Vecinos afectados por la erupción en La Palma

"Vivimos en un continuo nerviosismo"

Las imágenes de los destrozos provocados por la lava del volcán de La Palma

"La lava engulle las casas como si fueran de papel", manifiesta una vecina de uno de los núcleos desalojados por la erupción volcánica que el domingo pasado se inició en la zona de Cabeza de Vaca, en el municipio de El Paso (La Palma).

Beatriz se fue de la casa horas antes de que comenzara la erupción y lo hizo con una persona de 91 años, con medicación y problemas de movilidad, y con la incertidumbre de no saber si su casa se salvará.

Tiene vecinos que han perdido su vivienda y otros que están a punto. de hacerlo, algo que es "muy duro", afirma esta joven técnico de prevención en una obra en Tazacorte que quedó ayer paralizada por la lluvia de ceniza.

El núcleo de La Laguna, donde tiene su casa, en principio está a salvo porque la lava ha cogido el camino de Todoque, el pueblo vecino.

"Vivimos en un nerviosismo continuo". Así se sienten muchos de los vecinos del municipio de El Paso que han tenido que dejar sus casas de forma preventiva ante el avance de las coladas del volcán. El nerviosismo está justificado. Algunos saben que irremediablemente el caminar de la lava se tragará sus casas y, por eso, han intentado sacar cuantos enseres que han podido, apoyados por los servicios de emergencia, que han prestado toda su ayuda para facilitar este duro trago.

Es el caso de los barrios de Todoque y Tacande, donde los vecinos que fueron desalojados el lunes por la noche pudieron regresar ayer por la mañana unas horas para intentar llevarse lo máximo posible y especialmente productos de primera necesidad.

Había lágrimas por lo ya perdido y por lo que se podía perder "porque es el trabajo de toda la vida", comentaba un hombre a Efe.

Otro vecino se lamentaba de que ya la lava se había tragado una vivienda de su propiedad y ahora otra iba a correr la misma suerte, mientras que una pareja buscaba desesperada a su gato.

La diferencia de esta erupción en comparación con las anteriores en el pasado reciente de la isla es la afección que está produciendo en viviendas y otras propiedades, señala a Efe el director del Instituto Volcánico de Canarias, Involcán, Nemesio Pérez, que precisa que la peligrosidad de ésta que comenzó el domingo estriba precisamente en ello.

El alcalde de El Paso, Sergio Rodríguez, indica a Efe que los habitantes de su municipio desalojados viven una continua incertidumbre por saber en qué estado se encuentran sus propiedades.

"La gente está destrozada", afirma el edil, que atiende a todos los ciudadanos que lo precisan porque ahora más que nunca, señala, "hay que estar con ellos" y garantizar su seguridad.

"Ya hay que ir pensando en las líneas de ayuda para los afectados", manifiesta Rodríguez, que se muestra convencido de que para ello habrá colaboración entre administraciones.

El alcalde señala que no se preveía que la erupción afectara a una zona habitada, sino que se produjera más hacia la zona de Jedey, y afirma que algunos desalojos se llevaron a cabo pensando que la nueva boca eruptiva que se abrió el lunes por la noche estaba más hacia el norte y después se ha comprobado que estaba justo debajo de la fisura principal.

En La Palma no solo se vuelcan en ayudar los Ayuntamientos directamente afectados, sino toda la isla. Es el caso de Breña Alta, cuyo alcalde, Jonathan Lorenzo, explica que hacen todo lo que pueden para echar una mano quienes han sido expulsados de sus casas.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios