Voleibol

Viciana espera espectáculo entre Unicaja y Teruel

  • El colocador almeriense recuerda que el partido de este domingo “no es trascendental, sí importante, pero sin decidir nada, y sobre todo de nivel y bonito para comprobar realmente en qué nivel está cada uno”

Viciana, en un entrenamiento. Viciana, en un entrenamiento.

Viciana, en un entrenamiento.

El choque es primero contra segundo, el invicto ante el que solo ha perdido una vez… ante el invicto, por lo que el atractivo es innegable. Eso sí, mucho más allá de la rivalidad natural entre los dos grandes adversarios de la última década está la mente fría, y lo que hay detrás es la Copa. Víctor Viciana tiene claro su análisis de este Teruel – Unicaja que se avecina: “No lo veo un partido trascendental, es un partido importante, evidentemente de los más hasta ahora, hay que tenerlo en mente esta semana y cuando llegue el momento ponerla en la Copa del Rey, pero tampoco es un partido en el que se decida nada, así que ante todo va a ser bonito, de nivel, en Teruel, que siempre gusta jugar por la gente, por el ambiente”.

Claro está, hay que sacarle el máximo provecho posible, y algo que interesa medir es que “se verá realmente en qué nivel estamos cada uno”, considera antes de dar la clave de que “va a ser una previa”. Viciana es el jugador de las sensaciones de ‘ida y vuelta’ o enfrentadas: “Tengo la suerte de que en casi todos los sitios en los que he estado me llevé buenos recuerdos y evidentemente Teruel es de los que me hicieron crecer como jugador y como persona, y de los que mejores recuerdos tengo, con diferencia, del vóley”. Su experiencia en Los Planos fue gratificante, sin duda: “Cuando llegas, la gente, si vienes de Unicaja, que te han estado chillando desde la grada, en el momento que pisas Teruel te acogen como uno más de la familia, y yo, por suerte, cuando voy con otro club, tengo esa sensación”.

El almeriense conserva “grandísimos amigos allí”, destacando ante todo que “el público es espectacular, lo que se ha visto hace muy pocos días en el partido de la Selección, con la que se puso a tope el pabellón”. Por todo ello, la sensación que tiene al jugar en Los Planos es de la “prácticamente estar como en casa, quitando alguno que otro que me chilla más o menos, pero automáticamente cuando acaba el partido soy uno más y la verdad es que le tengo muchísimo cariño a esa tierra”, reconoce. Eso sí, la petición a los Reyes Magos ha sido “la que se hizo desde que se llegó, títulos, es lo que todos queremos y pedimos, no hay otra”, para Almería.

En el camino correcto se transita: “Hemos crecido mucho desde la Supercopa, ya tenemos toda la plantilla al completo entrenado a tope, y respecto a mí es otro rol diferente al que tuve entonces o en el partido de casa siguiente; hace algún tiempo no me veía jugando de nuevo en Teruel y ahora me veo allí otra vez luchando por los primeros puestos, lo que para mí es un premio”. Mirando atrás a estos últimos meses, tiene claro lo de insistir en la recompensa que supone: “Si Manolo decide que soy yo el que tiene que jugar, para mí es un premio; a todo el mundo le gusta jugar ahí, contra un equipo como ese, contra una afición como esa, y disfrutaré el partido todo lo que pueda; me da igual el resultado”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios