Coronavirus Almería El terrado, ese lugar 'prohibido'

  • Con el encierro, que ya supera el mes, la necesidad de estirar las piernas y darse un respiro ha hecho de estos espacios comunes un sitio muy codiciado

  • Los vecinos aún no tienen claro si pueden o no hacerlo, pero ya se va arrojando luz sobre el uso, ya que no viene explícitamente en el decreto del Estado de Alarma

  • Cómo vive la barriada del Puche esta crisis

Más de un mes de encierro está provocando cierta sensación de agobio e incluso ansiedad en algunas personas, que tienen los espacios comunes como un salvoconducto ante esta situación. Más de un mes de encierro está provocando cierta sensación de agobio e incluso ansiedad en algunas personas, que tienen los espacios comunes como un salvoconducto ante esta situación.

Más de un mes de encierro está provocando cierta sensación de agobio e incluso ansiedad en algunas personas, que tienen los espacios comunes como un salvoconducto ante esta situación. / R. Gutiérrez.

Son tiempos difíciles para todos. La crisis sanitaria por COVID-19 ha obligado al Gobierno a tomar medidas severas que han dado con el confinamiento de la población para evitar que la curva de contagios siga creciendo y al tiempo poder dar servicio a las personas que contraen el virus con medios para ello. El objetivo es ponerle coto a esta pandemia a la mayor velocidad posible.

En este contexto, qué duda cabe que lo peor que la sociedad lleva en estos momentos es este encierro obligado. El hecho de no poder salir a la calle, y más aún después de llevar varias semanas acumuladas, se está haciendo cuesta arriba y no todo el mundo tiene las mismas instalaciones en su hogar. En Almería hubo en la década de los ochenta y los noventa una tendencia, como fue hacer las viviendas sin terraza. Hoy a algo incomprensible a todas luces, más aún en una zona donde, como se suele decir, el tiempo invita a vivir en la calle. Eso está cambiando pero son muchos los inmuebles tanto en la capital como en el resto de la provincia que prescinden de algo en estos momentos que se ha convertido en una vía de escape: una terraza.

Pasear, correr e incluso clases de yoga en grupo, entre las actividades que se realizan

En estas circunstancias es la azotea o terrado, como lo solemos denominar los almerienses, de los edificios ese lugar de esparcimiento al que nunca se le había echado cuenta pero que en estos momentos se ha convertido de vital importancia para muchas personas. ¿El problema? Se trata de un lugar prohibido.Los administradores de fincas avisan de que no se pueden utilizar estas áreas comunes de las residencias de viviendas para el ocio, y por tanto solo está justificado su uso para tender la ropa. Aún así, la necesidad de estirar las piernas y darse un respiro es una fuerza mayor a estas imposiciones de convivencia. Por las redes sociales circulan estos días multitud de fotos y vídeos de personas que utilizan estos patios y azoteas para pasear, simplemente contemplar el horizonte e, incluso para hacer deporte tales como running y hasta clases de yoga colectivas a través de videollamada.

En definitiva, la es precisamente esa necesidad la que agudiza el ingenio y también se aprovecha, al tiempo, para estar conectado a los demás. Pero lo que mucha gente quiere aclarar es si es posible que puedan llegar a ser multados por dar este uso a dichos espacios. En el decreto del Estado de Alarma no hay mención específica a este tipo de acciones, si bien es cierto que no están permitidas las reuniones, algo que sí se llega a dar en estos espacios entre vecinos.

Mensaje en redes sociales de la Guardia Civil al respecto. Mensaje en redes sociales de la Guardia Civil al respecto.

Mensaje en redes sociales de la Guardia Civil al respecto.

Por lo tanto, lo correcto es no hacerlo. Y en este sentido ha sido la Guardia Civil la que ha aclarado este asunto en su perfil en redes sociales, llamando a la población a evitar “las zonas comunes como azoteas, garajes o patios, y mucho menos en compañía de los más pequeños de la casa”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios