Níjar

La suficiencia del agua amenaza las ayudas por los efectos de la DANA

  • La suficiencia del agua amenaza las ayudas por los efectos de la DANA

La suficiencia del agua amenaza las ayudas por los efectos de la DANA La suficiencia del agua amenaza las ayudas por los efectos de la DANA

La suficiencia del agua amenaza las ayudas por los efectos de la DANA

La Junta de Andalucía tiene aún pendiente de resolver la administración de las ayudas económicas a los agricultores locales que resultaron afectados en sus explotaciones por el paso de la DANA del 13 de septiembre de 2019, que azotó con especial virulencia al campo nijareño, y su posterior sacudida en diciembre y en enero de 2020, con la tormenta de granizo ‘Gloria’.

Las perspectivas, con todo, no son halagüeñas para “la mayor parte” de los agricultores nijareños que han buscado amparo económico en las ayudas que tramita la Junta de Andalucía con fondos europeos para casos de tormentas de especial gravedad.

“Tenemos un problema grave porque la mayor parte de los agricultores nijareños afectados por estas tormentas no van a poder a las ayudas”, destapo Esperanza Pérez Felices en la última sesión plenaria de la Corporación Municipal.

La razón que justicia esta posible negativa tiene que ver con el agua. Los afectados, de acuerdo con las condiciones recogidas en el decreto que regula la concesión de estas ayudas, han de presentar la suficiencia del agua. “Muchas de las peticiones se van caer por la documentación del agua”, descubrió la primera edil al resto de la corporación.

El consistorio nijareño, según recordó su alcaldesa, ha intermediado ante la Junta de Andalucía para que las ayudas se plantearan por “rehabilitación de los invernaderos, toda vez que muchos se cayeron al suelo, y no por nueva construcción”, como recoge el ejecutivo autonómico.

La DANA - acrónimo de una depresión atmosférica aislada en niveles altos que se produce por el choque de una masa de aire frío en altura con el aire caliente de la superficie- arrasó cerca de 6.000 hectáreas en Níjar a su paso por la provincia, aquel fatídico 13 de septiembre de 2019. coincidiendo con la zona más poblada y de mayor concentración de invernaderos.

Como consecuencia de sus efectos devastadores, se perdieron 1.200 hectáreas de cultivos y otras 300 sufrieron importantes daños estructurales. Igualmente, se inundaron viviendas y espacios públicos.

El Ayuntamiento de Nijar recogió entonces 1.400 partes de daños. Además, la red de caminos municipales quedó colapsada y la de saneamiento inutilizada, provocando el vertido de aguas residuales a los cauces por los que discurría la red, que fue arrancada por la fuerza del agua.

El 3 de diciembre, una nueva DANA descargó sobre la zona del parque natural Cabo de Gata-Níjar. Los daños fueron menores  pero la tormenta causó graves desperfectos en las playas y en las infraestructuras de abastecimiento y saneamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios