Análisis

javi montoya

Las 500 caras de tonto

No fui uno de los 400 abonados que pillaron entradas para el partido de Granada y la verdad que tampoco lo intenté ni me planté en Los Cármenes, al contrario que otro centenar de almerienses. A toro pasado, no me arrepiento. Menudo tortazo me evité, el que se llevaron esos 500 aficionados de la UDA. Fue una derrota dolorosa porque se había hecho lo más difícil, tras ese 2-0 por sendas y habituales carajas defensivas, antes y después del descanso. Como ante el Tenerife, me parece un milagro que este equipo se acerque a esos tres goles a favor que tiene como récord esta temporada -3-0 ante Sevilla Atlético y Zaragoza-. En este caso de nada sirve si el que los recibe es la UDA. La fama de Lucas radica en dotar a sus equipos de esa solidez defensiva que, si bien hace descuidar el ataque, da ciertas garantías al portero. Pero no está ocurriendo así y René ya fue el mejor el domingo pasado, mientras que poco pudo hacer el viernes en Granada. Las bajas tampoco ayudan pero atrás estaban los teóricos titulares: Motta, Morcillo, Nano y Joaquín. Sin Verza y Tino, Alcaraz sigue haciéndolos olvidar y acallando críticas de sus detractores, que haberlos haylos. Gaspar suele estar a la altura, Pozo cuando no brilla o no le dejan, tampoco desentona. El que no aparece es Fidel y Juan Muñoz, único delantero sano, no parece que vaya a mejorar los números de Caballero hasta su lesión -un gol cada uno: el del argentino en agosto, el del sevillano hace una semana-. No hay mucho más y Morcillo se erige en máximo artillero rojiblanco. Tampoco se tira del filial porque quizá Callejón o Corredera sean los más aprovechables aunque Alcaraz no parece por la labor de darles siquiera la oportunidad. A Fran Fernández quizá le costaría menos echar mano de la cantera. El caso es que los de Oltra, también con bajas, como las de Saunier, Chico, Alberto, Baena y Montoro, se impusieron in extremis con un Kunde imperial en la media. Espinosa estuvo gris pero Puertas entró para dar una asistencia mortal a Pedro, tormento extremo como Machís. Lo peor, ya saben, la cara de tonto…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios