Pasarela

Modelos 10

  • David Gandy y Anja Rubik, próximos 'top-models', responden al prototipo del perfecto maniquí de hoy en día.

Comentarios 1

Los maniquíes de nuestros días distan de ser considerados top-models, como en los tiempos de Naomi Campbell, Cindy Crawford o Claudia Shiffer. El público los conoce porque los ve constantemente en anuncios publicitarios e incluso desfilando sobre las pasarelas. Pero, para ellos, las cosas resultan más difíciles. A pesar de responder casi completamente a las exigencias que debe aunar un modelo 10.

Si hay dos modelos, masculino y femenino, que pueden considerarse perfectos en el panorama internacional, ésos son David Gandy y Anja Rubik. Ambos son jóvenes, escandalosamente guapos y con cuerpos envidiables. En resúmen, las características a las que toda marca, diseñador o línea cosmética se rinde.

En el caso del supermodelo David James Gandy, al ser hombre no está tan solicitado en las pasarelas, aunque sí triunfa en la publicidad. Buena prueba de ello es la cantidad de campañas que temporada tras temporada protagoniza este modelo británico de 1,88 metros de altura e intensos ojos azules.

Gandy nació en 1980 en Billericay, un pequeño pueblecito al este de Inglaterra. Pese a sus marcados rasgos mediterráneos, no tiene ascendencia latina; su madre es escocesa y su padre, del este de Londres.

Su infancia transcurrió como la de cualquier niño de su edad. En aquella éoica hasta estaba un poco acomplejado -como él mismo ha reconocido- porque estaba un poco gordito. En la adolescencia tampoco es quetuviera excesivo éxito con las chicas ya que, según ha confesado en alguna entrevista, pasaban de él más de lo que le hubiera gustado.

A los 18 años, cansado de la monótona vida de su pueblo natal, decidió jacer las maletas e irse a la Universidad de Gloucestershire para estudiar márketing multimedia. A esas alturas ya había aflorado su atractivo pero nunca pensó ni por asomo que acabaría dedicándose a la moda. El salto a su actual profesión lo dio gracias a una 'broma' de sus compañeros de facultad que, cuando tenía 21 años, enviaron unas fotos suyas a un concurso de belleza televisivo. El premio era un trabajo en la prestigiosa firma de modelos Select Model Management, descubridora entre otros de Sienna Miller o Helena Christensen.

El cúlmen de su carrera llegó cuando, tras trabajar para Carolina Herrera y Massimo Dutti, se convirtió en la imagen de Light Blue, la nueva fragancia de Dolce & Gabanna.

La historia de Anja Rubik, la maniquí de mirada melancólica más admirada en la actualidad, no puede ser más distinta. Desde pequeña su deseo fue el de convertirse en lo que hoy en día es, una de las mejores modelos.

Nacida en Polonia, tuvo su primer contacto con este mundo a los 15 años, aunque sus padres le pusieron como condición que siguiera con sus estudios. Pese a que ya había protagonizado una portada de la revista polaca Uroda -la versión polaca de Cosmopolitan-, se trasladó a París para compaginar su formación en un colegio mayor inglés con sus primeros pinitos sobre la pasarela.

Con una carrera encauzada desde la prudencia, no posee un físico exhuberante ni rompedor pero paso a paso ha sabido hacerse un hueco en el difícil mundo de la moda. Desde Chanel hasta Valentino, pasando por Givenchy y Dior, hoy en día todas las marcas de renombre cuentan con ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios