Ciencia

Otro cohete chino desciende sin control hacia la Tierra: ¿podría caer en España?

Acoplamiento del último módulo de la estación espacial china

La estación espacial china completó la pasada madrugada el movimiento de transposición de su módulo laboratorio Mengtian, según informó la Agencia Espacial de Misiones Tripuladas (AEMT) de China, que detalló que el laboratorio logró ocupar su posición final en la enorme estructura espacial.

El proceso, desde su lanzamiento hasta esta última fase, duró unas 66 horas en total, y que el cohete Larga Marcha-5B Y4, portador del módulo, había despegado el lunes desde la base espacial de Wenchang, en la provincia meridional de Hainan.

Cohete sin control

El problema es que, como les ha ocurrido con lanzamientos de cohetes del tipo Larga Marcha-5B anteriores, tampoco esta vez la agencia china ha llevado a cabo un desacople y posterior descenso controlado del aparato. Eso significa que esos restos del cohete, que pesan unas 21 toneladas, se desplomarán sobre la Tierra en las próximas horas y nadie tiene muy claro dónde lo harán.

Ted Muelhaupt, consultor de la Aerospace Corporation, evitó alarmismos y en una sesión sobre el asunto dijo que es más probable que a uno le toque la lotería que sufrir el impacto de este cohete. Pero añadió que, teniendo en cuenta el descontrol de los responsables del gigante asiático, el "88% de la población mundial corre el riesgo" de que deshechos espaciales chinos les caigan en algún momento encima.

Posibles trayectorias y puntos de caída del cohete chino en la Tierra Posibles trayectorias y puntos de caída del cohete chino en la Tierra

Posibles trayectorias y puntos de caída del cohete chino en la Tierra / Aerospace Corporation

La mayoría de cohetes están diseñados para que su módulo central caiga en el océano o sobre tierras desocupadas poco después del lanzamiento e incluso para que regresen con seguridad, como los de SpaceX. No es el caso de los Larga Marcha-5B, cuyo módulo central llega a orbitar y China los deja ahí hasta que descienden por sí mismos de forma incontrolada.

¿Dónde caerá el cohete?

Es la gran pregunta. Se espera que toque tierra este viernes 4 de noviembre, pero nadie tiene muy claro dónde lo hará ni qué daños podría causar. La Aerospace Corporation tiene un centro dedicado al seguimiento de la reentrada de este tipo de objetos en la atmósfera terrestre, para calcular su trayectoria y su punto de impacto. Pero son estimaciones imprecisas que cambian constantemente, por lo que es complejo saber qué ocurrirá.

En algunas de esas proyecciones España sí figura entre los posibles puntos afectados por este módulo chino. La actualización de ese seguimiento puede consultarse aquí.

No es la primera vez que le ocurre esto a China. En julio, entre cinco y nueve toneladas de otro de estos cohetes cayeron sobre el Océano Índico. Sobre esas mismas aguas se desplomó otro en abril de 2021 y, en 2020, partes del módulo central del primer cohete de este tipo que lanzaba tocaron tierra en Costa de Marfil.

La misión china

El Mengtian, junto con el módulo central Tianhe y el Wentian, el otro laboratorio, forman ya unidos la estación espacial Tiangong, con una forma de letra T tras el acople realizado en esta última misión.

El nuevo módulo, con una longitud de 17,8 metros y un diámetro de 4,2 metros, pesaba alrededor de 23,3 toneladas en el momento del lanzamiento. Será un área exclusivamente de trabajo y actividad deportiva para los astronautas, al contrario que los otros dos módulos, que cuentan con baños y dormitorios.

La estación espacial china, cuyo nombre significa Palacio celestial en mandarín, pesará unas 70 toneladas y se espera que funcione durante unos 15 años orbitando a unos 400 kilómetros de la superficie terrestre. En 2024, es probable que se convierta en la única estación espacial del mundo si la Estación Espacial Internacional se retira ese año tal y como está previsto.

En los últimos años, el programa espacial chino ha conseguido éxitos como alunizar la sonda Chang'e 4 en la cara oculta de la Luna -primera vez que se logra- y llegar por primera vez a Marte, convirtiéndose en el tercer país -tras Estados Unidos y la extinta Unión Soviética- en amartizar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios