Entrevista con el delegado de Salud, Juan de la Cruz Belmonte

“En Almería se hacen 1.500 PCR diarias, un 4,6% son positivas y el 90% asintomáticos”

  • El delegado asegura que “el éxito en la provincia ha sido el haber sabido interpretar de forma muy correcta a la población, sus necesidades, y tenemos claros los problemas que podemos encontrarnos”

El delegado de Salud de la Junta de Andalucía en Almería, Juan de la Cruz Belmonte, durante la entrevista con Diario de Almería El delegado de Salud de la Junta de Andalucía en Almería, Juan de la Cruz Belmonte, durante la entrevista con Diario de Almería

El delegado de Salud de la Junta de Andalucía en Almería, Juan de la Cruz Belmonte, durante la entrevista con Diario de Almería / Javier Alonso (Almería)

Aceptó el cargo de delegado territorial de Salud cuando el gobierno de PP tomó posesión en la Junta de Andalucía y desde entonces ha tenido que gestionar importantes crisis, como la actual de la COVID-19 y la Lifteria de la carne mechada, y tomar decisiones para impulsar un sistema sanitario que desde hace años sufría un mal casi vital como es la fuga de profesionales tanto de hospitales como de centros de salud. Es licenciado en Farmacia y amante de la profesión sanitaria por la que ha recorrido miles de kilómetros de la geografía andaluza durante la última década acompañado del actual Consejero de Salud de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre. De la Cruz Belmonte, como él asegura, será uno de los protagonistas el día de mañana en los libros o escritos que se editen sobre esta pandemia, “para lo bueno y para lo malo”. Le ha tocado gestionar uno de los momentos más complicados pero está convencido de que “en Almería y en Andalucía las cosas se han hecho bien, anticipándose a la situación en todo momento”.

–Empecemos por la actualidad. ¿Cómo está la situación en la provincia en cuanto a contagios de coronavirus y hospitalizaciones?

- Ahora mismo nos encontramos dentro de los niveles normales, entre comillas, por población y hospitalización dentro de la pandemia. Y vamos bajando. Al principio de septiembre teníamos 114 hospitalizaciones en los tres hospitales de la provincia y a día de hoy llevamos 47, lo que significa que se ha reducido en más de un 50% en el último mes, desde el 1 de septiembre. Si nos referimos al principio de la pandemia, tuvimos un número de hospitalizaciones prácticamente parecido al pico de septiembre, incluso un poco menor con 96 hospitalizaciones, pero con un número mucho menor de PCR positivas a las que tenemos ahora. La primera parte de la pandemia fue parecida en cuanto al control que se está haciendo ahora. La evolución es prácticamente igual a la anterior, cuando fuimos la segunda provincia con mejores datos de la pandemia. Esperemos que con estos datos y la bajada de hospitalizaciones y contagios podamos igualar a la actuación que hicimos en la primera parte de esta crisis. Al principio de la segunda ola, a mediados de agosto, el incremento de contagios fue causado por el aumento de la movilidad, la relajación en las medidas de control y de aislamiento y de seguridad de las personas, el efecto del importante incremento de población vacacional atraído porque somos un destino seguro sanitariamente, y esto no lo vamos a criminalizar. Al relajarnos todos tuvimos como resultado un nivel de transmisiones muy alto, por lo que se decidió incrementar el número de pruebas PCR porque ya podíamos hacerlas. La Junta de Andalucía tomó la decisión de hacer todas las que fueran posibles para detectar a pacientes COVID positivos asintomáticos, que son los más problemáticos. La ventaja es que antes el COVID positivo sintomático venía al sistema sanitario, ahora el COVID positivo asintomáticos nosotros vamos a por él. Para separarlo, aislarlo y se quede con una inmunidad adquirida para que pueda seguir trabajando pero que no contagie a nadie. Lógicamente hay mucha más movilidad, más relajación y efectivamente hay personas que se ponen malos, pero el tanto por ciento de positivos respecto al de hospitalizados es el más bajo de Andalucía, así como también el número de UCI y las muertes. Para los sanitarios una muerte es un fracaso, pero sí tengo que decir que las muertes que se han producido en Almería son de pacientes pluripatológicos y con una edad muy alta.

El responsable de Salud en Almería interpreta los dos picos de contagios y hospitalizaciones que ha tenido la provincia durante la pandemia de la COVID-19 El responsable de Salud en Almería interpreta los dos picos de contagios y hospitalizaciones que ha tenido la provincia durante la pandemia de la COVID-19

El responsable de Salud en Almería interpreta los dos picos de contagios y hospitalizaciones que ha tenido la provincia durante la pandemia de la COVID-19 / Javier Alonso

–¿Cuántas pruebas PCR se están haciendo al día en Almería?

-Torrecárdenas ahora mismo está realizando unas 650 pruebas PCR diarias, 450 del Poniente y 250 en La Inmaculada. Pero se están haciendo incluso más de estas, sobre unas 1.500 diarias. Estamos en un rango de unos 65 o 70 positivos diarios, lo que supone que de todas las pruebas que se realizan a diario sólo un 4,6% son positivos. Y de éstos un 90% asintomáticos.

–¿Cuántas de ellas a menores?

- Las PCR positivas han bajado desde el principio de la pandemia de una media de 65 años a 32 años a fecha de septiembre. No obstante, ahora que se están realizando muchas pruebas a menores y escolares puede producirse otra bajada de la edad media en los positivos. Según los datos que maneja la Delegación de Educación, el porcentaje de escolares que ha arrojado positivo en COVID-19 es de un 0,30% desde el inicio del curso.

"Los test de antígenos ya han llegado y se empezará a usarlos en cuestión de días, primero en las residencias”

–¿Cuál es la principal preocupación en estos momentos? Me refiero a contagios en colegios, residencias, reuniones familiares, inmigración…

-Ahora mismo, el principal objetivo es los colegios y el inicio de la campaña hortofrutícola. Estamos teniendo reuniones continuamente con los empresarios agrarios para colaborar con ellos en este control y prevención y que estén tranquilos, y que sobre todo, ante la más mínima duda de un posible contagio nos avisen rápidamente para poder ponernos en contacto con los posibles afectados y poder atajar con agilidad la situación. La empresa tiene que seguir su funcionamiento. Almería no puede parar su principal recurso económico, a parte del turismo, como es la agricultura. Todas las empresas tienen su propia prevención de riesgos laborales y tiene su protocolo de actuación ante un posible caso de COVID-19. Ellos tienen contacto directo con el centro de epidemiología de su zona de influencia, por lo que ante la más mínima duda se ponen en contacto y se inicia el rastreo. La prevención de riesgos laborales y la empresa hace su estudio de contactos en el ámbito laboral y epidemiología se encarga de analizar a los contactos familiares de ese positivo. Se realiza un trabajo en conjunto. Es mejor consensuar todo entre la empresa y Salud, para ir todos en la misma dirección.

–En cuestión de días empieza la vacunación de la gripe. ¿Cuándo se prevén las primeras gripes?

- A principios de octubre, efectivamente, empieza una campaña masiva de vacunación de la gripe a la que invitamos a toda la población de riesgo a que se vacune. No vamos a escatimar en esfuerzos y llevaremos a cabo la misma actuación pionera que se puso en marcha el año pasado que fue salir a la calle a buscar e informar a los ciudadanos. Las personas tienen que confiar en que es muy importante vacunarse para poder aislar los síntomas de COVID de la gripe, que son muy parecidos. Una persona que esté vacunada se podrá segmentar ante cualquier sospecha. Además, es muy importante para no sobrecargar el sistema en el periodo de alta frecuentación. Esta iniciativa de vacunar a las personas en la calle, en ciertos puntos que se establecieron en la provincia, supuso un incremento muy importante de personas vacunadas, antes casi no llegaban al 50% y el año pasado llegamos casi al 60%. Los ciudadanos podrán vacunarse en estos puestos en la calle sin necesidad de cita previa o sin necesidad de ir al centro de salud. Los primeros datos epidemiológicos de la gripe normalmente empiezan a mediados o finales de noviembre. Este año esperemos tener un invierno no demasiado frío y de esta forma tener una incidencia de gripe baja. Pero además tenemos en positivo la utilización masiva de las mascarillas, que va a ayudar a prevenir el contagio de los virus. Las mascarillas permitirá reducir la incidencia del coronavirus, de la gripe y del resto de enfermedades respiratorias.

–¿Cómo está preparado nuestro sistema sanitario, hospitales y centros de salud para afrontar el invierno de gripes, bronquitis, bronquiolitis, COVID-19 y el resto de enfermedades respiratorias de esta época de otoño-invierno?

- A nivel hospitalario está bastante bien. La preocupación está en Atención Primaria, donde es necesario incrementar los esfuerzos. Veníamos ya de un déficit histórico de profesionales sanitarios. El año pasado ya se contrató a mucho más personal y este año también, en una época en la que no teníamos COVID-19. Es evidente la necesidad que ahora se plantea de personal en los centros de salud y la estrategia de la Consejería es contratar a más rastreadores, que no sean médicos ni enfermeros, para que esos profesionales puedan ser derivados a la actividad asistencial. Hay que tener en cuenta que en Andalucía médicos y enfermeros, sobre todo los enfermeros, se encargan del control de las residencias, de los colegios como referentes COVID, de las pruebas PCR que se le realizan a los inmigrantes... Esto significa que se están haciendo una serie de exigencias a la Atención Primaria cuyo trabajo no se nota pese al incremento de personal.

"Poniente era la zona más preocupante por la presión asistencial pero la tasa de contagios está disminuyendo mucho”

–Hablando de centros sanitarios, ¿por qué aún sigue los centros de salud el sistema de teleconsultas, es decir consultas telefónicas, cuando sin embargo otros sectores de la sociedad han vuelto al trabajo presencial en estos seis meses ya de pandemia?

- Esto es un nuevo sistema. El nuevo modelo del Gobierno andaluz en la sanidad andaluza es que las consultas que no sean necesariamente presenciales se puedan solucionar por medios telemáticos o telefónicos. Lo que no queremos es ver los centros de salud y los consultorios llenos de personas que van a hablar y a consultar cosas. Cuando no sea una consulta asistencial como es el caso de una receta o un parte de baja por ejemplo, cuando no se tiene por qué ir al centro de salud, lo que pretendemos es precisamente evitar ese desplazamiento. Estamos en una época de pandemia y el centro de salud es un nido con más capacidad de que los pacientes se contagie. Además la idea es liberar esas consultas que no son necesariamente asistenciales para que los médicos y los enfermeros tengan más tiempo para atender a los pacientes. El año pasado se creó el Plan Integral de Atención Primaria por el cual se incrementó a diez minutos el tiempo de atención a los pacientes en las consultas, además de un incremento importante de profesionales sanitarios. Se crearon agendas específicas para médicos y enfermeros y empezó a funcionar muy bien. Pero llegó el COVID y ese programa se nos ha venido abajo. Cuando pase esta crisis del coronavirus volverá a funcionar. Los centros de salud están abiertos pero es una forma distinta de entender el centro de salud, incluso se ha incrementado respecto al año pasado la actividad asistencial presencial en Andalucía. No se pueden abrir consultorios por las tardes si no hay un doble circuito de seguridad porque se pueden producir contagios. A partir del 1 de octubre, lo que se va a hacer es atender a todo el mundo que tenga una enfermedad, gracias al aumento del personal y gracias al aumento de las agendas de Salud Responde.                                     

De la Cruz Belmonte asegura que en Almería las cosas se han sabido gestionar bien De la Cruz Belmonte asegura que en Almería las cosas se han sabido gestionar bien

De la Cruz Belmonte asegura que en Almería las cosas se han sabido gestionar bien / Javier Alonso (Almería)

–¿Podrían los centros de salud, que son los más cercanos al ciudadano, hacer también pruebas PCR diarias para llegar a un mayor número de personas en esos cribados que se están llevando a cabo y en muchas ocasiones en la calle, como es el caso de El Ejido?

- En los centros de salud hay PCR y se hacen, aunque normalmente se centraliza todo en los punto auto-COVID. Con los nuevos test de antígenos lo que se pretende es realizar las pruebas de forma inmediata. Primero se realizarán en las residencias y en el momento en que sigamos teniendo más se realizarán en centros de salud y también destinados a personal prioritario, como son los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, entre otros. Los primeros test ya han llegado y se empezarán a realizar en cuestión de una semana a los principales grupos de riesgo.

–Prácticamente todos los sanitarios se quejan de la falta de personal. ¿Por qué no se ataja esta situación que es ya histórica?

- Te puedo decir que ahora mismo no encontramos ni a médicos ni a enfermeros en bolsa. Y estamos dando contratos a largo plazo y aumentando las retribuciones de forma exponencial. El presupuesto desde 2018 se ha incrementado en 3.000 millones más, sobre todo para personal, porque nos hemos dado cuenta de que las fugas de batas era necesario atajarla cuanto antes. Nuestra prioridad máxima ahora es volver a recuperar a los profesionales y para ello hemos invertido más dinero para que esos sueldos se recuperen y la estancia en Almería o en Andalucía sea mucho más atractiva. Nos faltan muchos profesionales. Para el consejero, que es médico y sabe bien lo que es sufrir la falta de personal, su máxima prioridad es el incremento de personal y recuperar a los sanitarios que se han ido de nuestra comunidad. El incremento de personal va a depender de cómo evolucione la pandemia en Andalucía. Las carencias de personal en la sanidad van a ser cada vez más grandes, dado que las necesidades son cada vez mayores. Las características de las patologías son cada vez más complejas. Quizá la principal carencia de personal está hoy en día en enfermería, que es una pata importantísima del sistema sanitario, pero también en las plantillas de médicos, de auxiliares…

"El peor momento de la pandemia ha sido a final de agosto con el incremento de contagios y hospitalizaciones”

–¿Cómo han sido estos seis meses al frente de la Delegación para gestionar una crisis sanitaria sin precedentes en la historia moderna? Sin lugar a dudas ha sido su Consejería, su Delegación, la que ha tenido la mayor presión.

- Es una época complicada pero interesante. Un reto. Antes que la COVID-19 ya tuvimos que enfrentarnos a la crisis de la Difteria de la carne mechada. En Almería afortunadamente no hubo ningún caso, la carne contaminada la localizamos rápidamente y la retiramos del mercado sin que llegara a provocar ninguna enfermedad. Después se pusieron en marcha las nuevas medidas en Atención Primaria y los profesionales sanitarios estaban muy contentos. Y ya a principios de enero empezamos a tener reuniones para hacer planes ante la aparición del coronavirus. A partir de ese momento, te puedo decir que no hemos parado ni un solo día. Doy las gracias a la delegada del Gobierno, Maribel Sánchez, que ha estado al pie del cañón igual que yo. Me parece una época interesante y un reto. Cuando mis hijos me pregunta qué va a quedar de esto siempre les digo lo mismo: Cuando alguien escriba un libro sobre la pandemia, para lo bueno o para lo malo, siempre apareceré yo. Yo creo que se está gestionando bien y gracias a los profesionales por su implicación, y a los almerienses por su comportamiento. Estoy cansado; sólo tuve descanso el día de mi cumpleaños, el 20 de agosto, pero incluso ese día también estuve al teléfono solucionando problemas. Pero estoy ilusionado.

–¿Cuál ha sido el peor momento en este tiempo?

- Sin duda a finales de agosto y principios de septiembre, cuando veíamos que la curva se empezaba a disparar hacia arriba, los hospitales empezaban a tener más presión, en las UCI…, pero se tomaron medidas fuertes como por ejemplo el cierre de los locales de ocio nocturno o la suspensión de conciertos. Son medidas que no fueron fáciles, pero se adoptaron de forma contundente y el resultado es el que tenemos hoy. Siempre se quiere la inmediatez pero el resultado no se ve hasta dentro de 15 días como mínimo. Otras regiones no actuaron de la misma forma o llegaron tarde en esa actuación y la situación es bien distinta respecto a Almería.

–¿Llegó a tener miedo de un índice muy elevado de muertes en Almería o la presión hospitalaria que se vio por ejemplo en Madrid o Barcelona?

- No, gracias a Dios no. Hay que tener en cuenta que ahora mismo la ocupación de las UCI es de 11 personas y tenemos en la provincia capacidad para unas 42 pacientes que precisen Cuidados Intensivos pero incluso se puede incrementar hasta los 102 si se activa la REA y todos los espacios que podrían adaptarse ante un incremento del COVID mucho mayor. Estamos al 50% de la capacidad. Yo sabía que si llegábamos al límite podríamos ampliar activando otra serie de medidas. Esto no quita que haya podido pasar noches sin dormir, que las ha habido. Y cómo no, por la preocupación con los contagios en las residencias de mayores, cuyo origen ha estado en la relajación de la sociedad en cuanto a las medidas de seguridad y prevención, porque el virus ha entrado por ahí. Hoy precisamente he hablado con el Hospital de Poniente, que era donde más preocupación teníamos, y el gerente me ha confirmado que la presión asistencial se ha relajado de forma considerable.

–Actualmente Poniente es la zona más caliente en cuanto a hospitalizaciones y número de contagios de la COVID-19?

- La zona del Poniente es preocupante pero gracias a las actuaciones que se están llevando a cabo en colaboración con los ayuntamientos la tasa de incidencia de contagios está disminuyendo mucho.

"Cada día sabemos más de este nuevo virus, lo que nos permite depurar los fallos que hayamos podido tener”

–Haga autocrítica. ¿Cree que las cosas se han hecho bien o se podían haber evitado males?

- Nosotros estamos actuando bajo los protocolos que envía Salud Pública y el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Esta enfermedad es nueva y al principio se pudieron cometer fallos porque no conocíamos al coronavirus ni su comportamiento. Ahora cada día sabemos más. Claro que se han cometido fallos, todos los hemos cometido, pero esos fallos se están depurando. En Almería, sin ir más lejos, los datos están ahí. Aquí hemos sabido interpretar de una forma muy correcta a nuestra población, sus necesidades y sus problemas. Y creo que tenemos claros también los problemas que nos vamos a encontrar. Como he dicho antes, la agricultura es un sector en el que debemos presionar en el control y seguridad para que siga actuando como lo ha hecho hasta ahora, de forma ejemplar. Los colegios no me preocupan, van a existir positivos, como nos podemos contaminar cualquiera en cualquier momento porque el virus existe, pero no son presión hospitalaria y los escolares lo van a pasar en su casa con síntomas leves, como una gripe. Si no hay ningún factor externo que nos pueda cambiar, como por ejemplo una mutación del virus que pueda aumentar el número de pacientes que precisen ingresos y con ello aumente la presión hospitalaria, entonces nos preocuparíamos. Lo que preocupa es la cifra alta de hospitalización, no el incremento de positivos.

–¿Cómo cree que acabará esta historia? ¿Por qué acabará no?

- Esta historia va a acabar. Lo que tenemos que pensar es que es una enfermedad que ha venido para quedarse. En el momento en que exista una vacuna, vacunaremos a las personas más sensibles. Pasaremos el coronavirus como pasaremos la gripe u otras enfermedades, pero lo importante es que nuestro sistema sanitario esté fuerte.

–¿Cuál es su prioridad en estos momentos?

- Los profesionales sanitarios. Hay que compensarles por lo que han hecho y por lo que siguen haciendo en estos momentos. Hay que pagarles mejor, tratarlos mejor…, y de esta forma no solo vamos a recuperar los que se han ido, la denominada fuga de batas blancas, sino que además vamos a importar de otras comunidades autónomas y posiblemente de otros países.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios