El acta de Vivancos

Menuda frivolidad

  • No me entra en la cabeza que con solo tres meses de competición unos jugadores jóvenes se puedan resentir por disputar de inicio un encuentro

Roberto conduce una contra. Roberto conduce una contra.

Roberto conduce una contra. / Javier Alonso

Redacto estas primeras líneas una hora antes del encuentro, porque considero que no hay derecho que la UDA reciba un trato tan discriminatorio con respecto a los días de descanso entre jornadas. Casi siempre los rojiblancos han contado con menos horas entre partidos que sus rivales. Hasta el momento lo más beneficioso ha sido, ante tres adversarios, poder disfrutar del mismo tiempo de recuperación. Dicho esto, y ya redactando tras el choque, José Gomes se ha pasado de listo.

No me entra en la cabeza, pese a la referida desventaja, que con solo tres meses de competición unos jugadores jóvenes se puedan resentir por disputar de inicio un encuentro. Otra cosa bien distinta es cuando las fuerzas hubiesen mermado mediada la segunda mitad. O sea, que Gomes lo debería de haber hecho al revés, alineando a los titulares y teniendo muy en cuenta su rendimiento durante el encuentro para posibles cambios. Los equipos que compiten en Europa, como en un futuro pretenden los dirigentes de la UDA, juegan cada tres o cuatro días, y no pasa nada.

El del Mallorca era un choque que valía doble, lo que sumaban los de Gomes y lo que no sumaba el contrario. Y es que además el plan salió muy mal, porque la entrada de Corpas o Morlanes resultó ser de lo más estéril, y la de Ramazani, demasiado tardía. A veces, la dinámica del partido no concede ni tiempo ni ritmo necesario para imponer el sello personal. El caso es que se desperdició el potencial de Sadiq, siempre desasistido, ese jugador al que el técnico del Mallorca definió como un auténtico espectáculo.

Con Petrovic y sobre todo con De La Hoz, se hace harto complicado conectar con el espigado ariete e incluso los jugadores cercanos al nigeriano tampoco se nutren de jugadas saneadas procedentes de posiciones amigas más retrasadas para que puedan inventar juego ofensivo. Está bien eso de las rotaciones, pero para determinados momentos y partidos. El Mallorca tendrá una buena defensa, pero tampoco se le puso a prueba. A destacar, el derroche físico de Aitor Buñuel y de Robertone. Gomes, menuda frivolidad has cometido esta vez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios