UD Almería I Rayo Vallecano I La crónica Al Almería le fallan las fuerzas en el peor momento (0-1)

  • Los rojiblancos juegan un partido espeso y falto de frescura ante un Rayo más entero, que marca en la única jugada en la que al Almería peca de falta de contundencia defensiva

  • Muñiz Ruiz expulsa de forma rigurosa a Ivanildo y Sadiq muestra su peor versión: chupón y con un exceso de florituras dentro del área 

  • Minuto a minuto

Chut del gol de Bebé.

Chut del gol de Bebé. / Javier Alonso

La Semana Santa ha traído multitud de sensaciones para el Almería: se pasó del enfado del Domingo de Ramos por el VAR ante el Leganés a la alegría tras la goleada el Martes Santo en La Rosaleda. El Jueves Santo hubo frustración al ver cómo Espanyol y Mallorca ganaban sus partidos, por lo que los rojiblancos jugaban hoy Viernes Santo con la incertidumbre que genera la necesidad de vencer sí o sí para evitar que el ascenso directo se pudiera distanciar hasta los siete puntos.

Con bastante cansancio acumulado, algo menos que el Rayo que no jugó hace una semana por casos de COVID-19 en el Mirandés, los rojiblancos tenían ante sí un choque que iba a resultar abierto, con muchos espacios para correr. Más o menos como el Málaga, pero con un conjunto madrileño más experto y con más calidad arriba. El once de Gomes fue muy parecido al de La Rosaleda y la actitud similar. La primera ocasión fue similar a varias de la que aquel choque, con recuperación en zona alta de Robertone, Sadiq recibe en la frontal del área y su disparo se pierde a pocos centímetros de la meta vallecana.

El Rayo arriesgaba mucho en la salida del balón, pero no tenía fallos tan groseros en las entregas como el Málaga. Los rojiblancos salían a presionar, quizás con Morlanes y Samú demasiado incrustrados atrás, pero no terminaban de robar en zona peligrosa. A los 25 lo intentó Andrés, demasiado solo en el área chica, y Fernando realizó una gran parada. El meta está siempre que se le necesita, aunque hubo banderazo del línier por fuera de juego. 

Morlanes vio la quinta amarilla e Ivanildo fue expulsado, por lo que no estarán el domingo en La Romareda ante el Zaragoza

La primera parte se fue tornando en más batallada que emocionante. El Rayo vivía en campo rojiblanco, pero el sistema defensivo local se estaba mostrando seguro. Por contra, los de Gomes no terminaban de encontrar transiciones, la presión al balón madrileña estaba ahogando al Almería y Sadiq estaba demasiado individualista, como en las últimas jornadas. Los dos últimos ataques antes del descanso fueron del Rayo, con una parada y un despeje de Fernando. No conseguía hincarle el diente el conjunto indálico al choque.

La segunda parte arrancó con el Almería tratando de meter más ritmo a su juego, pero le faltaba frescura al once, estaba notando el poco descanso en esta serie de partidos. Se notaba en Lazo, por ejemplo, que no terminaba de sacar a relucir su velocidad. Por contra, los rojiblancos se fueron cargando de tarjetas en posiciones peligrosas. Gomes introdujo un triple de cambio para darle algo de oxígeno a su equipo, puesto que el encuentro se estaba inclinando demasiado sobre la meta de Fernando. Isi tuvo el primero, pero fallo solo un disparo claro su zurda desde el área grande.

Samú Costa, sustituido tras la roja a Ivanildo, se marchó bastante enfadado y llegó a recriminar alguna decisión al banquillo

Pasó lo que se empezaba a oler, que el Almería se iba a quedar con uno menos. Roja a Ivanildo por tocar con el brazo en salto a Isi. El rojiblanco no saca el brazo a pasear, sino que por su envergadura, toca al vallecano y el colegiado lo expulsa. Otra decisión arbitral controvertida más. Si el Rayo ya mandaba antes, ahora el agobio se iba a incrementar. Tocaba confiar en que Sadiq fuera capaz de realizar una cabalgada en solitario. Pero el nigeriano ha perdido el hechizo goleador de hace unas jornadas, vuelve a hacerse un lío con el balón cada vez que pisa el área, está más en el suelo que en posición de disparo. Carvalho le regaló el gol tras una recuperación, pero el pichichi rojiblanco desperdició una oportunidad de oro por querer adornarse en el regate. Mal por Sadiq, no aprende, la misma que hizo con la Ponferradina en la primera vuelta. Peor entonces estaba de dulce y acabó en gol la jugada.

Con diez, el Almería estuvo valiente. El vigor de Villalba y Carvalho hacían daño a la defensa rayista, pero Sadiq no acompañaba. En el último minuto del partido, con el Almería fundido, Morlanes falló por no despejar un balón que pedía un punterazo y Bebé ponía medio ascenso en bandeja de plata a Espanyol y Mallorca. Duro golpe a los rojiblancos, que no jugaron para ganar y siguen sin ser fiables ante sus rivales directos, y que no se muestran fiables como para colarse en los dos primeros puestos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios