Finanzas

Los hoteleros andaluces apremian a la vacunación de sus trabajadores antes de verano

  • Proponen que sus servicios de prevención de riesgos la ejecuten y liberar al SAS

  • También hacer test de antígenos para clientes que marchen

Imagen de uno de los establecimientos hoteleros andaluces cerrado, concretamente en Cádiz. Imagen de uno de los establecimientos hoteleros andaluces cerrado, concretamente en Cádiz.

Imagen de uno de los establecimientos hoteleros andaluces cerrado, concretamente en Cádiz. / Sonia Ramos (Cádiz)

José María Rossell, presidente del Grupo Senator & Resorts, es rotundo: “Si, como se habla, hasta finales de septiembre no hay suficientes personas vacunadas para generar cierta inmunidad, perdemos otro verano. El país no se lo puede permitir y Andalucía menos”.

José María Rossell: "España no se puede permitir perder otro verano y Andalucía menos”

El sector hotelero vive sumido en una tragedia, puesto que es uno de los gremios en que más impacto está teniendo la crisis sanitaria siendo, además, uno de los grandes olvidados por el Gobierno central que, sólo le ha brindado, hasta el momento, la oportunidad de acogerse a expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) para sus trabajadores y el acceso a créditos ICO, al igual que a cualquier empresa de otro sector. Nada de ayudas directas, como sí hacen otros países, para este colectivo que cuenta con hoteles cerrados durante un año, algunos abriendo apenas tres meses a medio gas, y sin ingresos pero con gastos. A pesar de su gran importancia como componente esencial del sector turístico, las grandes empresas hoteleras están siendo relegadas, si bien ellas no cesan en su intento para evitar que se agrave aún más el problema y siguen proponiendo. En este sentido, el sector hotelero andaluz pide que incluya en algún grupo prioritario de vacunación a sus trabajadores, que por sus características laborales se encuentran en estrecho contacto con sus clientes, y esto se ejecute antes de verano. Pero los empresarios van a más, ya que indican que esta acción podrían llevarla a cabo los servicios de prevención de riesgos laborales que cada establecimiento hotelero tenga contratado, para lo cual habría que dotarles de las vacunas necesarias. De esta manera se descargaría al Servicio Andaluz de Salud de tal obligación. 

Por otro lado, José María Rossell explica otra de las acciones que hoteleros andaluces reclaman. “Estados Unidos ya está pidiendo a quienes regresan de vacaciones un test de antígenos negativo. De aquí a verano habrá países europeos que lo soliciten, por lo que sería bueno tenerlo previsto”. Así los establecimientos andaluces estarían dispuestos a asumir ese coste para que los clientes tengan la calma de no contagiar en su regreso a su país de origen, además, con la tranquilidad de que, en caso de ser positivo en COVID-19, la Junta de Andalucía dispone de un seguro que se haría cargo de su permanencia en la comunidad autónoma hasta su recuperación además del coste del viaje de retorno a su país. “Esto da la tranquilidad para que vengan los turistas y también a su marcha. El mercado nacional, aunque se recupere, aunque lo dudo si todo va como hasta ahora, no es suficiente como vimos el verano pasado”, dice Rossell, quien añade que si no hay turismo europeo el periodo estival será desastroso y el sector no se puede permitírselo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios