Vivir

Antiguos alumnos del Instituto Laboral de Vera regresan a sus pupitres

  • Nace una nueva asociación con los estudiantes que pasaron por las aulas de este centro de formación desde 1952 hasta 1972

  • La finalidad principal es crear un grupo que trabaje social y culturalmente por la comarca

Los antiguos alumnos se sentaron de nuevo frente a la pizarra. Los antiguos alumnos se sentaron de nuevo frente a la pizarra.

Los antiguos alumnos se sentaron de nuevo frente a la pizarra. / fotos: rafael gonzález

Vuelven a sentarse en los pupitres, miran hacia la pizarra y dejan que su mente se traslade a su niñez y juventud. Son los antiguos alumnos del Instituto Laboral Fernando El Católico de Vera, un centro de enseñanza que dio la posibilidad en los años 50 de que los hijos de las clases trabajadoras pudieran acceder a una formación para un futuro prometedor.

La visita a lo que era el Instituto Laboral de Vera, ahora con el nombre de IES Alyanub, fue un cúmulo de recuerdos, fotografías y anécdotas que salían tanto de sus bocas como de los ojos vidriosos de sus antiguos estudiantes.

Los pasillos, la escalera principal, el patio e incluso las nuevas instalaciones suponían un redescubrimiento para sus nuevos inquilinos durante el recorrido de una hora. Volver a ver ese torno que ya acumula unos setenta años de vivencias o el fresador les volvió a intentar recordar cuál era su funcionamiento.

Pero la visita al instituto no era el principal motivo de su reencuentro, sino una comida de cuarenta personas para celebrar la recién constituida Asociación de Antiguos Alumnos del Instituto Laboral Fernando El Católico de Vera Almería.

Uno de los principales impulsores ha sido José Rubio: "La iniciativa comienza hace 3 años. Un día estaba charlando con Cristóbal López, otro de los antiguos alumnos, para ver si nos juntábamos y se preparó una comida en la que nos reencontramos 14 compañeros. Fue muy agradable porque volvimos a vernos después de muchos años. Al año siguiente, decidimos ampliar el círculo dos o tres generaciones posteriores. En la tercera comida surgieron otras ideas y entre una de ellas se encuentra la de constituir una asociación".

El Instituto Laboral de Vera comienza en 1952 y supone un auténtico cambio educativo en la comarca del Levante. Niños y jóvenes de lugares como Garrucha, Vera, Antas, Cuevas del Almanzora, Palomares, Villaricos y otros pueblos cercanos de Almería y Murcia tuvieron la posibilidad de contar con una formación y un futuro, en muchos casos, más que prometedor.

El Instituto Laboral fue el primero de la comarca y muchos de sus estudiantes consiguieron desarrollar profesiones muy diversas como geólogos, químicos, periodistas, ingenieros, empresarios...

La Asociación está abierta a todos los alumnos que pertenecieron al Instituto Laboral desde 1952 hasta 1972, que ya pasó a ser un instituto de Formación Profesional. "Ya hemos localizado a 130 aproximadamente gracia a Simón Soler que fue profesor del instituto y el encargado de hacer una serie de listados con los nombres de los alumnos. Durante esos 20 años, se contabilizan entre 800 y 1.000 alumnos", detalla Rubio.

La constitución de esta asociación tiene un objetivo claro: Sus antiguos alumnos quieren devolver "una deuda que tenemos con este instituto y con la sociedad. Queremos retornar parte de lo recibido". Con este propósito, quieren trabajar en la organización de actos y evento socioculturales a través de conferencias, viajes y exposiciones con la finalidad de formar parte de las actividades del pueblo y de la comarca. "Muchos de los compañeros viven aquí y se pueden hacer mucho en el municipio", asegura Pedro Fernández, uno de los antiguos alumnos del centro.

La Asociación nace con la intención de que 70 personas se sumen a esta iniciativa. "Tenemos la labor de crearles un compromiso con la Asociación. Nuestro próximo objetivo es definir el listado de actividades que queremos celebrar", señala Rubio.

Pedro Fernández asegura que los almerienses son conformistas y hay que luchar por avanzar a través de la acción: "En nuestra tierra el peso de la sociedad civil es mínimo e inexistente. Cuando nace una asociación, organización o plataforma la enriqueces, siempre con la independencia de las instituciones. Queremos instalar esa sociedad civil en el Levante almeriense".

Uno de sus miembros, Cristóbal López, fue director del centro, pero cuando se convirtió en Instituto de Formación Profesional. Francisco Carmona también fue director, pero en el centro instalado en la parte sur del pueblo. Por su parte, Pepe Rubio valora los conocimientos que adquirió durante su etapa en el Instituto Laboral. "Teníamos buena base de Matemáticas, Física, Química..., y eso lo pude notar cuando continúe mis estudios de Peritaje". Por último, Pedro Fernández fue periodista parlamentario y corresponsal diplomático por RNE, entre otros logros, y destaca "los valores que aprendí. Me di cuenta mucho más tarde de lo importantes que eran".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios