A Con-Ciencia

Fracaso escolar

La población europea actual está hastiada de ser cuna de pensamiento y tamiz de la herencia judeo-cristiana

Podemos hacer como que no nos enteramos: se están abriendo escuelas coránicas a un ritmo acompasado con el natural incremento de una población que otrora inmigrantes, sus hijos y nietos ya resultan europeos jóvenes de segunda y tercera generación por muchas partes de Europa. Lo normal. ¿Quiero decir que "cuidado"? Sí, quiero decir que a la población europea actual, está hastiada ya de ser cuna de pensamiento y tamiz de la herencia judeo-cristiana y que en palabras del pensamiento posmoderno ilustrado, todo esto "se la trae floja, se la suda, se la refanfinfla, se la bufa; le importa un huevo, un pimiento, un rábano, un comino, y hasta un pepino". Y da igual hacia donde mires: desde la complaciente Derecha que sabe que usará la fuerza aún sin saber cómo pero ejerciendo el miedo y, por tanto, garantizando la obediencia obligada, hasta las siempre insatisfechas Izquierdas, que teorizando la innecesaria trascendencia del ser humano, si acaso en ritos orientales o en la plena consciencia del conjunto vacío, se ve desbordada con tanta propuesta a cual más original o igualmente carente de reflexión alguna.

Un Estado que renuncia a la formación integral de su ciudadanía está renunciando a la completa responsabilidad de su propio destino. Cómo se afronta el asunto religioso en los currículos educativos es el mejor ejemplo de descerebrados en el Congreso de los Diputados. La Derecha quiere que recemos, y que sea evaluable. Las Izquierdas dicen que se rece en casa. Ahora bien, con las nuevas escuelas coránicas que se abren para europeos de tercera generación, se precisa de la adecuada formación en Historia de las religiones y de las Culturas europeas, de modo que esta nueva generación de europeos crezca de forma equilibrada. ¿Qué hacer con ellas, cerrarlas o mirar para otro lado? Esta es una de las consecuencias de la renuncia explícita del Estado aconfesional a la formación en valores religiosos. ¿Estoy planteando que hay que llevar la religión a la Escuela? No. Estoy planteando que si la Educación hay que encontrarla en la raíz de la solución de cualquier problema, es imprescindible formarnos integralmente. Pues la ignorancia religiosa sí es un problema. ¿Y por qué pienso que aunque se lleve a la Escuela no será una solución? Pues porque no hay docentes convenientemente formados para ello: el efecto de la no formación en valores religiosos es evidente entre nosotros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios