“¿Mis años en el Almería? Se me sigue poniendo la piel de gallina”

Ídolo y estandarte de otro Almería, el jerezano cumple 50 años igual de alegre, espíritu jovial y enamorado de su tierra de adopción futbolera. Colgó las botas pero no se olvidó del balón, ahora enseña a niños en Jerez en una escuela de tecnificación y representa a jóvenes valores. Vuelven las colas a la sede del Almería para abonarse.