Análisis

christian moya

Muchos mimbres, poco juego

Segunda derrota consecutiva de la UD Almería tras un esperanzador comienzo de temporada. Un recién ascendido neutralizó por completo el juego rojiblanco. No hubo lugar para que los tres mediapuntas desequilibrarán como deben hacer y eso se tradujo en una equipo plano, con falta de ideas y sin ningún peligro en ataque. Es cierto que la UD Almería fue el encargado de tener el control de la posesión pero no fue así con el control del partido. El Logroñés creaba peligro en las pocas veces que se acercaba al área de Fernando y sabía desconectar en juego exterior almeriense por lo que salvo alguna llegada de Balliu o Akieme no vio peligrar en ningún momento el partido. Hacia falta mucho más que el movimiento del extremo hacia adentro, (Lazo, por izquierda o Aketxe, por derecha) para desestabilizar a la defensa del Logroñés. Y no encontró soluciones. Ni en el primera parte donde Juan Villar pasó desapercibido, Fran Villalba errático, Chumi levantaba el brazo una y otra vez reclamando al árbitro mientras pasaba el balón alrededor de él y un Samuel Costa que no terminaba de dar pases verticales. Intentó arreglar el desaguisado el técnico rojiblanco en el descanso. Pero casi fue peor el remedio que la enfermedad. Del partido del Lugo al que se jugó hoy en Las Gaunas no ha pasado tanto tiempo, pero parece difícil que en poco tiempo se vuelva a lograr alcanzar ese nivel de fútbol ofensivo. Hay tiempo para dar con la tecla y ser un equipo regular. Jugadores para ello tiene la UD Almería pero sí quiere tener un patrón de juego necesita tener mucho más definido a qué quiere jugar y cómo quiere hacerlo. Todos los rivales saben de su potencial por lo que será la tónica habitual que entreguen el balón y no concedan espacios para los mediapuntas del Almería. Tarea del entrenador es encontrar la manera de hacer brillar a sus mejores jugadores, dar esas soluciones que no se vieron en el partido ante el Logroñés y que deja un sabor agridulce en este comienzo de temporada. Del equipo que todos esperábamos ver durante todo el año, al que da la sensación que veremos con mayor asiduidad. Al menos, hasta que las piezas no terminen de encajar. Son muchos futbolistas nuevos y todo necesita un periodo de adaptación. Esperemos que sea el más rápido posible.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios