UD Almería

El Almería, colista del mes de febrero

  • Dos puntos de quince en un mes aciago. No es una crisis aislada, hay un grave problema de consistencia

Lamentos en Cádiz. Lamentos en Cádiz.

Lamentos en Cádiz.

La rueda de prensa de Guti en Los Pajaritos que tanto escoció iba cargada de razón. Dio en el clavo: jugando así, el equipo no da para pelear por el ascenso. El míster sabe el problema, pero no la solución. Aquellas palabras escocieron en un vestuario, que bajó su rendimiento tras Soria, quizás como forma de venganza, y que ahora se encuentra en una espiral negativa de la que no sabe como salir.

El madrileño se dio cuenta de que sus palabras no dieron el efecto buscado, no sirvieron para picar el orgullo de sus jugadores para que mejoraran su nivel. Aunque el mes de enero fue bueno y sirvió para ponerse como líder, el Almería ya presentaba problemas en defensa y arriba no tenía la claridad que, por ejemplo, sí mostró en Lugo. Los problemas ya se habían enquistado cuando la directiva decidió romper el vestuario, con la salida de jugadores importantes, caso de René, Owona o Sekou, que imponían mucho carácter, y fichar a jugadores de bastante menos nivel del que pretendían por el límite salarial.

Ahora mismo el equipo está huérfano del carácter y del saber estar que debe de transmitir un líder. Hay grandes jugadores en la plantilla, posiblemente de los mejores de la categoría, pero no tienen esa alma de líder que tiene el Cádiz con Alex, el Zaragoza con Zapater o el Girona con Granell.

Febrero ha sido desastroso para el Almería: dos puntos de quince posible, con un gol a favor y cinco en contra, convierten a los rojiblancos en el peor conjunto, junto con el Numancia. Guti insiste en que una victoria cambiaría la dinámica, pero desde la eliminación copera ante el Tamaraceite el equipo transmite inseguridad, falta de ideas en el centro del campo y grandes dosis de ansiedad. La fe y la paciencia, como se pide, no arregla esto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios