UD Almería I UD Las Palmas I La crónica Flechazo goleador de Juan Villar y Akieme (3-1)

  • Dos partes muy diferentes en lo táctico se encuentran con un doblete del onubense, tras dos jugadones rojiblancos, y un cabezazo inapeable del lateral zurdo para sentenciar

  • Gomes, esta vez rápido acertado en los cambios, lee bien un partido que pone al rojo vivo la pelea por los puestos de ascenso directo

  • Rueda de prensa postpartido

Lanzamiento de penalti de Villar para el 1-0. Lanzamiento de penalti de Villar para el 1-0.

Lanzamiento de penalti de Villar para el 1-0. / Javier Alonso

Al término del tiempo de calentamiento en el Mediterráneo, el Espanyol hacía el 1-2 en Mallorca. Posiblemente el peor resultado de los tres que se pudieran dar, puesto que impedía al Almería entrar en zona de ascenso directo aunque hiciera seguidamente sus deberes, pero tenía como aspecto positivo que el líder Mallorca tampoco se distanciaba más. Total, que los rojiblancos saltaban al césped a por los tres puntos para seguir apretujando la zona alta más disputada de las últimas temporadas.

Con Sadiq recogiendo el premio al mejor jugador de enero en chándal, puesto que estaba sancionado, José Gomes apostó nuevamente por un once con varios jugadores de refresco. Una apuesta arriesgada, puesto que Las Palmas ya les mojó la oreja en el partido de ida, pero necesaria ante el calendario que se avecina en los próximos días. La defensa era la línea más reconocible, pero en la medular y el ataque se mezclaba unidad A con unidad B.

Era una papeleta complicada, puesto que cualquier equipo echa de menos a su máximo goleador. Es cierto que Las Palmas llegaba con ausencias destacadas, pero la eficacia de este Almería depende en buena medida de la presencia de Sadiq. Necesitado de demostrar y con ganas de hacerlo, Juan Villar ocupaba la punta del ataque. Sin embargo, el onubense no tiene esa presencia física intimidatoria que genera peligro en cada balón que recibe. Al Almería le costó encontrarlo, no terminaban los rojiblancos de hacerse con el choque y el peligro inicial merodeaba más el área de Makaridze que la de Valles.

Con poca profundidad en las bandas por la ausencia de Corpas, había demasiado tránsito en la zona central. Pepe Mel acumulaba muchos hombres ahí y estaba llevando el partido hacia su terreno. Los amarillos recuperaban con cierta asiduidad en zona de tres cuartos y salían con rapidez a la contra. El Almería estaba nervioso, en menos de media hora había visto ya tres amarillas (peligrosas las de Samú e Ivanildo), fruto también del gatillo rápido del colegiado. Samú, un seguro de vida en cada partido, estaba cometiendo muchos errores de entrega fáciles.

Samú vio una amarilla antes de la media hora que le lastró todo el partido y que le acarrea suspensión para Leganés

El partido estaba para un contragolpe, para que los rojiblancos se aprovecharan de la defensa muy adelantada de los canarios. Hubo varias recuperaciones en zona peligrosa desaprovechados, el Almería no estaba en su salsa y, por lo tanto, faltaba velocidad en las transiciones. Poco a poco, por su parte, Las Palmas amasaba su partido e iba empezando a merecer mejor suerte. Salvando las diferencias, como el Fuenlabrada el fin de semana anterior. Dos intentos de Lazo, el que más mordiente estaba demostrando, habían sido todo el bagaje ofensivo de los primeros 44 minutos.

La mejor jugada de la primera parte

Hasta que llegó el minuto 45'. Ahí sí que el Almería tiró de manual. Balliu rompe al espacio, maravilloso balón de Robertone que baja para la llegada de Lazo y penalti cuando el gaditano iba a encañonar. Juan Villar cogió el balón, era para él después de que en jornadas precedentes no le dejaran tirar algún penalti. Chutó con fuerza, imparable, para hacer el 1-0. Los rojiblancos habían sacado petróleo a una primera parte que había dejado bastante que desear, pero por lo menos habían sido capaces de adelantarse en el marcador en un momento de los que hace daño al rival.

Con doble cambio iba a arrancar la segunda parte. Gomes vio que a su equipo le estaba faltando la verticalidad que iba a aportar Corpas y el peligro por la amarilla de Samú provocó la entrada de Morlanes. La jugada le salió de maestro al portugués. A los pocos segundos de la reanudación, toda la banda derecha al completo, Balliu, Corpas y Lazo, después de un gran cambio de banda de Villalba, fabrican una jugada de tiralíneas y sirven el gol en bandeja a Juan Villar.

Lazo, de los mejores, pelea por un balón. Lazo, de los mejores, pelea por un balón.

Lazo, de los mejores, pelea por un balón. / Javier Alonso

Con el 2-0, el partido entró en diez minutos locos. Por fortuna, el Almería fue capaz de mantener la diferencia de goles, aunque con diferentes guarismos. Y es que un exceso de relajación de Maras provocó un hueco en la defensa por el que se coló Mújica para marcar el tanto amarillo. No hubo tiempo de lamentaciones, por fortuna. Ni de ponerse nervioso. Apenas un minuto después, nueva llegada por la derecha del Almería y Akieme se convierte en el alumno más aventajado de Sadiq. Y de Villar. El lateral remata de cabeza de manera inapelable para hacer el 3-1. Buena reacción, pero tocaba bajar el ritmo del partido para evitar darle vida a Las Palmas.

El partido parecía controlado por el marcador, pero seguía abierto por el buen juego de ataque de los de Pepe Mel. Gomes dio entrada a Schettine y Ramazani para buscar la contra de la sentencia, aunque lo que pedía el cuerpo para el tramo final era dormir el encuentro, asegurar los tres puntos y guardar energías para Butarque. Para eso entró De la Hoz por Villalba, que había jugado el mejor de sus últimos partidos.

Gol anulado a Las Palmas

Faltaban tres minutos para el final y aunque Ramazani había tenido dos ocasiones claras para haber puesto la guinda, el partido casi se complica. Álex Suárez marcó de cabeza, pero el remate había sido anulado por banderolazo del línier por fuera de juego de Cardona. El VAR corroboró la posición antirreglamentaria. Susto para darle carpetazo a un partido complicado, en el que Gomes movió inteligentemente el partido y en el que se recuperó para la causa a Villar y a Villalba. Y eso antes de afrontar, ahora sí, el asalto a los puestos de ascenso ante Leganés y Mallorca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios