Finanzas

Decálogo de medidas para combatir el calor en el retorno al invernadero

  • Limitar las horas y habilitar sombras, algunas de las claves dirigidas a evitar riesgos en la salud

El agricultor necesita de 7 a 15 días para aclimatarse al calor una vez retoma el trabajo. El agricultor necesita de 7 a 15 días para aclimatarse al calor una vez retoma el trabajo.

El agricultor necesita de 7 a 15 días para aclimatarse al calor una vez retoma el trabajo. / Javier Alonso.

Cada vez más temprano, pero Almería ya ha dado el pistoletazo de salida a la campaña agrícola 2019-2020 sin que aún haya acabado la anterior en algunas zonas especialmente del Poniente, pero también en la zona de Levante, en concreto en el término municipal de Níjar. Y en estos primeros compases y producto de las altas temperaturas, hay que tener ,muy en cuenta ciertos factores para este desempeño por un lado para que no se de un bajo rendimiento en el trabajo, pero sobre todo y lo más importante de todo, para que tampoco se corra ningún tipo de riesgo para la salud.

En este sentido, desde la organización agraria Asaja Almería dan una serie de consejor que pueden ser consultados por cualquier agricultor en su propia página web a fin de lidiar con las condiciones climáticas a las que se encuentran expuestos todos los que trabajan en el campo y que pueden ser causa de accidentes laborales, algunos de ellos mortales como hemos podido comprobar en los últimos días coincidiendo con una fuerte ola de calor.

Tal y como recoge el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, existen una serie de riesgos, síntomas y medidas preventivas que se deben adoptar. La causa del problema no es sólo la elevada temperatura, sino la acumulación excesiva de calor en el organismo. Además, existen factores personales que incrementan el riesgo de accidente como, enfermedades cardiovasculares o respiratorias, diabetes, etc.

El estrés térmico por calor resulta especialmente peligroso en los trabajos al aire libre, como ocurre en la agricultura y ganadería, ya que, al tratarse de una situación peligrosa que fundamentalmente se da en los días más calurosos de verano.

La exposición al calor puede causar diversos efectos sobre la salud, de diferente gravedad, tales como erupción en la piel, edema en las extremidades, quemaduras, calambres musculares, deshidratación, agotamiento, etc. Pero, sin duda, los síntomas que pueden indicarnos que se puede estar sufriendo un golpe de calor es que la temperatura corporal supera los 40,6 ºC (siendo mortal entre el 15 % y 25 % de los casos), taquicardia, respiración rápida, cefalea, náuseas o vómitos. También puede haber síntomas corporales a nivel externo, como la piel seca y caliente, o la ausencia de sudoración.

Otros síntomas indicativos son los neurosensoriales: confusión y convulsiones, pérdida de consciencia o pupilas dilatadas. Desde Asaja indican que ante alguno de estos síntomas hay que alejar lo más rápido posible al afectado del calor, empezar a enfriarlo. Después colocar al trabajador en una zona a la sombra y en un ambiente frío, a ser posible. Es una urgencia médica, por lo cual, lo primordial es llamar urgentemente al médico o a los servicios de emergencia.

Para evitar problemas relacionados con las altas temperaturas, se recomienda verificar las condiciones meteorológicas de forma frecuente; limitar las tareas pesadas que requieran un gasto energético elevado; habilitar zonas de sombra o locales con aire acondicionado para el descanso; instalar ventiladores, equipos de climatización, persianas, estores y toldos para disminuir la temperatura en caso de locales cerrados o limitar el tiempo o la intensidad de la exposición, haciendo rotaciones de tarea siempre que haya sitios con menor exposición que lo permitan, entre otras muchas medidas. Cabe recordar que para la vuelta al trabajo es necesario un periodo de 7 a 15 días para que el trabajador se aclimate al calor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios