Entrevista a Ramón Fernández-Pacheco Monterreal

"Almería no se merece este trato, aún no he podido reunirme con nadie del Gobierno"

  • El alcalde lamenta muchísimo la situación: "En esta legislatura nadie se ha puesto al teléfono y nadie ha contestado a mis cartas”. Cumple cinco años como regidor el próximo mes y ya tiene claro que “sea cual sea mi vida en el futuro, la mejor herencia que voy a dejar es mi paso por la Alcadía”

"Almería no se merece este trato, en esta legislatura todavía no he podido reunirme con nadie del Gobierno" "Almería no se merece este trato, en esta legislatura todavía no he podido reunirme con nadie del Gobierno"

"Almería no se merece este trato, en esta legislatura todavía no he podido reunirme con nadie del Gobierno" / Rafael González

El próximo mes alcanzará los cinco años como alcalde de Almería, un sueño cumplido para un joven instalado todavía en la treintena y una responsabilidad mayor si cabe en estos tiempos de conmoción y pandemia. Desde su despacho y con mascarilla y la pertinente distancia de seguridad, Ramón Fernández-Pacheco Monterreal hace balance de su etapa con el bastón de mando y desgrana los retos futuros de la ciudad que desgraciadamente siguen siendo prácticamente los mismos que cuando se afilió al PP en el año 2002 salvo contadas excepciones. Para un nieto y bisnieto de alcaldes la política no es una oportunidad profesional, es casi una tradición familiar que corre por sus venas, una vocación de servicio público que le impide sentarse en el Preventorio cada día sólo para cubrir el expediente. Quiere transformar su tierra y sabe que tendrá que tocar a muchas puertas lejos de casa, a la mayoría por segunda y tercera vez, si pretende desbloquear las grandes infraestructuras que merece la capital de los almerienses.

– ¿Por qué cree que está criticando la oposición en bloque la decisión del equipo de gobierno de aumentar la producción de agua desalada y actualizar la tarifa?

- Estamos asistiendo a un espectáculo de demagogia sin precedentes en nuestra ciudad. No recuerdo nunca que se haya utilizado una mentira repetida tantas veces con el único objetivo de hacerle daño al equipo de gobierno y más en esta situación tan complicada en la que todos nos debemos exigir un plus de responsabilidad. La verdad en este tema del agua es que Almería es una tierra desértica y los recursos hídricos cada vez son más escasos y como todo el mundo sabe la ciudad tiene dos fuentes de las que se suministra el agua. Una es la desaladora de la que solamente llega a una parte porque no existe la conexión ascendente desde la Pipa a los depósitos de San Cristóbal y la otra son los pozos de Bernal en el Poniente. El Ayuntamiento es responsable desde el punto de vista ambiental y tenemos el objetivo de aportar agua de calidad a toda nuestra ciudad que ahora mismo no la tiene. Esa aspiración había sido imposible en anteriores corporaciones porque la tubería que tiene que conectar ambos depósitos no existe y aquellos que dicen que lo tendríamos que haber hecho antes se olvidan de que esa infraestructura cuesta más de 20 millones. Y es en este momento cuando se puede porque la Junta se ha comprometido y ha firmado un convenio por el que se hará cargo de esa inversión. Esa tubería, a la que se suma la red de saneamiento en la Almadraba de Monteleva y ampliación de la depuradora de Cabo de Gata, nos va a permitir llevar agua a toda la ciudad mucho más sostenible desde el punto de vista ecológico y de mayor calidad que la de unos pozos que todos sabemos que se están salinizando y por los que venimos pagando sanciones millonarias a la Junta Central de Usuarios.

- Pero habrá subida de factura que es lo que cuestionan. 

- Por responsabilidad social y ambiental nos embarcamos en el proyecto de subir la aportación de agua desalada y bajar la de los acuíferos para que se regeneren y no se sequen como garantía de futuro. La desaladora produce sólo a un 20% del caudal que tiene autorizado. Y el agua desalada es más cara que la de los pozos. Siendo la única capital de Andalucía que tiene desaladora, Almería ofrece el segundo abastecimiento más barato de la comunidad porque hacemos un esfuerzo municipal para no repercutir el coste a la ciudad. Pero tal y como está configurada la normativa, la única manera que tenemos de hacer frente a ese incremento de agua desalada es vía ordenanza (incremento tarifa). No podemos abonar dinero directamente a la desaladora. Por eso en el mismo pleno que se llevó la actualización de la tarifa recordamos que en estos momentos tan duros y difíciles por los que estamos pasando no se iba repercutir el importe de la subida a los almerienses. Nos vamos a hacer cargo del mismo modo que se subvenciona el transporte público, el deporte o la cultura. Los almerienses pagamos impuestos para que la ciudad ayude subvencionando determinados servicios públicos como el agua. Y esa subvención está cerrada hasta el año 2022, por lo que todos aquellos que dicen que en el peor momento de la pandemia el Ayuntamiento va a subir el agua un 20% están mintiendo y lo saben. Se aprobó que hasta dentro de dos años no se iba a repercutir ni un solo céntimo y cuando llegue ese momento analizaremos qué hacemos con ese incremento de la tarifa. Si alguien detecta que se le ha subido lo más mínimo el precio del agua que lo denuncie porque ya les garantizo que no va a pasar. ¿Cómo vamos a subir el agua en la pandemia si estamos bajando impuestos y aplicando bonificaciones a todo el mundo? Me da mucha pena que haya quien utilice este tema para intentar menoscabar la imagen del equipo de gobierno.

– Mientras llega la peatonalización el Paseo se muere por la fuga de franquicias. ¿Volverá a latir pronto el corazón de la ciudad?

-Cuando me presenté a las municipales asumí un compromiso con los almerienses, refrendado por la mayoría de ciudadanos, para afrontar los grandes proyectos que tenía la ciudad parados desde hace tiempo. Y uno de ellos era el de la mejora de la movilidad y el diseño de la trama urbana del centro de la ciudad como punto neurálgico de la vida social, comercial y cultural de Almería. Y es lo que estamos haciendo. Sacamos un concurso internacional para la redacción de proyectos para el Paseo y su entorno y la primera reunión del jurado ha sido esta semana y tenemos sobre la mesa diez propuestas. Ya las abrimos y estoy esperanzado en que alcancemos un proyecto que sea bueno, moderno, diferente y que aporte ese plus que necesita el centro de la ciudad para volver a ser foco de atracción de empresas y vecinos. Es importante que haya comercio y hostelería, pero también que vengan más vecinos. Esos modelos de éxito se han dado ya en otras ciudades y Almería tiene que recorrer el mismo camino que las demás. Todos los proyectos apuestan por modelos en los que el peatón tiene más protagonismo que el coche, se potencia el transporte público, con espacios más amables para el paseo... Si todo va bien y cumplimos plazos tanto los redactores como los futuros adjudicatarios como nosotros, a lo largo de los próximos meses se podrá hacer la adjudicación para que en primavera podamos tener proyecto definitivo para licitar la obra.

El alcalde durante la entrevista en su despacho en el Preventorio El alcalde durante la entrevista en su despacho en el Preventorio

El alcalde durante la entrevista en su despacho en el Preventorio / Rafael González

- ¿Estará terminado el nuevo proyecto en esta legislatura?

- En teoría tiene que estarlo, pero es un proyecto muy sensible, que afecta a mucha gente y no hay que tener prisa. Tengo mucho interés en que sea un proceso participativo y participado por los agentes sociales. De ahí que sin precedentes en el jurado haya un representante de comerciantes y hosteleros cuyo voto tiene la misma validez que la de un técnico municipal. Quiero que ese proyecto lo hagamos entre todos, las decisiones las iremos tomando juntos. Confío en que dará tiempo a culminarlo en esta corporación y tenemos recursos para afrontar una obra así. Y mientras echa a andar hemos adelantado las soluciones de movilidad como aumentar transporte público y restringir el tráfico de vehículos particulares por el Paseo que se había convertido en autovía o aparcamiento. Todo eso había que ordenarlo teniendo en cuenta que los residentes y los comerciantes y la carga y descarga tienen sus necesidades, pero que lo más importante es llenar el Paseo de gente.

– ¿Llegará a Navidad el carril navideño de ‘Frozen’ del Paseo?

- Nosotros avanzamos esa solución a la movilidad con una media provisional que fue pintar en el suelo una superficie que desde el principio he dicho que creo que no hemos sabido explicar bien. No se ha entendido que ha hecho el Ayuntamiento allí y he pedido disculpas mediante una carta que envié a todos los vecinos, comerciantes y hosteleros de la zona. Y les expliqué que en absoluto esa era la solución definitiva del Paseo. No nos podemos tirar media vida hablando del Paseo y que la solución sea pintar unas estrellas en el suelo. Ahora bien, es una solución que sólo tiene que ver con la movilidad y hemos conseguido demostrar que se puede restringir el tráfico en el Paseo sin que suponga un colapso en otras zonas. Ni atascos en Puerta Purchena, ni Plaza San Sebastián, ni en Obispo Orberá... Queríamos testar si esa solución por la que apostaba el proyecto de dejar el Paseo solo para transporte público y el mínimo de coches siendo la mayoría peatonal es posible y no suponía ningún problema. El tiempo que va a seguir es una decisión que vamos a tomar con los comerciantes y hosteleros porque la prueba ha terminado y sabemos que el tráfico funciona y que el día que levantemos un ladrillo no va a haber un caos inasumible en la ciudad. Así como está ya te digo yo que no se va a quedar.

– El entorno de la Alcazaba está experimentando un cambio radical en su fisonomía con los nuevos viales, el futuro parque de la Hoya y el Mesón Gitano. ¿Cuándo será una realidad?

- Almería ha recorrido mucho a lo largo de los últimos años y también tenemos que ser autocríticos y saber lo que mejorar. Y esta ciudad tiene mucho que mejorar en promoción y ser un centro turístico de primer nivel cuando pase la pandemia. Tenemos que conseguir que los turistas no se vayan solo al sol y playa de los municipios costeros y que vengan a la ciudad y para eso el patrimonio juega un papel fundamental. La ciudad ha vivido demasiados tiempo de espaldas a su propia realidad, de espaldas al mar, de ahí la necesidad del puerto-ciudad, y de espaldas a la Alcazaba y el entorno patrimonial más importante que tiene Almería. Y nos hemos puesto manos a la obra en esa zona con la terminación de la calle Pósito que ha mejorado la movilidad y la que conecta el Barranco de la Hoya con la subida a la Alcazaba. Es una de las cirugías más importantes en décadas porque hace dos años era un basurero y ahora es un paseo con árboles al que van cada día más ciudadanos. Acabamos de adjudicar las obras para mejorar el Cerro de San Cristóbal y están redactando el proyecto del parque de la Hoya en el que la ciudad va a invertir más de dos millones de euros para que toda esa extensión tan grande de terreno, que está en un lugar mágico con la Alcazaba, el Sagrado Corazón y las Murallas de Jairán, deje de ser lo que es ahora y se convierta en un parque periurbano de esparcimiento para los almerienses unido a la finalización de la Plaza Vieja, ojalá dentro de muy poco, pondrá en valor la zona de mayor valor patrimonial de la ciudad que ha estado muy olvidada. Y luego tenemos el Mesón Gitano que está con la musealización y esperemos que pueda abrir pronto sus puertas como centro de interpretación de primer nivel.  

- ¿Habrá ficus en la Plaza Vieja?

- Ya estamos trabajando en un plan B para modificar los plazos del proyecto de Plaza Vieja. Quiero dejar claro que las medidas cautelares del TSJA no son ni condena ni sentencia, lo que dice el juez es que necesita tiempo para tomar una decisión sobre árboles de la Plaza Vieja. La única condena es la que tienen los almerienses con el PSOE desde hace muchos años.

- Lleva ya unas cuantas cartas a Fomento, pero no hay respuesta...

- Lamento muchísimo la situación que estamos viviendo con el Gobierno de España. Y mira que yo con el subdelegado tengo una relación estupenda y hablamos a menudo, pero no se traduce en otras escalas porque he solicitado reuniones a determinados ministerios y no es que no las concedan y es que ni siquiera nos contestan. Y quiero tener esos encuentros porque los almerienses nos merecemos saber cómo van los proyectos que afectan a su ciudad. Hoy en día asistimos perplejos a una situación insólita porque nos enteramos de las novedades por la prensa. La base de una relación institucional no puede ser así. En proyectos como el de la sociedad Almería Alta Velocidad somos socios y no la convocan para no informar de la evolución. ¿Es lógico que el alcalde de Almería no sepa qué estado se encuentran el trabajo de ADIF con la obra más importante que va a tener la ciudad que es el soterramiento del AVE? No puede serlo. Y lo mismo pasa con Costas porque no sabemos que sucede con el Paseo Marítimo que lleva tantos meses parado y era una prioridad del Ministerio. Y pasa lo mismo con la playa de El Toyo y hace ya tiempo nos habían dicho que tenían el proyecto prácticamente listo. Pero no hemos vuelto a saber nada porque en esta legislatura no he podido reunirme con nadie del Gobierno, nadie se ha puesto al teléfono, nadie ha contestado a mis cartas. 

– Pues la estación estará rehabilitada en breve, a ver si la inauguran sin invitar al alcalde.

El tema de la estación es paradigmático de lo que estoy contando. Yo he estado abrazando la estación porque es el edificio más bonito de Almería y gobernaba mi partido. Y no sólo fui a las concentraciones, es que la megafonía y escenario de ese acto los pagó el Ayuntamiento contra un Gobierno del PP. Y después de conseguir que con cargo al 1,5% cultural el Ministerio se hiciera cargo de su rehabilitación y después de contar con un compromiso explícito del ministro de ceder la estación a la ciudad para que decidiéramos que uso público le íbamos a dar hemos pasado a esta situación por la que no se nos informa de nada, se paralizan las obras, se retoman, se realizan visitas sin invitarnos y nos enteramos por los medios... ¿Cuáles son los planes de ADIF con la estación? Si van a terminar la obra a finales de año ya deben saber qué van a hacer y dudo mucho que la quieran ceder a la ciudad porque a falta de dos meses nos lo habrían dicho. ¿La van a concesionar? ¿Será uso público?

- ¿Quiere realmente el Ayuntamiento de Almería darle uso a la estación?- Por supuesto que me gustaría que la ciudad lidere el proyecto, pero si ADIF plantea uno de uso público de la estación beneficioso para todos y sostenible socialmente pues me parecerá estupendo, no tengo afán de protagonismo por poner mi nombre en la futura placa, lo que no queremos es que se termine la rehabilitación y se cierre. Lo lógico, después de todo lo que hemos recorrido, es que Almería pueda disfrutarla porque no nos merecemos este trato. Ha sido un logro ciudadano, como le he dicho en ocasiones a la Mesa del Ferrocarril, sois los culpables en gran medida de que estemos donde estemos porque le pusisteis las pilas a todas las administraciones.

– ¿Y cuándo echará a andar el Puerto-Ciudad?- El Puerto-Ciudad es una de mis obsesiones como alcalde porque creo mucho en la potencialidad de ese proyecto para el futuro de Almería. Y ya han ocurrido cosas importantes. Ya tenemos obras licitadas como la del frente litoral. Y el Ayuntamiento ha solicitado la concesión de los terrenos y en unos meses tendremos el proyecto y podremos licitar la obra para empezar a lo largo del próximo año, pero nos falta conseguir la financiación y ahí es donde tiene que entrar la Junta de Andalucía. Es un proyecto lo suficientemente importante como para que se impliquen todas las administraciones. La pandemia nos hará recalcular presupuestos e inversiones, pero no voy a perder la ilusión de que en esta corporación podamos empezar a concretar las obras. Que los almerienses dejemos de hablar y podamos ya tocar las obras.

Fernández-Pachecho en los jardines del Preventorio a escasos metros de la antigua estación de tren Fernández-Pachecho en los jardines del Preventorio a escasos metros de la antigua estación de tren

Fernández-Pachecho en los jardines del Preventorio a escasos metros de la antigua estación de tren / Rafael González

– ¿Qué grandes proyectos se sacrificarán por la pandemia?

- Nosotros trabajamos a largo plazo con las previsiones económicas y estoy en el grupo de alcaldes que reivindica al Gobierno que nos ayude en esta situación tan complicada. La ciudad de Almería ha hecho frente a infinidad de gastos que no teníamos contemplados, pero que yo entendí en su momento que eran prioritarios porque nada es más importante que la salud de los almerienses. Y nosotros estamos haciendo un desembolso considerable en asuntos sociales con ayudas a disposición de los más necesitados, de un segundo albergue para las personas sin hogar, un millón de euros para paliar las pérdidas del comercio de la ciudad, estamos haciendo desinfecciones diarias que no son nada baratas por todos los colegios, centros sanitarios y cada tarde lo hacemos con el hospital de Torrecárdenas y su entorno, las residencias de ancianos públicas y privas y todo eso ha supuesto un agujero económico que no teníamos previsto y hemos podido redirigir gastos de la suspensión de una serie eventos. Ahora lo primero es salir de esta situación desde el punto de vista sanitario, social y económico, pero de cara al futuro no renuncio a que los grandes proyectos se hagan realidad y para eso los ayuntamientos nos merecemos una financiación justa.

- Está siendo muy crítico con el Gobierno en los últimos meses con los problemas de financiación municipal. ¿Tendrá final feliz el culebrón del superávit?

- Si el Gobierno le ha dado 16.000 millones a las comunidades autónomas, me pregunto por qué a los ayuntamientos nos ha dado cero. Es que la ciudad de Almería de la Junta ha recibido poco dinero, pero es que ni un céntimo del Gobierno de España. Hemos tenido esta semana reunión de la junta de gobierno de la FEMP y ya empezamos a hablar en términos en los que quizá podamos llegar a un acuerdo porque necesitamos usar el superávit y los remanentes. El Ayuntamiento tiene millones en el banco que no puede gastar porque la ley se lo impide y yo quiero que todo ese dinero se destine a los gastos extra que el COVID nos está ocasionando. No quiero el superávit para hacer obras sino para las inversiones que requiere la lucha contra la pandemia. Y que el presupuesto se pueda dedicar a las inversiones que teníamos previstas porque son fundamentales para crear puestos de trabajo y dinamizar la economía de la ciudad.

–Conforme avanza la legislatura le salen más ‘novias’ para sacar adelante los presupuestos. ¿El nuevo concejal del grupo no adscrito facilita aún más el acuerdo?

- El equipo de gobierno no ha cambiado un ápice su posición. Nosotros seguimos siendo los mismos 13 concejales que hace un año y nos sigue faltando un voto para la mayoría absoluta. Siempre he defendido que los acuerdos más sólidos son los que tienen una base más grande y respaldo. En la investidura nos faltaba ese mismo voto y trabajamos muy duro para que fueran cuatro. Creo que estamos en una situación tan especial en la que tenemos que aparcar determinadas inercias de la política y centrarnos en lo importante, en lo que nos une y necesita la ciudad. A nosotros nos gustaría que el presupuesto saliera adelante con el mayor consenso posible y desde luego vamos a hablar con todo el mundo. Si alguien que por la decisión de un concejal de pasarse a los no adscritos ha decidido convertirse en oposición dura en vez de ser constructivo formará parte del ámbito de su decisión y responsabilidad.

- Lanzaron un primer paquete de medidas para paliar la policrisis del coronavirus, ¿tienen previsto más líneas de ayuda?

- Lo primero que hicimos fue en el confinamiento posponer todos los pagos que correspondían en primavera, condonamos también el pago de tasas de ocupación de la vía pública porque estaban cerrados los negocios, hemos rebajado a la mitad la tasa de basura al sector turístico y de la restauración hasta el año 2021, hemos puesto a disposición de los comercios en convocatoria pública un millón de euros y ya están cobrando, algunos cerca de mil euros, y seguimos buscando fórmulas. Hemos anunciado un 30% de rebaja de tasa de los mercadillos porque también lo están pasando mal y vamos a seguir. Tenemos un diálogo constante y nos va a permitir lanzar en breve un nuevo paquete de medidas fiscales y de apoyo al consumo en el que estamos trabajando. El modelo político que tenemos desde que soy alcalde para tomar decisiones consiste en ir al lado de la gente, ni por delante diciéndole por donde tiene que ir Almería ni esperando a ver cómo respira el Twitter.

- ¿En qué se ha beneficiado esta ciudad de la presidencia de Moreno?

- La llegada del PP a la presidencia de la Junta ha supuesto un antes y un después en cuanto a las relaciones con la ciudad. Hace unos días anunciaban que van invertir más de 24 millones en infraestructuras hídricas en nuestro término municipal y no recuerdo en la historia un hito así. Pero es que, además, determinados temas de los que tanto se han hablado ya son una realidad. La Casa del Mar está a punto de concluir, el Materno Infantil funcionando, la Alcazaba deja de ser un fortín inexpugnable y antes de la pandemia se abrió para que los almerienses celebren eventos, la conexión con la A-7 marcha a buen ritmo y el proyecto se aprobará pronto y existe buen talante y predisposición para que entren a financiar el Puerto-Ciudad. Creo que la clave es el diálogo y es lo que reclamo al Gobierno. Por este despacho ha pasado la práctica totalidad del consejo de gobierno actual de la Junta empezando por su presidente que ha venido un par de veces en el último año y eso es bueno para la ciudad porque el alcalde tiene la posibilidad de transmitirle las necesidades de Almería para que sean escuchadas y atendidas.

- Gabriel Amat propició el relevo en la Diputación y pronto lo hará en el partido. ¿Qué papel jugará Ramón Fernández-Pacheco en esa sucesión?

- Soy el alcalde de Almería por encima de cualquier otra cosa en el plano profesional. Y teniendo en cuenta siempre que esta ciudad es mi única obsesión estaré donde me diga mi partido. Hasta ahora no tengo un papel relevante en el organigrama del PP y tampoco lo necesito. Me siento querido y escuchado en mi partido y bien considerado tanto a nivel provincial como a nivel regional en el que soy presidente del consejo de alcaldes. Con la sede de Génova hablo prácticamente todas las semanas, sobre todo ahora con el trabajo que estamos haciendo en la FEMP. No tengo ambición de aspirar a más cargos como presidir un partido. Hay gente que lo puede hacer muy bien y está en sitios más lógicos para acceder a ese puesto. Estoy en un proyecto que me ilusiona una barbaridad, me levanto y vengo al Ayuntamiento feliz todas las mañanas porque me siento afortunado y me gusta lo que hago.

- El mes que viene cumple cinco años como alcalde. ¿Qué destacaría de esta etapa?

- Han sido cinco años muy poco normales, primero por la llegada a la Alcaldía meses después de las elecciones municipales cuando Luis Rogelio decidió irse al Senado y darme el testigo. Ya veníamos de una investidura muy complicada. Han sido años en los que he aprendido muchísimo de gente maravillosa y lo más importante que me llevo es que he conocido mucho mejor mi ciudad y a los almerienses de todos los barrios y condiciones. Eso es una riqueza personal a la que se puede llegar de muy pocas maneras como siendo alcalde. Creo que los compromisos que he ido adquiriendo con los almerienses se han ido cumpliendo. Y hemos tenido momentos difíciles como el año pasado con la DANA, el episodio más duro que he vivido por la persona que falleció, ver lo que supuso para los agricultores, el drama de las personas atrapadas en el camping de Cabo de Gata y a los vecinos de algunos barrios con las casas anegadas, es la peor experiencia que he vivido. El COVID este año ha sido duro, un reto en cuanto a la gestión, pero estoy rodeado de profesionales que comparten mi cariño por la ciudad y creen en el proyecto. Tengo intactas las ganas y la ilusión de seguir afrontando proyectos para Almería. Sé que no voy a ser alcalde toda la vida, de hecho no aspiro a ser longevo en el cargo, pero los años que esté lo voy a disfrutar porque me gusta mucho y voy a darlo todo. Sea cual sea mi vida en el futuro, ya sea como abogado o en política, la mejor herencia que voy a dejar será mi paso por la Alcaldía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios