UD Almería 4-0 Deportivo I La crónica Marzo devuelve la sonrisa al Almería (4-0)

  • Cómoda victoria rojiblanca, gracias a la actitud y la concentración recuperada, que permite a los de Guti poner punto y final a la mala racha

Darwin celebra su gol.

Darwin celebra su gol.

Comenzaba el mes de marzo para un Almería al que febrero no ha podido salirle peor. Guti y sus jugadores necesitaban hacer borrón y cuenta nueva. No era un tópico, era una necesidad para reaccionar después de haber sumado sólo dos puntos de los últimos dieciocho.

Enfrente un Deportivo que había comenzado bien el año con la llegada de Fernando Vázquez, pero se había estancado en las últimas semanas. La oportunidad parecía buena para rectificar y lograr una victoria que revitalizara a un Almería necesitado de puntos para no despegarse más todavía del ascenso directo. Cierto es que en partidos anteriores había desaprovechado partidos menos exigentes sobre el papel que éste.

Las gradas del Mediterráneo no evidenciaban la mala racha rojiblanca. Al final, las derrotas generan desilusión, pero la afición le demostró a sus jugadores que ellos están enchufados. Con un juego de luces muy a la americana, comenzó un partido en el que el Deportivo llevó la presión muy arriba para complicarle la vida a los de Guti. De primeras, apareció la individualidad y el Almería se le puso el partido de cara.

Balón que mete Balliu al área, Darwin controla con la ayuda de Peru, le gana la posición al deportivista y prácticamente se mete con el cuero hasta la meta de Dani. Como en Cádiz, los rojiblancos se ponían por delante muy pronto y estaban jugando con bastante seriedad. El examen era mostrar la seguridad atrás que hasta ahora no ha existido.

Gran jugada y golazo de Balliu

El Deportivo no apretó como lo hizo el Cádiz la pasada semana y eso permitió a los de Guti vivir más tranquilos y montar un juego de contras que estaba desarbolando a un conjunto coruñés, que atrás temblaba tanto como los rojiblancos. Así, entre Corpas y Balliu generaron una jugada de gran calidad, con pared incluida en la frontal del área, que permitió al lateral poner el 2-0. Golazo y una sensación de haberse quitado un gran peso de encima, por lo menos de forma momentánea, se extendió por el Mediterráneo.

Con el aire a favor, la primera parte le salió redonda al Almería. Sólo hubo un susto en la última jugada antes del descanso, con una caída de Mollejo en el área y consulta al VAR. Nada de nada. A los vestuarios para retomar fuerzas y afrontar los segundos 45 minutos con la misma actitud y concentración. Todo lo que fuera relajación era darle vida al Deportivo.

Villalba conduce el balón. Villalba conduce el balón.

Villalba conduce el balón.

Fernando Vázquez introdujo a Beauveu en busca de darle a su equipo más mordiente para buscar los fallos del Almería. Sin embargo, los que se encontraron con un fallo gravísimo de la defensa coruñesa nada más volver de vestuarios fueron los atacantes rojiblancos, que montaban la contra de la sentencia. Corpas se planta solo ante Dani, chuta al palo y Juan Muñoz no falla.

¡Qué falta hacía este partido, qué falta hacía este cambió de actitud! Aunque el Deportivo era la mejor medicina que pudo tener el equipo de Guti, el equipo estaba siendo y actuando como un equipo, no como ocurrió, por ejemplo, ante el Racing también en el Mediterráneo.

Enzo Zidane, el único que no había debutado todavía, lo hizo en el minuto 79

El partido estaba ya decidido. El Deportivo lo intentaba por honor más que por creer en la remontada, mientras que el Almería se estaba gustando y trataba de recuperar toda la moral posible de cara al futuro. A falta de diez minutos, Enzo Zidane jugó sus primeros minutos como rojiblanco, con lo que la fiesta fue completa en el Mediterráneo. Sobre todo, viendo cómo llegó el cuarto, con un carrerón al estilo del año pasado de Corpas y un centro para que el matador Darwin hiciera lo que sabe, marcar y lograr el perdón de la afición hacia el equipo. Después de muchas semanas escuchando en las ruedas de prensa que estaban en el buen camino pese a los malos resultados, el de esta noche sí es el camino, la actitud y, sobre todo, las ganas de ganar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios