Coronavirus Almería

Purificación Sánchez: “Solo hemos puesto una sanción. Mis vecinos se están comportando muy bien”

  • La primera edil de Cantoria confiesa que la dispersión poblacional está siendo un “quebradero de cabeza”

  • Destaca que lo positivo de esta pandemia es “que estamos aprendiendo a valorar las cosas fundamentales de la vida”

Purificación Sánchez: “Solo hemos puesto una sanción. Mis vecinos se están comportando muy bien” Purificación Sánchez: “Solo hemos puesto una sanción. Mis vecinos se están comportando muy bien”

Purificación Sánchez: “Solo hemos puesto una sanción. Mis vecinos se están comportando muy bien”

La alcaldesa de Cantoria, Purificación Sánchez, ha vivido en primera persona los efectos del coronavirus al haberlo sufrido, y superado, su madre. Dice que es un “ejemplo” para todos y muestra su implicación para con su pueblo en estos difíciles momentos.

–¿Cómo está viviendo en el plano personal y profesional esta crisis sanitaria?

–En el plano personal, como todo el mundo, con mucho miedo porque tengo tres hijos pero hay que ser fuertes y valientes ypara superarlo y tener en cuenta que hay mucha gente que está trabajando a diario para ayudar y colaborar y ponerle freno a la expansión del coronavirus. Como alcaldesa, recibo diariamente muchas llamadas de vecinos prestándose voluntarios para ayudar en lo que seaEsta situación se vive con mucha tensión porque te das cuenta de que hay gente que lo está pasando muy mal y hay que tranquilizarles y darles ánimos. También está la presión, que va en el cargo, de tomar decisiones porque todo el mundo te pide ayuda y la gestión municipal es muy dura a veces.

–Estará contenta al recibir su madre el alta hospitalaria tras superar el coronavirus hace unos días.

–Así es. Tiene 75 años y es paciente de diálisis pero lo ha conseguido. Han sido tres semanas muy difíciles pero nadie se puede desanimar porque es posible superarlo y mi madre es un ejemplo de ello. Además ha sido una satisfacción y un orgullo ver la capacidad de los enfermeros y los profesionales médicos para conseguirlo .

–Una situación compleja que usted ha vivido en primera persona, y que en el caso de Cantoria se recrudece por el gran número de pedanías con las que cuenta.

–Efectivamente. Hay un total de 40 núcleos y diseminados en los que, en muchos casos, viven 3 ó 4 familias y no tienen una tienda cercana para comprar alimentos. Ahí es fundamental la ayuda de todos los voluntarios, la Policía Local. La mayoría son personas mayores y no disponen de coche y no tienen posibilidades de abastecerse. Hay que atenderlos a todos por igual y esto provoca muchos quebraderos de cabeza.

"Mi madre es un ejemplo de que es posible superar el coronavirus. Han sido tres semanas difíciles"

-¿Cómo valora el civismo de sus vecinos en esta situación de confinamiento a causa de la crisis sanitaria?

–Si tuviera que darte una nota, el 99,9% de mis vecinos lo están haciendo de manera excelente. Siempre hay alguien que se nos escapa y se pasea libremente. El pueblo de Cantoria se está portando muy bien, en general.

–¿Qué medidas está aplicando el Ayuntamiento de Cantoria para frenar la expansión del coronavirus?

-Lo primero que hicimos, antes de declararse el estado de alarma, fue cerrar todas las instalaciones deportivas y culturales. Precintamos todos los parques y después ya se clausuraron todos los establecimientos. En el Ayuntamiento decidimos que había que apostar por el teletrabajo porque lo fundamental es la salud y todos los trabajadores se marcharon a su casa. También hemos limpiado el municipio por completo dos veces y probablemente esta próxima semana llevaremos a cabo una tercera ronda. El problema radica en que con la dispersión de la población es muy difícil llegar a todos los núcleos. Muchos vecinos me piden cuando ven que en otras pedanías se fumiga que cuándo les tocará a ellos pero los medios son los que son y vamos poco a poco. También hemos comenzado el reparto de 14.000 mascarillas que hemos adquirido hace unos días para llevarlas a todas las casas del municipio. Vamos a ver si nos llegan porque tenemos más de 2.000 casas en el pueblo y, aunque algunas no están habitadas, creo que nos van a faltar y ya estamos trabajando para conseguir más porque es complicado.Por otro lado, la Policía Local sigue vigilando día y noche para que se cumpla el confinamiento.

–¿Cómo están abordando la comunicación con la población extranjera, sobre todo la inglesa, muy numerosa en su municipio?

-Hemos tenido la suerte de que un joven de la localidad se ofreció de intérprete en el Ayuntamiento para ayudar a la población extranjera de cara a acudir al médico y tramitar documentos. Me llamó nada más decretarse el estado de alarma para ayudarnos y ofrecerse como voluntario para hablar con la población británica, la mayoría mayores, para gestionarles todo. Lo que hizo fue crear un grupo de voluntarios con varios ingleses y una argentina que también habla inglés y que a través del teléfono se ponen en contacto con ellos para informarles así como para solicitar la recogida de las cartillas del médico para solicitar medicamentos y los adquieren en la farmacia y se los llevan. Y los que no son tan mayores y están enfermos, les ayudan a hacer una vez por semana la compra y se la llevan a su casa.

–¿Han impuesto muchas sanciones durante estas tres semanas de estado de alarma?

–Pues la verdad es que solo se ha impuesto una para una persona que vive sola y que entra y sale de casa y al final ha habido que multarle. En general, la gente se está portando muy bien.

"Mi marido ha salido ya a repartir mascarillas y se le nota la satisfacción porque sabe que está ayudando"

–¿Cómo está funcionando el bando municipal que puso en marcha hace unas semanas para restringir las compras a dos veces en semana?

–Está funcionando muy bien y eso ha repercutido en que solo se haya impuesto, como le he dicho, una sola sanción por parte de la Policía Local. La gente está respetando mucho esos turnos y es de agradecer.

–¿Qué opinan los comerciantes de esta medida?

-Los comerciantes también están satisfechos porque así se evitan los contagios. De todas formas, en los comercios no se permite la entrada de muchas personas. Hay colas en las calles pero tampoco son muy grandes. Donde más cola hay todas las mañanas es en la farmacia porque ya se sabe que hay que sacar medicamentos. Luego por las tardes ya no se ve gente en las calles. Eso ha propiciado que muchos comercios decidan cerrar antes. Si normalmente lo hacen a las 9 de la noche, ahora muchos cierran una hora antes.

–¿Se han planteado tomar medidas concretas para reducir o congelar las tasas municipales ante la situación económica que atraviesan muchas familias?

-De momento no hemos hecho nada. Nosotros gestionamos el cobro de las tasas municipales a través de una empresa externa y no por Diputación y por ahora no hemos tomado ninguna medida. Vamos a dar un margen de tiempo y ampliar los plazos no vamos a cobrarles ahora a la gente.

–Como punto positivo en estos momentos tan críticos, se está generando una ola de solidaridad muy importante en la sociedad para ayudarse los unos a los otros.

-Sin duda. Mucha gente me pide colaborar. Hay por ejemplo un vecino que tiene una papelería que ha decidido imprimir de forma gratuita por ejemplo a todos los padres la tarea de sus hijos. Lo anunció en Facebook y está teniendo mucha aceptación. Y él tiene su familia y no le sobra pero es un ejemplo de solidaridad. Él dice que en esta situación todos nos tenemos que ayudar. Es algo que me enorgullece porque es la forma de ver el lado positivo de esta dramática situación. Y también estamos valorando las cosas que son fundamentales en la vida y quitándoselo a las cosas materiales. Hay que estar en familia, con los amigos, disfrutar de una conversación. Estamos valorando la salud y el trabajo y dando de lado lo superfluo. Me gusta ver cómo la gente se ayuda la una a la otra. Mi marido ha salido ya a repartir mascarillas y se le nota la satisfacción que tiene porque sabe que está ayudando pese a que es de riesgo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios