UD Almería

El Almería, mosqueado, desencantado pero callado

  • El club no alza la voz después de varias acciones arbitrales en las que ha sido perjudicado seriamente

  • Crónica del partido 

Gomes muestra un gesto de no comprender una acción de juego en Leganés. Gomes muestra un gesto de no comprender una acción de juego en Leganés.

Gomes muestra un gesto de no comprender una acción de juego en Leganés. / LaLiga

Jugadores y aficionados del Almería se acostaron seriamente enfadados con el arbitraje de Iglesias Villanueva y amanecieron un poco más tranquilos, después de estar toda la noche repasando mentalmente junto a la almohada el gol injustamente anulado a Umar Sadiq. Hasta el momento, no se ha visuaiizado ni un sola imagen en la que se vea que el delantero toca el balón con la mano para hacer el gol y el propio Gomes dijo que en la repetición del VAR que vio el árbitro, tampoco se aprecia.

Hay un mosqueo serio en la Unión Deportiva Almería, un enfado importante tanto en las sala noble como en el vestuario del Mediterráneo, puesto que se ha encontrado con varias decisiones arbitrales dañinas (el resbalón de Makaridze ante el Sabadell, la roja a Sadiq en Fuenlabrada, el gol anulado y el criterio dispar de faltas y tarjetas en Leganés...), justo en el momento en el que los rojiblancos podían meterse en zona de ascenso. Y ante el partido frente al Mallorca de este domingo, que está teniendo arbitrajes mucho más placenteros, el miedo se incrementa.

El club, sin embargo, está teniendo una actitud ejemplar en sus comparecencias públicas. José Gomes no ha realizado crítica alguna en las ruedas de prensa, sabedor de que la sanción planea sobre todo aquel que ose levantar la voz. Frente a mostrar su enfado o desencanto po los arbitrajese, el míster tira de tópico acerca de la dificultad de arbitrar, así como se muestra contrariado por el juego, a veces plano, de su equipo.

Y es que aunque Iglesias Villanueva condicionó de sobremanera el resultado en Butarque, el Almería dio motivos al Leganés para que creyera en la remontada tras el 0-1 de Sadiq. Los rojiblancos, que acusaron las rotaciones en defensa, fueron incapaces de frenar el juego aéreo local, regalaron demasiado terreno hasta los cambios y por arriba se mostraron endebles.

Charla en el entrenamiento

El equipo ha vuelto hoy a retomar el trabajo para preparar el choque del domingo en Mallorca y lo ha hecho con una charla inicial de Gomes a los suyos. El míster sabe que el Almería tiene una fuga de agua atrás, está encajando demasiado goles y eso está dejando escapar muchos y valiososo puntos. El míster lleva hablando de ello en las últimas ruedas de prensa y también lo hace con sus jugadores. Esta mañana ha vuelto a insistir en que hay que mejorar atrás, no puede mostrarse tan blando en una segunda vuelta en la que los equipos se muestran mucho más verticales, ya que el tiempo se acaban y los puntos no se recuperan.

De cara al próximo enfrentamiento, el luso recupera a Samú Costa, pero va a perder a Ramazani. Igualmente habrá que ver la evolución de Cuenca, que no ha participado en los dos últimos enfrentamientos por lesión y el Almería lo está acusando. El barcelonista es el líder de la defensa. José Gomes tendrá que meditar si vuelve a repartir descanso entre sus jugadores en Mallorca o sobrecarga a algunos de los titulares que jugaron en Leganés, caso de Sadiq, Corpas, Carvalho y Morlanes. El partido merece un sobreesfuerzo, como lo merecía el de Butarque, donde las rotaciones sí bajaron defensivamente el nivel rojiblanco, a diferencia de lo que ocurría en la primera vuelta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios