Reunión Nacional de Coordinadores de Trasplantes y profesionales de la Comunicación Andalucía es clave en el impulso de la donación desde el sector privado

  • La ONT celebra 30 años con nuevos retos para aumentar la disponibilidad de donantes y órganos

Participantes de la la XVI Reunión Nacional de Coordinadores de Trasplantes y profesionales de la Comunicación. Participantes de la la XVI Reunión Nacional de Coordinadores de Trasplantes y profesionales de la Comunicación.

Participantes de la la XVI Reunión Nacional de Coordinadores de Trasplantes y profesionales de la Comunicación.

Comentarios 0

Que la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) es un éxito no es noticia, ni una novedad, pero ahora que la organización cumple sus 30 años de vida no solo vuelve a ofrecer algunas cifras —que son la envidia de los sistemas de donación a nivel internacional—, sino que también plantea sus retos de futuro y ofrece alternativas para solventarlos.

En este sentido, el principal reto sigue siendo aumentar la disponibilidad de órganos. Y es que si el año pasado hubo más de 5.300 trasplantes, esa cifra récord no obvia que otras 10.000 personas estuvieron en lista de espera, aunque consiguieran el trasplante más adelante. Como recordaba Beatriz Domínguez–Gil, directora general de la ONT, en la XVI Reunión Nacional de Coordinadores de Trasplantes y profesionales de la Comunicación, “la incidencia de la insuficiencia renal crónica ha aumentado en un 17% en los últimos 5 años”, a la vez que han disminuido los accidentes de tráfico, por ejemplo. Esto supone que cada vez hay más demanda de órganos, pero menos donantes disponibles. Así, se ha trabajado en cuestiones de éxito como la donación de órganos de mayores de 75 años, el trasplante renal cruzado o la donación en asistolia, pero el futuro parece estar en captar también los posibles donantes de la Sanidad Privada, de donde actualmente solo provienen el 2% de los donantes.

Si bien existen iniciativas locales desde hace más años, como es el caso de Baleares, que ha logrado un porcentaje de donación en la Sanidad Privada del 10%, hasta ahora no existía una estrategia a nivel nacional. Ha sido precisamente la experiencia surgida en Andalucía, con el Hospital Quirón de Sevilla, tutelado por el Hospital Virgen del Rocío, la que gracias a su éxito ha impulsado la creación de un Convenio de Colaboración con la Asociación Sanidad Privada de España (ASPE).

Según Elisabeth Coll Torres, directora del Servicio Médico de la ONT, esta iniciativa ha servido como impulso para la creación de nuevos modelos, “que pretenden ser flexibles para adaptarse a la realidad de cada centro”. Así se da la posibilidad de crear protocolos para centros autorizados para obtener órganos y tejidos tutelados por un centro público; o bien para centros privados autorizados para la detección de donantes, con la posibilidad de trasladar al paciente a un centro público para la extracción, previa autorización.

La regularización y protocolorización de la donación en centros privados es una muestra de que la actividad de trasplantes se sigue reforzando, pese a tener recursos limitados, y es que si bien un trasplante de corazón tiene un coste de más de 56.000 euros en España, no hay que olvidar que esta cifra asciende a más de un millón de dólares en Estados Unidos. Pero los beneficios son claros, no solo en supervivencia y calidad de vida, también en las cifras, ya que un trasplante renal supone un ahorro a 5 años de 160 mil euros por paciente en hemodiálisis o 90 mil euros por paciente en diálisis peritoneal.

Es por ello que la ONT se sigue planteando áreas de mejora, por ejemplo, respecto a que, en palabras de la directora general de la ONT, “España es carne de cañón del turismo sanitario” debido precisamente a su éxito. Es por ello que desde la organización reclaman que haya una serie de requisitos para acceder a la lista de donantes por defunción, tales como como un mínimo de tiempo de residencia. Otra cuestión relacionada con el turismo sanitario es el tráfico de órganos, para lo que la ONT también ha facilitado que los profesionales sanitarios puedan y deban reportar sus sospechas de un paciente que haya obtenido un órgano de forma ilícita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios