El medio y el ambiente

EL ALCALDE OLVIDA A LOS JUBILADOS

Alcalde, , buenos días. Dado que goza Vd. de un carácter afable y una juventud envidiable, junto con un trato cercano que le permite "ganarse al ciudadano mayor", se tiene ganados a los jubilados. Pero permítame que le recuerde un dicho que hay en las empresas: "lo peor que puede ocurrir, es morir de éxito". Con esto quiero decirle que los jubilados se "le están despegando" y parece que no es Vd. consciente de ello. El Ayuntamiento está haciendo grandes mejoras por esta ciudad, que es la nuestra, y la está convirtiendo en una magnífica urbe siglo XXI. Sólo hay que darse una vuelta por el Paseo o por la luminosa y alegre calle Artés de Arcos, pero eso son obras mayores, y eso no les interesa a los jubilados. Eso es mucha maquinaria y muchos trabajadores de muchos oficios juntos, así que permítame la expresión: "eso es un follón" para los jubilados. A un jubilado que se precie, lo que le interesa es la reparación de una acometida de agua, la reparación de una farola, tanto en la base: ver a los electricistas en cuclillas trajinando con los cables, como cambiando la luminaria con esas grúas con cesto en el que se suben los operarios. Bueno, un inciso a propósito de este trabajo: desde que cambiaron las luminarias a led, ya apenas si alguna se funde. Además de gastar menos electricidad, aguantan "un siglo".

Así que yo, en su lugar, encargaría a los equipos de mantenimiento que, si no hay averías o reparaciones de mantenimiento necesarias, se las inventen por el bien de los jubilados que andan por la ciudad como almas en pena, sin una mala reparación que poder comentar con el resto del grupo de coetáneos. ¡Vd. sabrá lo que hace con el colectivo!

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios