Toros

Un milagro llamado David de Miranda

  • Un toro puso al torero de Huelva al borde de una silla de ruedas; otro toro, de Juan Pedro en Madrid le llevó al cielo de la gloria y esta tarde Almería le va a conocer como matador de toros.

Un milagro llamado David de Miranda Un milagro llamado David de Miranda

Un milagro llamado David de Miranda

Comentarios 0

Huelva no tiene escuela taurina. La tuvo pero se la llevaron por delante los egos políticos de unos y otros. Suena además curioso que una provincia de altísima densidad ganadera con posibilidades de ofrecer campo a los chavales no haya encontrado ese cauce de nuevo para ayudar al toreo. La feria del 2011 se adentraba en la mente de los empresarios de la plaza de La Merced y les puedo asegurar que ni por la cabeza se les había pasado adoptar una sin caballos como animal de compañía en aquella feria con José Tomás dentro y echando humo las taquillas en busca de algo donde sentarse.

En poco más de un mes un grupo de ganaderos, periodistas y aficionados enarbolaron e hicieron realidad un proyecto: Huelva busca un torero. Cuatro semanas más tarde lo habían encontrado y tres finalistas se anunciaban en los carteles de la feria y llenaban la plaza un día después de que José Tomas también lo hubiese hecho y dejara pagado el hotel de todos los que habían de debutar vestidos de luces. Aquella tarde ganó Miranda, un chiquillo que enseñaba más el valor que otra cosa, pero decía cosas diferentes a pesar de ello.

En 2016, cinco años más tarde José Tomás desembarcó en Huelva para darle la alternativa

Cinco años más tarde José Tomás desembarcó en Huelva para darle la alternativa a quien un día le pagó su primera habitación de hotel. Todo iba a favor de obra hasta que el siguiente agosto un torazo de Sánchez de Urbina pareció apagar la luz en tierras zamoranas dejando hecho un cisco al torero. Un año de tránsito durísimo para el onubense que hoy se presenta en esta feria.Un año con lo que se ve; las entrevistas, la preocupación externa, la fraternidad del toreo, las charlas con Padilla... Y lo que no se ve; Las noches de inmenso dolor, un corsé opresor, el collarín y la inhabilitación para la vida normal. También los miedos. El saber que dentro de lo posible estaba el no poder volver a torear cuando aún se tiene en la boca la primavera de la profesión. Y no, no ha sido fácil llegar hasta aquí. Nadie quería hablar; todo estaba pendiente de que los dolores remitiesen con el tiempo y la solución pasaba por soldar las dos vértebras para mitigar los dolores a cambio de saberse inútil para la profesión.

Majadahonda, el centro de rehabilitación, tres meses de trabajo titánico para inclinar la balanza o arrojar la toalla. Salió cara, como podía haber salido cruz, pero aún estaba por delante un año de muchas cosas y todavía de muchas dudas hasta que llegó ese primer día de campo. Y más tarde el retorno en Huelva donde enterrar fantasmas que pesaban mas en todos que en el propio torero.No se puede negar que todo ha sido intensidad para este David de Miranda. Emociones fuertes de una ruleta que le regala Madrid a modo gesta para desafiar a un gran toro de Juan Pedro, al viento y al destino. Lo demás que sigue ya casi pueden saberlo de oídas. Dos orejas, una salida a hombros y el torero en muchas de las ferias importantes desafiando a su destino. Es más que seguro que sin esa tarde de Madrid, Miranda y otros muchos toreros estarían parados en su casa sin ver un pitón. Es posible.

Era un chiquillo que enseñaba más el valor que otra cosa, pero decía cosas diferentes

Si piensan que este preludio sobre un torero llamado Miranda es todo lo que da de si la figura de uno de los debutantes este año en Almería se equivocan de plano porque esta tarde lo que van a encontrar sobre el albero de Almería es un torero lleno de un concepto del temple que posiblemente les sorprenda junto a ese valor que sobrecoge pero no asusta. Si buscan un nombre más grande en los carteles posiblemente esta no sea la tarde de ir a los toros en la feria. Pero apuesten porque posiblemente a poco que un toro se deje van a descubrir a un torero al que no van a poder olvidar en su alma de aficionados. Se lo digo para cuando lo echen de menos en otra feria.Y no, no son líneas estas que intenten buscar en ese poso de dureza del toreo la comprensión infinita para el torero. Simplemente recuerden un día que ya se lo advertimos cuando apenas era un nombre apuntando con fuerza a la renovación del escalafón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios