Almería

Cristina Narbona: “Una solución al Algarrobico habría sido una permuta de terrenos en El Toyo, pero el ministro de Economía la paró"

  • La exministra de Medio Ambiente reconoce que en 2008 intentó solventar el problema con un cambio de parcelas, pero Pedro Solbes no aceptó por la proximidad de las elecciones. 

El hotel del Algarrobico sigue pendiente de una resolución judicial definitiva El hotel del Algarrobico sigue pendiente de una resolución judicial definitiva

El hotel del Algarrobico sigue pendiente de una resolución judicial definitiva / Rafael González

– Viendo con perspectiva que el hotel del Algarrobico sigue en pie y que el proceso judicial se ha eternizado, ¿cómo valora la decisión que adoptó de parar las obras?

–Con cierta perspectiva es bueno recordar y que los lectores también lo sepan que yo me entrevisté con los promotores del hotel en su momento, cuando todavía no habían construido sobre la zona de dominio público y les dije que tenían un espacio para construir más atrás con el mismo volumen de edificación en lugar de hacerlo sobre la zona protegida por la Ley de Costas. Me limité a exigir que respetaran la ley y que no construyeran donde no se podía. Les advertí a tiempo de que si lo hacían yo iniciaría un proceso de expropiación y así tuve que hacerlo. Y hay tres sentencia del Supremo declarando ilegal esta obra que avalan este posicionamiento, pero es verdad que hay una maraña de cuestiones judiciales sobre la propiedad de los terrenos y su catalogación que no se cuando terminará. Lo que puedo decir es que la Ley de Costas está para cumplirse y los promotores de hotel hubieran podido perfectamente terminar su obra no adelantándose hacia la playa sino creciendo hacia atrás.

– Entonces los promotores tuvieron la posibilidad de salvar el hotel y no lo hicieron.

–Tenían espacio y posibilidad de hacerlo y estaban a tiempo, pero no quisieron entender que no se podía y no se debía incumplir la Ley de Costas y yo lo lamento porque hay mucho capital que recuperar el día que llegue la demolición de ese inmueble y estoy segura de que se podrá hacer una recuperación de una parte muy importante del material con el que se fabricó y de los equipamientos que tiene y no será una pérdida total del valor añadido que ahora está paralizado, pero tampoco sé cual es la voluntad ahora mismo del actual gobierno andaluz. No tengo ni idea de si quieren que se derribe o no.

La exministra Cristina Narbona, hoy presidenta del PSOE La exministra Cristina Narbona, hoy presidenta del PSOE

La exministra Cristina Narbona, hoy presidenta del PSOE

– El acuerdo para la demolición en cuanto se produzca la sentencia ya está firmado por Gobierno y Junta. ¿Duda de su aplicación?

–Estará firmado, pero tantas cosas han cambiado del PP de Rajoy al de Pablo Casado que a lo mejor en esto también se modifica su criterio.

– Son demasiados años ya de litigios, ¿veremos algún día el derribo del hotel del Algarrobico?

– A finales de 2005 empecé el proceso de expropiación y años más tarde incluso llegué casi casi a un acuerdo con la promotora para lleva a cabo una permuta que hubiera resuelto el problema, pero el ministro de Economía consideró que no era el momento de hacerla porque estábamos en vísperas de elecciones. Teníamos incluso identificada una parcela clasificada como urbanizable en El Toyo que tenía una valor equivalente al del Algarrobico. Esa solución se hubiera podido dar y no habríamos tenido que esperar al final de este proceso judicial que se está haciendo tan largo, pero no fue posible.

"El alcalde de Carboneras era muy amigo mío y con aquella decisión me gané un enemigo de por vida” 

– ¿Y Azata aceptó esa permuta de los terrenos en El Toyo?

– Fue el Ministerio de Economía como titular de esa parcela, a través de Patrimonio del Estado, quien consideró en ese momento que no era oportuno por la proximidad de las elecciones llevar a cabo una operación de permuta urbanística. No había nada en esa operación que fuera cuestionable, pero obviamente era el titular de Economía el que tenía la última palabra y yo lamento muchísimo que no hubiéramos llegar antes a ese acuerdo con los promotores y el Ministerio de Economía de Pedro Solbes. Pero eso ya pasó y hubiera sido una buena solución para todos. Respeté su opinión, pero no la compartía.

– La paralización del hotel generó cierto malestar incluso dentro del PSOE de Almería. ¿Fue consciente de esa animadversión?

– Por supuesto, con decirte que el alcalde de Carboneras había sido una persona muy amiga mía y creo que con aquella decisión me gané un enemigo de por vida a pesar de que hice lo que tenía que hacer.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios