Ohanes

El Santuario de Tices se cae

  • La cubierta peligra debido a su grave deterioro tras dos siglos sin reformas

  • Su reparación asciende a 160.000 euros pero el Consejo Rector solo tiene 30.000

El Santuario de Tices se cae El Santuario de Tices se cae

El Santuario de Tices se cae

“El Santuario de Tices está más afectado de lo que parece por fuera. Lleva más de dos siglos sin recibir ningún tipo de rehabilitación, desde que se construyó”. Son las demoledoras palabras de Miguel Andrés, secretario del Consejo Rector para la rehabilitación de este templo ubicado en en el término municipal de Ohanes.

Como ya informó hace unas semanas este diario, el templo que data de 1800 presenta graves deficiencias en las cubiertas de varios sectores del edificio, muy afectadas por humedades y ataques de xilófagos, lo que aconseja afrontar cuanto antes obras de sustitución integral de las mismas. Además, es necesario el acondicionamiento de los interiores con el objetivo de obtener unos mínimos de habitabilidad que permitan potenciar su uso.

Andrés señala que “si cayese en invierno una fuerte nevada no estoy seguro de que la cubierta aguantase el peso ya que la carpintería se la han comido las polillas”.

Por esta razón, a través de una página web (https://santuariodetices.org/) y perfiles en las redes sociales de Twitter y Faceook, el Consejo Recto informa de la organización de mercadillos benéficos, jornadas festivas en el santuario así como los números de cuentas bancarias para que se puedan realizar donaciones con las que seguir ahorrando dinero para devolver a la vida a este inmueble tan querido por los ohanenses. Hasta el momento, según el portavoz de este movimiento social que ha unido a todos los vecinos de Ohanes, tienen ahorrados unos 30.000 euros. Cambiar solo la cubierta tiene un coste de 160.000 euros “por lo que necesitamos ayuda de las administraciones” ya que apunta que “al ritmo que vamos con las donaciones y actividades tardaríamos unos diez o doce años en ahorrar ese dinero”, lamenta.

La regidora de Ohanes, Rafaela Ortega, señala que “desde el Ayuntamiento colaboramos estrechamente con el Consejo Rector porque formamos parte de él y estamos viendo otras fórmulas para conseguir fondos para un proyecto de rehabilitación que supone una inversión total de 380.000 euros”.

Una importante cantidad económica que implicaría también la rehabilitación de la casa anexa al templo para convertirse en casa de retiro con unas ocho celdas y un cuarto de baño común. “El objetivo es hacer autosuficiente el templo para evitar que vuelva a llegar a este estado de deterioro y a la vez creando uno o dos puestos de trabajo fijos”, añade Miguel Andrés.

A este respecto, Andrés puntualiza que “el Obispado jamás permitiría que se convirtiese en un hotel por lo que hacemos hincapié en que queremos que vuelva a ser lugar de retiro con donaciones ya que los habitáculos solo contaría con una cama y un armario y un cuarto de baño compartido”.

Por el momento, los únicos ingresos que se generan vienen a través de las “8 ó 10 misas que se celebran al año y con la venta de velas”, apunta. En el futuro, tras su rehabilitación podría ser un lugar idílico para la celebración de bodas o lugar de encuentro para las colonias.

Futuros usos, ahora utópicos, porque prima poner en jaque a las polillas y evitar el derrumbe de un símbolo para Ohanes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios