DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Flamenco: de emblema a motor de Andalucía

Los nuevos rectores del Instituto Andaluz del Flamenco han de consolidar este sector no suficientemente dotado ni explotado

El próximo nombramiento de Ricardo Pachón como nuevo director del Instituto Andaluz del Flamenco, cargo que el conocido productor musical ha conseguido a través de un concurso público, abre una nueva etapa en esta entidad pública y en un arte que está considerado como uno de los principales emblemas de nuestra comunidad y una de las principales aportaciones culturales de ésta al resto del mundo. El flamenco no sólo aporta a Andalucía una proyección internacional, sino que genera una industria a su alrededor que va más allá de las actuaciones de los numerosos artistas por todo el mundo. Pero parece claro que queda mucho por hacer no sólo para avanzar en la valoración del flamenco sino en la propia industria cultural relacionada con él. En Andalucía todavía no hemos sido capaces de dotar a esta expresión tan honda de nuestras raíces de toda su capacidad y en muchas ocasiones sigue siendo un arte infravalorado, cuando no un escenario para absurdas discusiones acerca de términos como origen o pureza, cayendo en localismos pueriles. El flamenco con mayúsculas no tiene fronteras, lo que no significa que se olvide la existencia de muchas ciudades que tienen nombre propio en su historia, sobre todo en Andalucía. Enfrentarlas es hacer un flaco favor a su filosofía universal. Por eso, la Junta de Andalucía debe defender el flamenco como algo propio, consustancial a esta comunidad, pero con vocación de romper barreras, que es donde está la garantía de su continuidad para las generaciones futuras. Es necesario que toda la planificación pública autonómica que se realice sobre una materia tan universal no caiga en tentaciones partidistas. Proyectos como el Museo del Flamenco de Andalucía en Jerez, que arrancó con el anterior Gobierno andaluz, no pueden ser un motivo de confrontación política como se ha visto. Lo mismo sucede con la anunciada enseñanza del flamenco en las escuelas, hasta ahora más una voluntad que otra cosa, una buena iniciativa que, sin caer en extravagancias, puede contribuir a conocer, divulgar y mantener las bases de algo tan nuestro. Son muchos los retos que tiene el nuevo equipo responsable del Instituto Andaluz del Flamenco, que debe alejar los tópicos folclóricos que rodean este arte para integrarlos en el escenario cultural actual, cada vez más exigente, y tratando de buscar el máximo consenso con los artistas y las diferentes instituciones y empresas que conforman este mundo, adoptar las decisiones que conduzcan a que hablemos de algo más que de un emblema de nuestra comunidad: un motor que mueve a Andalucía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios