UD Almería I Entrevista a Esteban Suárez (tercer capitán en el ascenso a Primera de 2013)

  • Identificado con la tierra, portador del sentimiento rojiblanco, sufridor del "Almería nunca se rinde", el asturiano llena de anécdotas el relato del último ascenso de la UDA

  • Ocho años desde que se marchara orgulloso por haber vestido la elástica rojiblanca y en su casa sólo hay una palabra que se repite tanto como Oviedo: Almería

  • "Queremos ganar para subir y ser campeones"

  • "Hace 15 años estaba subido en el bus..."

"Abrimos el champán del Elche y del Villarreal, y nos ganamos abrir el nuestro"

Esteban, manteado por los aficionados del Almería en el Mediterráneo. Esteban, manteado por los aficionados del Almería en el Mediterráneo.

Esteban, manteado por los aficionados del Almería en el Mediterráneo. / Javier Alonso

Escrito por

· Pablo Laynez

Redactor

Un amor a primera vista, cimentado en seis años inolvidables. Así fue la intensa relación profesional entre el 'Gato' Esteban Suárez y la Unión Deportiva Almería, que hoy por hoy persiste pese a que el asturiano ya no está bajo palos, sino con un micrófono en mano. La afición almeriense lo sabe, conoce el orgullo con el que defendía la elástica indálica, pero es que encima Esteban se afana por demostrarlo.

Estaba en Zaragoza cuando recibió el mensaje: "... estamos haciendo una serie de entrevistillas históricas a jugadores que habéis ascendido con el Almería y me gustaría que una de ellas fuera a ti. Para hablar de recuerdos, anécdotas, vivencias...". Alguien que no sintiera una vinculación que roza la pasión con su exequipo, posiblemente ni habría respondido. Él lo hizo encantado, sacó todo el tiempo que necesitó Diario de Almería para recordar el ascenso de 2013, del que él era capitán, y a buen seguro va a sacar de la mente de los lectores imágenes que estaban en un sitio recóndito entre sus neuronas futboleras.

El último ascenso se lo tuve que cubrir yo a usted como portero y tiene pinta que el siguiente lo vamos a vivir los dos como periodistas.

No me puedo considerar periodista, simplemente soy un comentarista de la televisión. Hay una cosa que me gusta mucho y es que se me asocie al Almería y al Oviedo. Después de los seis años que pasé allí, orgulloso de que vuelva a un sitio que merece, como es la Primera División.

Una previa distinta a la suya: play off, partido en Gerona el miércoles, el rival era de la zona alta...

Fue una temporada atípica, nosotros pinchamos el champán del Elche y del Villarreal, vimos celebrar sus ascensos. Queríamos también nuestro champán. Tuvimos una decepción muy grande en El Madrigal porque el equipo estaba muy bien, íbamos con la convicción de ganar al Villarreal. No pudimos y nos enfrentamos en la primera eliminatoria, para mí el favorito en ese play off. Sabíamos que si pasábamos, teníamos muchas opciones ante el Girona. Sufrimos muchísimo contra Las Palmas en los dos partidos, pasamos y frente al Girona jugamos muy bien. Llevábamos el papel de favorito y lo demostramos.

Esteban celebra una victoria del Almería, arrodillado en el césped de El Sadar (0-1). Esteban celebra una victoria del Almería, arrodillado en el césped de El Sadar (0-1).

Esteban celebra una victoria del Almería, arrodillado en el césped de El Sadar (0-1). / Javier Alonso

Cuénteme algún secreto que no sepamos de esa temporada.

Quizás el momento más duro fue después de perder en Murcia. En el vestuario de La Condomina, Javi Gracia nos dijo que si él era el problema, que por favor se lo dijéramos porque había equipo para ascender y le daba pena que no lo fuéramos a conseguir. Esa charla postMurcia, donde le dejamos clarísimo que él era nuestro entrenador y que íbamos a muerte con él, hizo que apretaran los dientes todos los compañeros y fíjate qué final de temporada hicimos y qué play off. Le hicimos ver al míster y al cuerpo técnico que eran nuestra referencia. Ese momento que sirvió para abrir los ojos dejó claro que éramos una plantilla madura, una gran plantilla unida.

Es fundamental que el Almería no juegue el play off, que suba el sábado, pero cuidado que todavía no hay nada hecho.

Sí, es verdad, pero la realidad es que el autobús está ya pintado, las camisetas conmemorativas preparadas y la celebración planificada. Esto es como cuando veníamos con el 0-1 de Gerona: de puertas hacia fuera tienes que decir que hay que ganar un partido más, pero en el vestuario todo el mundo habla de ascenso, de esos momentos tan bonitos. Es que se tienen que dar muchas cosas muy complejas para que el Almería no suba. Pero es que incluso fallando, hay más oportunidades. Nadie en ese vestuario está pensando en el play off, sería un error. El Almería tiene que subir este sábado.

"Una charla tras perder en Murcia nos sirvió para abrir los ojos y dejó claro que éramos una plantilla madura, una gran plantilla unida"

De ese play off el único que queda sobre el césped es Rubi, entonces técnico del Girona y ahora entrenador del Almería.

Además, te digo una cosa. El Girona jugó muy bien y nos puso en dificultades. Pero es que además tuvo un comportamiento exquisito. Me acuerdo que cuando faltaban dos o tres minutos, se acercó a Javi Gracia para hablar y darnos la enhorabuena. Es muy difícil ese momento de perder y aceptarlo así, me quedé con esa buena sensación, con ese buen sabor de boca de Rubi, del Girona y de su afición, que también se desplazó en masa. 

¡Vaya penalti le dio por pararle a Felipe Sanchón!

Todo el mundo tiene información, pero mucha culpa la tiene la intuición. Me puse en el lugar de él: zurdo como yo, ¿qué haría yo? Luego la fortuna de que salió al lugar donde yo escogí tirarme y que la defensa estuvo rápida para realizar el despeje. Hay acciones en una carrera que se graban para lo bueno o para lo malo y ese penalti es de los primeros.

"Cuando faltaban dos o tres minutos, Rubi se acercó a Javi Gracia para darnos la enhorabuena. Mucho mérito, me dejó un gran sabor de boca"

Sitúese: Chrisantus empata para Las Palmas la eliminatoria en el 86' del partido de vuelta.  Un gol clasifica a los canarios y poco antes del final, Thievy le gana la espalda a Christian y le encara solo...

¿Sabes lo bueno? Cuando eres profesional y estás jugando, no piensas quién está delante, qué consecuencias puede tener si lo paras el disparo. Lo bueno de los futbolistas profesionales es que tienen la capacidad de actuar sin pensar. Si piensas, te equivocas. Cuando un delantero tiene tiempo, normalmente lo falla. En el momento, actúas. Luego ya lo celebras como un penalti, pero en el momento es un desafío y a ver qué pasa. Por fortuna, el lanzamiento salió rozando el palo. Recuerdo que hablamos en el corrillo al terminar el partido de lo importante que fue el factor campo. Mirábamos alrededor y veíamos las caras de la gente y sabíamos que no podíamos fallarles. Teníamos un jugador más, invisible, pero era uno más.

Y es que el Mediterráneo, cuando dice de apretar, aprieta.

Correcto. Cuando te decía que es un equipo que merece estar en Primera, es porque la afición aparece cuando se le necesita. Quizás no tenga la estructura de otros clubes, como el Oviedo por ejemplo, que estuvo muchos años en Primera, pero cuando se necesita el calor de la gente, el futbolista lo tiene. Yo viví la transición de la pista de atletismo a los fondos y parecía que era más difícil que te hicieran goles. Ése es el calor local. El Mediterráneo es un estadio que parece frío, pero cuando se le necesita, ahí está.

Esteban vivió dos tsunamis rojiblancos, las invasiones de campo del ascenso a Primera y la posterior permanencia.

Pero eso deslució la celebración. Hubiera sido mucho más bonito haberlo celebrado con la afición, haber recorrido todo el campo saludando y agradeciendo a los aficionados y al final no pudimos. Por eso no estoy a favor de las invasiones, creo que el espectáculo también se puede vivir desde el asiento. Posiblemente ambas nos privaron de haber conectado más con la afición, de haberles hecho partícipe de todo aquello.

"Viví la transición de la pista de atletismo a los fondos y parecía que era más difícil que te hicieran goles, es el calor del Mediterráneo"

¿Tienen grupo de 'guasap'? ¿Hablan estos días?

El otro día hablé con José Ortiz a propósito del partido homenaje que le van a hacer, con Soriano tengo mucha relación, con Corona, Trujillo, con Aleix Vidal despachamos un buen rato el otro día en el campo del Espanyol, Julián, Ángel Férez, Javi Gracia, Diego García, Pellerano, Mejías, Charles... A ver que no me quiero dejar ninguno. Sí que mantengo el contacto, quizás con el que más es con Soriano, que teníamos una gran relación.

No se lo tengo que decir porque lo sabe, pero se lo digo: aquí se le quiere mucho.

¡No sé quién gana a quién! Es algo recíproco. Fui a Almería con un desconocimiento total, necesitaba salir de Vigo, donde había vivido una mala situación, y te puedo decir que si no es porque me marché al Oviedo, ahora mismo estaría allí. Y ahora me pregunto yo, ¿por qué no? Si algún día vuelvo a trabajar en el fútbol, me gustaría hacerlo en el Almería. Es que los niños me hablan de Almería ocho años después, mi mujer me habla de Almería... Almería es nuestra segunda casa, no lo decimos como tópico, es la verdad. Hicimos un montón de amigos fuera del fútbol y eso también al futbolista le ayuda mucho. Estoy en deuda con lo mucho que me dio la tierra.

El asturiano, el día de su despedida, bufanda del Almería al cuello. El asturiano, el día de su despedida, bufanda del Almería al cuello.

El asturiano, el día de su despedida, bufanda del Almería al cuello. / Javier Alonso

¿Sigue poniéndose los guantes?

No, no tengo tiempo, lo venía hablando con mi familia [va de viaje, pero como se apuntaba en la entradilla, no tiene prisa por colgar]. Viajo entre semana, cuando hay 'Champions' tengo que estar en Barcelona... Al final, un poco de bici, de pádel y poco más. Los guantes me los pongo cuando doy clases en la escuela de entrenadores. Me acabo de sacar el último título de entrenador de portero, el UEFA A, y ahí sí me los tuve que poner.

Le tengo que pedir un resultado para el sábado.

Victoria del Almería, que es sinónimo de ascenso. Mira, hubiera sido bonito haber subido el pasado domingo, pero hacerlo en tu casa, como nos pasó a nosotros, con tu gente animándote, sabe mucho mejor la celebración. Cuando era portero, te habría dicho que quería ganar y dejar la portería a cero, pero si hoy me llamara Fernando, lo que quiero es ganar, me da igual 3-0 que 5-4. Quiero ganar y ascender. La fiesta se va a celebrar igual. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios