Festival de Música de Vélez Blanco

Volver a vivir el Renacimiento

  • El municipio velezano celebró un año la teatralización desde el patio del Castillo con la colaboración de los vecinos de Padules, con los que están hermanados desde el año 2015

El Marqués de Los Vélez espera a la Reina Isabel a la que da hospedaje en su viaje por Baza, Vélez y Murcia. Es el punto de partida de la visita teatralizada que realizaron los vecinos del municipio para rendir homenaje a su historia.

Desde un poco más tarde de las seis y media de la tarde, concejales, el propio alcalde y los vecinos formaron un elenco de una treintena de actores para interpretar cómo fue ese momento histórico que escribió en una carta de 1526 que recibe el Marqués de Los Vélez. Para esta ocasión contaron con los vecinos de Padules, que ya en 2015 se hermanaron con el municipio velezano, y que también formaron parte de la comitiva renacentista. En total, participaron 80 renacentistas aproximadamente.

En este caso, el Marqués de Los Vélez lo encarna desde hace más de seis años José Martínez, un vecino del municipio que tiene una misión tan importante como es la de trasladar la esencia de la historia de su pueblo.

La Reina recorría el pueblo de Vélez Blanco antes de subir al Castillo y a su llegada el Marqués y Catalina los recibían en la entrada de sus aposentos. También mostraron las bondades de su Patio de Honor y los motivos para ese tipo de construcción.

Ya, después de la recepción de la Reina y que se acomodase, bajaron por las calles más emblemáticas del pueblo y con más historia. Su camino iba dirigido al concierto de la Orquesta Barroca del Festival de Vélez Blanco donde escucharon distintos temas antes de comenzar con la Cena Renacentista.

Por la noche se celebró la Cena Renacentista en el exterior de la Iglesia del Convento de San Luis. El menú intentaba evitar productos que no fueran del propio Renacimiento. Por este motivo, se pudieron degustar una cogollos de lechuga con olivas, brochetas de chorizo y morcilla, otras de pincho moruno, costillas, variedad de fruta y roscos.

Durante toda la cena, los comensales renacentistas disfrutaron del repertorio de La Danserye que ofreció distintas canciones de la época y recorrieron los diferentes lugares donde se encontraban los comensales para que vivieran la música de más cerca. Los vecinos rieron, comentaron, se fijaron en los diferentes trajes que cada año van a más y disfrutaron de una velada que ya es una tradición en el pueblo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios