DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

Escenas políticas

Rajoy ha debido ver las orejas al lobo, porque está desarrollando una actividad inusitada

Siempre se ha alabado el fino sentido de los italianos, acostumbrados a manejarse con acierto en la política, desde los tiempos del Imperio Romano. También aquí, la antigüedad es un grado. Pero ahora no ocurre así, como demuestran los resultados de sus últimas elecciones, que provocan nerviosismo en la bolsa de Milán y preocupación en Bruselas, porque los vencedores han sido M5S y la Liga Norte, euroescépticos y antisistema, que suman más del 50% de votos.

No nos sirve de consuelo, porque aunque sin elecciones inmediatas, no podemos presumir. León Gross recuerda en El País, que ahora se cumplen dos años desde que Pedro Sánchez pudo encabezar un Gobierno, si hubiese recibido el de Pablo Iglesias en la moción de censura que había presentado y considera que aquella pudo ser la oportunidad perdida para el socialista y, además, la ultima. Ahora plantea a Rajoy que se someta a una cuestión de confianza, dando por descontado que no obtendrá la de la Cámara, por lo que tendría que marcharse. Equivoca su planteamiento y así se lo critican, ya que la cuestión de confianza es una facultad del que gobierna y el opositor lo que puede es presentar una moción de censura.

Rajoy sigue imperturbable, aunque ahora ha debido ver las orejas al lobo, porque está desarrollando una actividad inusitada, poco propia de él a juicio de sus críticos. Ahora estos críticos opinan que en su partido ha empezado ya la guerra por su sucesión. Se habla de un grupo de notables, algunos ex ministros que se polarizan al lado de la secretaria general frente a la vicepresidenta del Gobierno. Aquí, por lo visto, no funciona el corporativismo del que se acusa a los abogados del Estado, porque ambas lo son. Yo creo que a la Secretaria General la usan más bien para autoprotección, para no entablar la batalla directa, cara a cara, con la todopoderosa vicepresidenta del Gobierno. Ya se sabe que los políticos profesionales no son un dechado de valor y les gusta nadar y guardar la ropa.

La cuestión catalana sigue empantanada. Pretenden la investidura de Sánchez, que está en prisión provisional, por lo que ha solicitado permiso del Juez para asistir al Parlamento. Se basan en que es el diputado que cuenta con más apoyos, después de Puigdemont, aunque no tiene garantizada la mayoría necesaria para ser investido. Quieren volver a tensar el Estado de Derecho, presentando como una pacifica aspiración democrática (la independencia) lo que es anticonstitucional. Según el informe de los Mossos, el procés nació para tapar el 3%.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios