juicio por el crimen de Gabriel Cruz

La hora de la justicia llega para Ana Julia Quezada

  • El juicio por la muerte del ‘pescaíto’ arranca mañana con la vista oral. El futuro de la dominicana está en manos del jurado popular, 17 testigos y 25 peritos

  • Acusación particular y fiscalía piden prisión permanente revisable

Ana Julia Quezada, con la camiseta de 'Todos somos Gabriel', durante su búsqueda Ana Julia Quezada, con la camiseta de 'Todos somos Gabriel', durante su búsqueda

Ana Julia Quezada, con la camiseta de 'Todos somos Gabriel', durante su búsqueda / Javier Alonso (Almeria)

Ocho sesiones, a partir de mañana, determinarán cuál será la pena impuesta a Ana Julia Quezada por el crimen de Gabriel Cruz, el pequeño que ha perdurado en la mente de los almerienses como el ‘pescaíto’ y que desapareció a manos de “la mala del cuento”. De tal forma se refería Patricia Ramírez justo el día en el que celebraba el funeral de su hijo. Este es, sin duda, el juicio más mediático al que se ha enfrentado la sociedad almeriense. La investigación hizo posible que durante el proceso judicial se pueda mostrar con todo tipo de detalles lo sucedido durante aquellos días. Se incluyen incluso las grabaciones de audio en las que Ana Julia habla consigo misma cuando transportaba a Gabriel, ya muerto, para esconderlo en otra ubicación.

El juicio incluye las grabaciones de audio en las que Ana Julia habla consigo misma cuando transportaba a Gabriel, ya muerto, para esconderlo en otra ubicación.

Lo llevaba en el maletero del coche, aunque eso ya lo sabían los agentes. Habían grabado la escena en la que lo extraía del agujero que ella misma había cavado en el cortijo de Rodalquilar y que reformaba para irse a vivir con Ángel Cruz. Desde entonces, Ana Julia Quezada se encuentra en prisión tras ser interceptada justo cuando introducía el vehículo en el garaje de la vivienda de Vícar que compartía con su expareja.

Quezada participando activamente en la búsqueda del 'pescaíto' Quezada participando activamente en la búsqueda del 'pescaíto'

Quezada participando activamente en la búsqueda del 'pescaíto' / Javier Alonso (Almeria)

Acusación particular y fiscalía piden para Quezada prisión permanente revisable. Será juzgada por delito de asesinato y contra la integridad moral, descartando, finalmente, la detención ilegal.En el auto elaborado por el juez de instrucción se apunta a una actuación “meditada y reflexiva” de la acusada el día de los hechos, una vez que el niño abandonó la casa de su abuela paterna para irse a jugar con unos primos e “inmediatamente después” salió ella, quien se montó en un vehículo e interceptó al menor “instándole a que le acompañara a la finca” de Rodalquilar.

Ana Julia será juzgada por delito de asesinato y contra la integridad moral, descartando, finalmente, la detención ilegal

Ante la confianza generada por la acusada, persona íntimamente vinculada a su entorno familiar desde que inició la relación con su padre, -Gabriel- accedió a marcharse con la acusada a la finca, que se encontraba en un lugar alejado, aislado y deshabitado”, incide el texto en sus hechos justiciables.En esta línea, apunta el auto que el pequeño se encontraba en el lugar “inocente, confiado y ajeno a las intenciones de la acusada”, quien “era consciente de su superioridad” tanto por la diferencia de edad y complexión, hasta que en un momento dado y encontrándose “totalmente desprevenido”, fue atacado “de forma súbita y repentina” con “violencia” hasta provocar su “asfixia”.

Lugar en el que estuvo enterrado Gabriel durante varios días. Lugar en el que estuvo enterrado Gabriel durante varios días.

Lugar en el que estuvo enterrado Gabriel durante varios días. / Javier Alonso (Rodalquilar)

El documento sostiene que la acusada, tras comprobar el fallecimiento del menor, cavó en el exterior de la finca una pequeña fosa “valiéndose de una pala que días antes había llevado al lugar” para posteriormente introducir el cuerpo desnudo del pequeño en el hoyo. Ana Julia habría tenido que valerse de un hacha para hacer que el cuerpo del pequeño entrara por completo en el agujero, que cubrió con tierra y piedras. Por otra parte, trató de deshacerse de sus prendas arrojándolas a un contenedor de vidrio en Retamar el 5 de marzo.

Durante el periodo de búsqueda, la acusada “simulaba, unas veces, estar afligida, compungida y apesadumbrada y otras, alentaba los ánimos de los familiares diciéndoles ‘hoy lo vamos a encontrar, hoy va a aparecer...’”

Para la defensa, los hechos se desarrollaron de una forma distinta. Consideran a la acusada como responsable de un homicidio por imprudencia grave, por lo que solicita para ella un máximo de tres años de prisión en lugar de la prisión permanente revisable. La Audiencia Provincial de Almería ya había rechazado su recurso para evitar que la encausada se enfrentara a un tribunal de jurado.

Esteban Hernández, abogado de oficio que defenderá a Quezada. Esteban Hernández, abogado de oficio que defenderá a Quezada.

Esteban Hernández, abogado de oficio que defenderá a Quezada. / Javier Alonso (Almeria)

La defensa sostiene que la muerte del menor es el “resultado de una disputa y se aleja del crimen planificado que sostienen las acusaciones, de manera que incluso solicita que se le aplique la atenuante de confesión tardía”. Sostiene que la mujer salió sobre las 15:50 horas desde Las Hortichuelas hacia el cortijo de Rodalquilar para pintar la casa cuando se encontró con Gabriel, quien unos diez minutos antes había salido para dirigirse a casa de unos primos a jugar, pero quien aún estaba “haciendo tiempo” porque era “muy pronto” en el corto camino de tierra que separaba las viviendas.

La defensa sostiene que la muerte del menor es el “resultado de una disputa y se aleja del crimen planificado que sostienen las acusaciones

Según su versión, sugirió al menor que la acompañara al cortijo a pintar, de modo que posteriormente le llevaría de nuevo a Las Hortichuelas para que jugara, a lo que el pequeño habría accedido, subiéndose al vehículo para ir a la citada pedanía, ubicada a unos cinco kilómetros de distancia.

Una vez en el inmueble, la defensa apunta que mientras que Ana Julia abría las ventanas para airear el cortijo, el niño habría cogido “un hacha para jugar”, por lo que la acusada le habría pedido que la “soltara” pues “era peligroso y podía hacerse daño”. El relato planteado por la defensa incide en que la víctima “entró en la vivienda y le dijo que se callara, que siempre le estaba diciendo lo que tenía que hacer; que quería que su padre estuviera con su madre y no con ella, que era una negra fea; insultándole y negándose a entregarle el hacha”. Con esto, la representación de la acusada apunta que Ana Julia “intentaba quitarle el hacha, llegando a taparle la boca para que no profiriera más insultos, apretándola con la intención de que se callara” de modo que “tras breves momentos, ya no respiraba”.

Los padres de Gabriel Cruz se despiden de su pequeño tras el funeral. Los padres de Gabriel Cruz se despiden de su pequeño tras el funeral.

Los padres de Gabriel Cruz se despiden de su pequeño tras el funeral. / Javier Alonso (Almeria)

El juicio contará con 17 testigos y 25 peritos y se alargará hasta el próximo 18 de septiembre, día en el que se hará entrega del objeto del veredicto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios