queríamos que nada fallara, de hecho el primer día vinieron tres informáticos y lo cierto es que todo fue bien, no se nos cayó el wifi, sólo se nos caían los bigotes de los Reyes”, recuerda divertida Ibáñez junto a la ‘jefa’ de la actividad, la responsable de programación y eventos culturales del Ayuntamiento ejidense, Marga de León. El Ayuntamiento de El Ejido se lo ha ‘currado’ mucho para que ‘Tu cita real’ sea un éxito. Desde el verano dándole vueltas a la cabeza. A principios de octubre ya estaban anunciando en público que se buscaban 12 personas para dar vida a los Reyes Magos.

Subcontratamos a una empresa local de servicios culturales”, explica Julia Ibáñez, “y de esa forma estamos también ayudando a este sector, muy golpeado por esta crisis”. Ellos se encargaron del casting y, muy importante, de la formación, que uno no puede ser rey mago de calidad de la noche a la mañana. Valoramos sobre todo el don de gentes, la capacidad de improvisación, la dulzura y que tengan recursos porque no es fácil hacerlo bien con los niños, que se te pueden quedar callados o saltar por cualquier lado”, explica Marga de León. “Bueno, y la disponibilidad, que son 12 días a ocho horas por jornada y tampoco es fácil encontrar gente”, remata.

En efecto, las jornadas de los Reyes Magos ejidenses son intensas, pues han de atender cerca de 2.500 llamadas, entre el pasado 22 de diciembre y hoy, 5 de enero. Los camerinos del Auditorio, en total seis salas donde reside la magia, son estos días su lugar de trabajo. La caracterización de estos espacios, los juegos de luces, los fondos, y por supuesto la vestimenta de los Reyes (exactamente igual para cada Melchor, Gaspar y Baltasar, y alquilada en una prestigiosa sastrería de Madrid) ayudan al éxito de la empresa. Y, claro, también contribuye la gran documentación que cada rey tiene de cada niño. Esa es la verdadera clave, el gran valor añadido. “Para nosotros eso era fundamental”, relata Ibáñez. “En la web que lanzamos con esta propuesta los padres y madres tenían que explicarnos las cosas que gustan a sus hijos, lo que suelen hacer, el nombre de sus amigos o cualquier cosa personal con la que poder sorprenderlos”.

Julia Ibáñez (derecha) y Marga de León, con la documentación referida a la campaña de videollamadas. Julia Ibáñez (derecha) y Marga de León, con la documentación referida a la campaña de videollamadas.

Julia Ibáñez (derecha) y Marga de León, con la documentación referida a la campaña de videollamadas. / Rafael González

Esta documentación, junto con un guión con pautas ante posibles escenarios de conversaciones o situaciones, es el día a día de los Reyes Magos ejidenses en cada jornada de actividad. La gratitud de los padres, con muchos mensajes a través de WhatsApp o en redes, es el mejor termómetro de que todo ha ido bien. “Algunos incluso se emocionan y así nos lo hacen ver”, explica Marga De León. “Este año en muchos casos los niños no juegan con sus primos, o no pueden ver a sus abuelos, y para los padres es un gran regalo que los mismísimos Reyes Magos hablen con ellos”.

Intensamente lo está viviendo Fakimba Keita, uno de los Baltasares, de solo 17 años y, aunque de origen maliense, ejidense de nacimiento. Desde el principio se buscaron candidatos de raza negra para encarnar a uno de los preferidos de los niños. “Me apunté a esto porque me lo dijo un amigo, pero a él le daba vergüenza. Así que aquí estoy, es una buena experiencia”, relata entre conexión y conexión.

El Rey Baltasar consulta su listado durante una de las sesiones. El Rey Baltasar consulta su listado durante una de las sesiones.

El Rey Baltasar consulta su listado durante una de las sesiones. / Rafael González

Óscar Criado es técnico cultural y el ‘comodín’ de la actividad por si a algún rey le surge cualquier imprevisto (que está todo pensado). Lo encontramos vestido de Melchor y dándolo todo con una videollamada. Él conoce de primera mano el bien que está haciendo esta actividad. Y no solo por lo que experimenta en cada conexión o porque justo antes de que nos atendiera viniera de dejar a una madre llorando de agradecimiento, sino porque lo ha vivido en casa. “Para nosotros ha sido un regalo. Mi hijo es diferente, especial, y llevamos dos años intentando cada noche que no duerma con cinco camisetas, un peluche y un cojín larguísimo, de un metro; el pasado día 23 lo llamó Gaspar y le dijo que solo tenía que dormir con una cosa, y desde entonces así lo está haciendo”. Lo único malo, explica también (¡porque no todo va a ser bueno!), es que “el bigote y la barba pican bastante, y estos focos meten un calor...”.

Julia Ibáñez ayuda con el bigote a Melchor. Julia Ibáñez ayuda con el bigote a Melchor.

Julia Ibáñez ayuda con el bigote a Melchor. / Rafael González

Son muchas horas, sí, y sobre todo muchas conexiones. En concreto cerca de 2.500. “Nuestra premisa es que nadie se quedara fuera”, afirma Marga de León, “y por eso hemos hecho un sobreesfuerzo para atender todo tipo de casos”. Sólo con aquellos que se inscribieron de forma correcta se llegó a las 2.000 peticiones. Después, “han venido muchos más, y a todos los hemos reubicado: desde familias en las que en los datos de empadronamiento no hay ningún niño en casa, pero sí alguna persona con diversidad funcional a la que le haría mucha ilusión que la llamaran los Reyes, hasta familias que nos lo han pedido fuera de plazo, o llamadas que por cualquier circunstancia no son atendidas, y que después se reubican, nadie se ha quedado sin esta experiencia”. De eso se trataba, que para algo son magos...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios