UD Almería

Crusat&Edu Fenoy: de la banda izquierda de la UDA al banquillo del Sporting de Almería

  • Jugaron en etapas distintas como rojiblancos y ahora dirigen juntos al nuevo equipo para tratar de subir

  • Fueron rivales en el ascenso almeriense a Segunda, nunca militaron juntos, aunque son grandes amigos

  • Quince años de la UDA en la LFP

Crusat y Edu, con los jugadores del Sporting Almería en El Alquián. Crusat y Edu, con los jugadores del Sporting Almería en El Alquián.

Crusat y Edu, con los jugadores del Sporting Almería en El Alquián. / Rafael González

Pocos partidos jugaron en Los Pinos en su etapa como profesionales. Edu alguno más, puesto militó durante algunos meses en el Español del Alquián. Albert, salvo algún bolo difícil de recordar cuando vestía la rojiblanca, no pisó mucho el césped jabegote. Ahora que sus etapas como jugadores son bonitos recuerdos principalmente para los aficionados, inician una nueva en los banquillos. Y el primero en el que se van a sentar como tándem es precisamente el de El Alquián.

Crusat y Edu, orden en referencia a su fama como jugadores, Edu y Crusat, orden por edad y ahora dominio del banquillo, nunca compartieron vestuario, a pesar de haber defendido los mismos colores, los de la Unión Deportiva Almería. Fueron rivales en la fase de ascenso a Segunda, Edu de rojiblanco y Crusat de periquito con el Español B, y ahí intercambiaron roles. Mientras el almeriense peregrinó por el lateral izquierdo de equipos de diferentes categorías inferiores, el catalán se convirtió en el ídolo de la banda zurda del Estadio de los Juegos Mediterráneos tanto en la categoría de plata como en Primera.

“Recuerdos tenemos muchos de cuando jugábamos. Tuve la suerte de vestir las camisetas del Club de Fútbol y de la UDA, con quien subí a Segunda. Gracias a todos aquellos años con futbolistas de la tierra, posteriormente pudieron venir a Almería grandes jugadores como Albert. Yo lo considero mi hermano y sé que su nombre tira mucho y nos viene bien para este proyecto”, dice humildemente Edu, mientras espera con repelús por el aire frío a que abran las puertas de Los Pinos para poder entrenar. Y es que con las nuevas normas por el coronavirus, practicar cualquier deporte supone una exposición gratuita al resfriado común.

Edu, con el Adra en Tercera en Miramar. Edu, con el Adra en Tercera en Miramar.

Edu, con el Adra en Tercera en Miramar.

El nuevo proyecto al que hace referencia el exlateral está alejado de los focos mediáticos. De hecho, hasta la Segunda B, categoría en la que se vieron las caras desde costados de campo diferentes las dos únicas veces que se han enfrentado (junio de 2002), es más una utopía que un sueño para el Sporting de Almería, el club que le ha dado plenos poderes a este tándem de zurdos. El club tiene ya algunos años, pero nunca había dado con dos hombres de fútbol con tantas ganas por crecer y aprender como Edu Fenoy y Crusat.

Edu, más echado para adelante que Crusat, es el que lleva la voz cantante ante la prensa y sobre el césped. “Estamos muy ilusionados, tenemos un proyecto muy bonito para ascender. El año pasado me llamó Pepe Cortés para entrenar al Plus Ultra y lo dejé campeón y conseguimos ascender. Albert y yo somos dos en un uno, un tándem con ganas de crecer para ir avanzando de categorías”. Y es que el almeriense no esconde cuáles son los objetivos del Sporting de Almería:“Ascender. Queremos quedar entre los tres primeros y acabar la temporada con la alegría del ascenso. En dos o tres años, queremos meter a este equipo en Tercera”.

Edu y Crusat, durante el entrenamiento. Edu y Crusat, durante el entrenamiento.

Edu y Crusat, durante el entrenamiento. / Rafael González

Eléctrico sobre la hierba, rápido como el correcaminos cuando tenía un balón al hueco, Crusat no corre tanto cuando tiene un micrófono delante. Pero tampoco los rehuye, fueron muchos años dando la cara en los postpartidos de la UDA, aunque ahora le toca tener la cabeza más fría, puesto que tiene que transmitir su experiencia a su grupos de futbolistas.

“He entrenado a cadetes y juveniles y participé en un campus de la UDA, pero realmente éste es mi inicio en este mundo. Es muy diferente de lo que yo he vivido hasta ahora, tengo mucho que aprender y Edu me está enseñando, puesto que conoce bien la categoría”, explica el catalán mientras reparte petos a sus jugadores antes de comenzar el entrenamiento del pasado martes.

Edu se integra en el grupo para realizar carrera continua. De hecho, encabeza los grupos pese a que la diferencia de edad con sus pupilos es importante. Y es que está para jugar, podría ser el lateral del Sporting de Almería y posiblemente sería de lo mejor de la categoría. A Albert sus rodillas no le dan tantas alegrías. Por culpa de una lesión en esta articulación tuvo que retirarse sin poder volver a la UDA, lo que era su deseo tras un infructuoso paso por la Premier, y ahora prefiere aplicar su velocidad en enseñar con su silbato y su cronómetro antes que en recorrer la banda como antaño.

Crusat ante Perea, en un partido con la UDA frente al Atlético de Madrid. Crusat ante Perea, en un partido con la UDA frente al Atlético de Madrid.

Crusat ante Perea, en un partido con la UDA frente al Atlético de Madrid.

“Me sigue gustando mucho el fútbol rápido, el llegar pronto a portería”, dice con descaro el catalán. Edu lo mira, sabe que para ello el equipo que tiene que tener las virtudes de aquel Almería de Emery: la fortaleza de Melo, la calidad de José Ortiz, la capacidad en el remate de Negredo... Y por supuesto, la celeridad del propio Crusat. Además de su ascenso, ambos desean festejar el del otro equipo capitalino al que defendieron: “Ahora sí que está jugando bien. Lo importante es coger una buena dinámica y afianzarse arriba”. Justo lo que ellos desean hacer a partir de la semana que viene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios