Entrevista al gerente de Onucoop

Luis Bermúdez: “Necesitamos la rentabilidad de nuestros vinos a corto plazo”

  • El gerente de Onucoop busca un acuerdo para la venta nacional a granel. “Los agricultores del viñedo de secano de Doñana se vuelven a ilusionar”

Luis Bermúdez trabajando durante la cuarentena. Luis Bermúdez trabajando durante la cuarentena.

Luis Bermúdez trabajando durante la cuarentena.

Aglutina a seis cooperativas de primer grado de Almonte, Bollullos, Rociana, La Palma del Condado, Manzanilla y Villalba. Se trata de la cooperativa de segundo grado Onucoop, que al abrigo del Parque Nacional de Doñana, donde se ubica, ha logrado exportar más de 100.000 botellas de vino de Huelva desde que comenzó la crisis del Covid19. Su gerente nos cuenta cómo lo hacen.

–En plena crisis sanitaria por el Covid-19, Onucoop ha mantenido un buen ritmo de exportación ¿cómo lo han conseguido?

–Bueno, ha sido un reto superado. Cuando comenzó el estado de alarma, teníamos pendientes de entregar 3 camiones, unas 50.000 botellas, con la incertidumbre sobre la situación, nuestra mayor preocupación, aparte obviamente de la salud de los trabajadores, era poder cumplir con los compromisos adquiridos con nuestros clientes, y la verdad, es que el compromiso y esfuerzo de los trabajadores de las cooperativas es excepcional; todo se entregó en la fecha acordada.

–¿Qué porcentaje han exportado en estos meses respecto a un año normal?

–En estos primeros meses del año, Onucoop ha exportado más de 200.000 botellas, con unas expectativas muy positivas, que están consiguiendo volver a ilusionar a los agricultores del viñedo de secano de Doñana.

–Aún así supongo que el cierre del canal horeca les habrá afectado, ¿o no?

–Como a todos, pero el tener una alta penetración con nuestras marcas a nivel nacional no está dentro de nuestros objetivos. La inversión comercial para competir en el mercado nacional es alta, y con retornos a largo plazo; nuestro sector está en crisis y necesitamos rentabilidad y estabilidad en la comercialización de nuestros vinos a corto plazo y con la mínima inversión, y en estos momentos, la exportación de vino envasado y la búsqueda de un acuerdo comercial a medio plazo con uno de los mayores compradores de vino a granel a nivel nacional, son nuestros objetivos comerciales.

"La creación de una marca de calidad Doñana sería un antes y un después para todos los productores”

–¿A qué países dirigen sus vinos?

–En principio estamos concentrando nuestros esfuerzos en los países del este y centro Europa: Ucrania, Letonia, Lituania, Polonia, República Checa, Bielorrusia o Rusia, aunque también tenemos contactos con México, Canadá o Suecia. Realmente, cualquier mercado de cualquier país nos interesa.

–¿Qué caracteriza a estos caldos? ¿Qué tienen en común entre ellos y qué les diferencia de los demás?

–En España, si le preguntamos a cualquier persona, nos dirá que las fiestas de su pueblo y el vino y aceite de su cooperativa, son los mejores del mundo; y es cierto. Una de las riquezas de nuestra tierra, es la diversidad y calidad de nuestras tradiciones y productos, y nuestros caldos son distintos y únicos, por su historia, calidad, singularidad y la importante labor de protección medioambiental que realiza el cultivo del viñedo en la preservación del Parque Natural de Doñana, tenemos que dar a conocer que prácticamente el 100% de nuestros viñedos, están en la Reserva de la Biosfera de Doñana. Las cooperativas cultivan fundamentalmente la variedad autóctona Zalema (palabra procedente del árabe-hispano que significa “la paz sea contigo”), que se caracteriza por estar perfectamente adaptada a las condiciones de suelo y clima de este entorno, y por no necesitar del escaso recurso del agua, contribuyendo a la conservación de este elemento cada vez más escaso, aunque se están introduciendo otras variedades como colombar, moscatel, tempranillo, cabernet, etc.

–En una agricultura que busca cada vez más mejorar los rendimientos ¿cómo es posible mantener un cultivo tradicional y de secano como los que hacen los socios de Onucoop?

–Este cultivo se mantiene por el amor del agricultor al viñedo, con el esfuerzo y sacrificio que supone la baja rentabilidad del mismo; y éste es el gran problema y el gran reto de la Administración; no todos los cultivos y los terrenos cultivables son iguales y merecen la misma atención por su parte, el mantenimiento de este cultivo, desde el punto de vista económico, es menos costoso que asumir otras medidas necesarias para la conservación del Parque Nacional de Doñana, que habría que implementar si sigue disminuyendo, como ya se evidencia en la colmatación de las marismas. Es por todo lo anterior, que llevamos años pidiendo a la Administración que sea sensible a esta realidad, que tenga visión de futuro y que dote a las cooperativas y sus agricultores de los medios necesarios para que sea una actividad digna; aunque hasta la fecha no lo hemos conseguido. Aprovechar para hacer un llamamiento a la Administración sobre un proyecto para la comercialización conjunta de nuestros vinos, mejora de la rentabilidad del agricultor, consiguiendo que un cultivo vital para el Parque de Doñana se mantenga, fijando la población en el entorno y creando riqueza al ser capaces de desarrollar todas las fases de la cadena de valor de la uva de vinificación: cultivamos, transformamos, envasamos y comercializamos; todo en Huelva y para Huelva.

–¿Qué reconocimiento tiene la marca Doñana?

–¿Realmente existe? Es otra de las peticiones que hemos trasladado a la Administración, en la Reserva de la Biosfera de Doñana se aglutina una gran diversidad de producciones agrícolas y ganaderas: vino, aceite, frutos rojos, queso, miel, ganado caprino y caballos, etc., todos ellos singulares y con un nexo común que es la zona de producción. Sin duda la creación de esa marca de calidad Doñana, supondría para toda la provincia un antes y un después.

–¿Qué porcentaje venden a granel y cuánto embotellado?

–No tenemos el dato exacto, pero las cooperativas en su conjunto pueden estar comercializando un 20-30% envasado y el resto a granel, y esto es lo que buscamos revertir, la dependencia de la venta de vino a granel. En un sector absolutamente globalizado, nuestros sistemas de cultivo y producción nos hacen ser poco competitivos y en consecuencia tener una actividad poco rentable.

"El cultivo del viñedo realiza una importante labor de protección medio ambiental del Parque de Doñana”

–¿Sus socios suelen sacar nuevas marcas?

–Tenemos de todo, cooperativas más tradicionales en los vinos, marcas y formatos que utilizan para la comercialización, y otras tremendamente innovadoras y creativas, a modo de ejemplo: Carámbano, vino de hielo de Vinícola del Condado de Bollullos, o Gamblue, vino azul de Nuestra Señora del Socorro de Rociana.

–¿Cómo se comporta la venta on line? ¿Va ganando terreno o quedará en algo puramente insignificante?

–La pandemia ha supuesto para nosotros un crecimiento del 500% en este canal, lo que demuestra que puede ser interesante, no tanto por los volúmenes que pueda aportar, si no por el conocimiento de productos y marcas que implica, en mercados normalmente lejanos. Estamos trabajando también con la colaboración de Extenda en otras plataformas de venta que si pueden resultar más interesantes.

–En sus proyectos la Fundación Caja Rural del Sur siempre les ha apoyado ¿no?

–Desde el inicio, y con más fe en el proyecto que algunos de sus socios. Su apoyo personal, económico y moral ha sido fundamental para la marcha actual de nuestros proyectos. Ha sido la única institución tanto pública como privada, que nos ha apoyado económicamente, por lo que le estamos tremendamente agradecidos y esperamos y deseamos sirva de ejemplo para otras instituciones privadas y públicas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios