De portada

¿Quién era Antoñita la Fantástica y quién se lo puso a Ana Obregón?

Ana Obregón en la portada de la revista '¡Hola!' de esta semana

Ana Obregón en la portada de la revista '¡Hola!' de esta semana

Antoñita la Fantástica era adorable, era una niña espabilada y a la vez muy educada, que para eso se había criado en el barrio de Salamanca de Madrid en la posguerra, y vivía aventuras en la realidad y sobre todo en su imaginación. De ahí su apodo. Antoñita iba a Radio Madrid, a la Gran Vía, acompañada de su tata, siempre a su lado (la ficticia aya se llamaba Nicerata), porque quería tener su sesión semanal de tertulia con don Antonio, un adulto respetable con quien había entablado amistad (y no miremos la relación con filtros de hoy).
Un libro de Antoñita la Fantástica Un libro de Antoñita la Fantástica

Un libro de Antoñita la Fantástica

A esa niña repipi le gustaba viajar a Babia. De hecho siempre estaba en Babia. De la radio, Antoñita pasó a los libros infantiles, a los best sellers de una España aún deprimida y que necesitaba reanimarse.
Tras el personaje se encontraba quien le daba voz en los micrófonos de la SER y quien empezó a escribir sus aventuras, Borita Casas. Una locutora que aprovechó así su trabajo en las ondas. Antoñita era fantástica y llegó a convertirse en una serie de televisión, dirigida por Pilar Miró en 1967.
Y de ahí que el empresario Antonio García Fernández observara que su hija pequeña Ana tenía unas dotes excepcionales para la comedia, el desparpajo dialéctico y, sobre todo, una mente abierta para vivir con la imaginación mucho más de lo que tenía ante sí. "Esta niña es Antoñita la Fantástica", bromeaba. Y Ana Obregón, que entonces tenía doce años, se quedó con el apodo, que no le iba mal con su personalidad. Si había que quedarse en Babia, ya lo hacía. 
Ana Obregón llora al recordar a su hijo en 'Mi casa es la tuya'. Ana Obregón llora al recordar a su hijo en 'Mi casa es la tuya'.

Ana Obregón llora al recordar a su hijo en 'Mi casa es la tuya'. / Mediaset

Años después, cuando a principios de los 80 comenzó a adquirir popularidad por sus dotes interpretativas y por romances como el de Miguel Bosé, los españoles descubrieron a Ana Obregón y los periodistas del corazón hallaron un filón. A Ana siempre le pasaba algo y su mote familiar le acompañó, a veces con bastante razón, con los años: Antoñita la Fantástica. Nadie se acuerda ya del personaje de la radio pero su recuerdo permanece por quien durante años inauguraba los veranos a la vera de la orilla, por ibicencos rincones o por la Costa del Sol,  a veces en el propio Madrid mesetario. Ana Obregón abría los veranos con sus bikinis de portada y este año lo ha vuelto a hacer para homenajear a su hijo Aless, del que se cumplen dos años de su fallecimiento.
Ana Obregón, a sus 67 años, en el posado de este verano 2022 Ana Obregón, a sus 67 años, en el posado de este verano 2022

Ana Obregón, a sus 67 años, en el posado de este verano 2022

Por supuesto que la exclusiva va acompañada de una entrevista donde Ana insiste en el sentido recuerdo a su malogrado niño y reflexiona sobre cómo sigue encarando esta etapa donde también perdió a su madre. Quien todavía tiene a su lado es su padre, Antonio, el que vio en su hija a un personaje de cuento y durante muchos años su vida fue así.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios