Coronavirus Almería Logística de las vacunas: conservación, control y custodia estricta de las dosis en la provincia

  • En la Bola Azul se encuentra uno de los almacenes que bombea cada jornada miles de dosis. Más de 25.000 en la última semana. El transporte llega desde Granada escoltado por la Policía Adscrita

Logística de la vacunación: control y custodia estricta de las dosis en la provincia

Logística de la vacunación: control y custodia estricta de las dosis en la provincia / Rafael González

Poco antes de las diez de la mañana aparece en las instalaciones de la Bola Azul una furgoneta blanca refrigerada, como las que portan pescado y congelados, seguida muy de cerca por un vehículo policial, de calle si ningún distintivo, en dirección al vetusto almacén situado al fondo a la derecha. La farmacéutica Elena Lirola ha retirado minutos antes el pivote que bloquea el acceso restringido de coches a través de un vial sobre el acerado a estas dependencias rodeadas por árboles. Desde fuera puede parecer una cochera con paredes blancas desgastadas y manchadas por pintadas, pero en su interior se custodia uno de los mayores tesoros de las sociedad contemporánea: las vacunas contra la COVID-19.

La furgoneta de integra2 descarga todos los días, de lunes a viernes, entre las nueve y las diez de la mañana. Sólo llegó tarde a su cita una vez a mediados de febrero porque quedó atrapado en un monumental atasco en la A-7 a pocos kilómetros de la capital causado por un accidente múltiple. El itinerario con los viales comienza en el centro logístico de Bidafarma en Santa Fe de Granada y hace varias escalas en la provincia. A veces las paradas son en el hospital de Poniente y algún centro de Salud como el de Santa María del Águila, a continuación llega a la Bola Azul en la capital y después pasa por Torrecárdenas y, por último, se desplaza al área sanitaria norte con descarga obligada en el hospital de La Inmaculada y otros puntos que van rotando. 

Una celadora recoge uno de los lotes para desplazarlo a los puntos de vacunación Una celadora recoge uno de los lotes para desplazarlo a los puntos de vacunación

Una celadora recoge uno de los lotes para desplazarlo a los puntos de vacunación / Rafael González

La escolta policial se realiza desde que sale el vehículo de la central de la cooperativa de distribución mayorista de medicamentos y corresponde a agentes del Cuerpo Nacional de Policía Adscrita a la Junta en Almería desde el término municipal de Motril. La Bola Azul cuenta con uno de los centros de almacenamiento y conservación más importantes de la provincia suministrando las dosis a diario a decenas de consultorios y puntos de vacunación del distrito sanitario Almería. Tan sólo durante la semana pasada se repartieron más de 25.000 vacunas que se recepcionan en cajas con viales siempre conservados a una temperatura de entre 2 y 8 grados. 

Este lunes llegaron 300 viales de Pfizer-BioNTech, 120 de Moderna y 310 de AstraZeneca, lo que se traduciría en 3.410, 2.100 y 1.320 dosis respectivamente, nada menos que 6.830 vacunas que volarán en cuestión de días porque la inmunización en la provincia ha cogido velocidad de crucero. Este martes recibieron otros 975 viales de Pfizer (6.875 vacunas) y las previsiones apuntan a otros 130 de Moderna hoy y 390 más de Pfizer este jueves. De Janssen todavía conservan de la semana anterior en la que se batieron todos los récord de inoculaciones de la provincia desde que a principios de año comenzaran los pinchazos contra el coronavirus.

Tan sólo en el Distrito Almería fueron 26.800 las que se administraron en esos siete días gracias al esfuerzo y sacrificio sin precedentes de la enfermería almeriense, un colectivo que se está desviviendo por la causa doblando turnos y trabajando hasta la extenuación en fines de semana e incluso festivos. “Es admirable lo que están haciendo los equipos de vacunación en la provincia en estos seis meses”, comenta Elena Lirola, farmacéutica responsable de la logística de las vacunas que se custodian en la Bola Azul. Su labor no es ni mucho menos secundaria. Todo lo contrario, ha coordinado la conservación y reparto de los viales desde que comenzó la batalla y la esperanza de la inmunización. 

Con más de 17 años de trayectoria en la gestión farmacéutica del Distrito Almería, Elena Lirola recuerda que al principio había que ajustar al máximo los pedidos porque la caducidad era de cinco días. Estaba todo programado con antelación, al igual que hoy, si bien esas necesidades especiales de conservación actualmente se han ampliado hasta los 30 días que en el caso de Janssen alcanza los tres meses. Cuando los lotes se podían contar con los dedos de las manos porque llegaban a cuentagotas también se realizó una coordinación rigurosa para que ningún centro se adelantara al resto con las franjas de edad, lo que podría producir agravios entre las poblaciones.

El repartidor de Integra2 transporta a diario las dosis desde el almacén de Bidafarma en Granada El repartidor de Integra2 transporta a diario las dosis desde el almacén de Bidafarma en Granada

El repartidor de Integra2 transporta a diario las dosis desde el almacén de Bidafarma en Granada / Rafael González

Los servicios centrales del SAS en Sevilla determinan hoy las dosis que llegan a cada provincia, atendiendo a los viales disponibles que van recibiendo del Gobierno y también en función de la población pendiente de vacunar tanto en la primera como segunda inyección. El control de los lotes y su trazabilidad es muy estricto, al igual que su conservación y las medidas de seguridad. Además de que cada porte viene escoltado por la Policía Nacional, el almacén cuenta con una alarma siempre conectada cuya contraseña sólo conocen unos pocos y la presencia de la vigilancia privada del centro periférico de especialidades.

También disponen de un sistema de notificaciones conectado a los teléfonos móviles de la responsable de Farmacia y los coordinadores del distrito sanitario que se activaría si la temperatura se saliera de la franja comprendida entre los 2 y 8 grados. Si se produce una avería o corte del suministro de luz disponen de dos grupos electrógenos para mantener en funcionamiento en todo momento la cámara frigorífica que suele ronda los 5 grados centígrados. En el interior se conservan todos los viales de los programas de vacunación. Allí permanecen en estanterías en un discreto segundo plano vacunas de todo tipo (tosferina, poliomielitis, hepatitis B...), porque en primera línea se encuentran el producto estrella del tiempo presente que son las que inmunizan contra la COVID-19. En estas dependencias se tuvo que inmovilizar durante días algún lote de AstraZeneca del vacunauto del Palacio de Deportes cuando fueron retirados de circulación provisionalmente por las autoridades sanitarias en España.

El almacén de vacunas de la Bola Azul cuenta con un generador eléctrico para mantener la temperatura si se diera una interrupción o avería del suministro

Cada vez que una enfermera, celador-conductor o repartidor entrega o se lleva un cargamento todo queda recogido en actas a modo de albaranes con la firma, hora y descripción. La farmacéutica clasifica toda la documentación en el almacén y luego sube a su despacho para informatizarla, además de preparar el reetiquetado de las cajas de viales con las fechas adaptadas a la temperatura de conservación establecida por el Ministerio de Salud. La que llevan algunos fármacos serviría solo si se mantuviera ultracongelada como en las dependencias de Bidafarma en Granada. De hecho las de Moderna llegan a 22 grados bajo cero y se mantienen un mínimo de tres horas en descongelación antes de su distribución.

Todo lo que se suministra en el módulo de vacunas lo registra Elena Lirola, tanto los lotes como las cantidades. Sin excepción. Es habitual que lleguen sanitarios para llevarse las dosis a los centros del salud del Andarax y Níjar, así como la recarga diaria con varios portes a los puntos de vacunación del Palacio de Deportes y consultorios Alborán y Mediterráneo. Para los desplazamientos cuentan con neveras se poliestireno (corcho blanco) con termómetros para controlar en todo momento su conservación y si son grandes distancias hay otras eléctricas que se pueden enchufar al encendedor del vehículo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios