DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Hoy No voy a escribir sobre la COVID-19, si bien tengo que decir que debido a estas circunstancias, parte de nuestro folclore y fiestas ha quedado eclipsadas. En este sentido he consultado el "Archivo Municipal de Vera. Libro 14. Actas Capitulares de 1588"; donde he recogido aquellas anécdotas que hacían referencia al estamento militar: guardias de acostamiento, milicias, guardas del sistema costero, cuadrillas, etc. En este ambiente, los alardes, los torneos de cañas, los juegos de alcancías y otras prácticas similares tenían una significación como ejercicio y adiestramiento, pues había que estar preparado para acudir a los "rebatos" y "alarmas de presencia de moros", o para defenderse de un asedio. En este sentido tenemos que recordar los ataques piráticos a Mojacar de 1501, 1520 y 1547; los de Vera de 1523 y 1569; o el de Adra de 1620. En cierto modo, se respiraba por todos lados una atmosfera maurofobica y de exaltación del catolicismo. Ante las tropelías de los musulmanes se necesitaba una alta motivación para querer vivir en estas tierras; por tanto, en ciertas festividades anuales (Santiago, San Roque, San Sebastián, fiestas de aniversarios bélicos etc...). Las autoridades tanto civiles como eclesiásticas van a propiciar, no solo los torneos tradicionales, sino la representación de las funciones religiosas, comedias, autos sacramentales, etc... En este contexto es en el que surgirán las primeras funciones de Moros y Cristianos, como escenificación mixta en las que se mezcla el torneo, la comedia, el drama y el auto. A continuación vamos a reproducir uno de los múltiples ejemplos en las actas de Vera del año 1588. "Sus merçedes acordaron que se hagan fiestas en esta çibdad el día de San Cleofas, que es a veinte y cinco del presente, que fue cuando fue çercada hesta çibdad por los moros, enemigos de nuestra Santa Fee católica, y que para celebrar la fiesta deste día se corra el toro que esta çibdad tiene, y que se hagan las barreras para ello, y que se hable a Francisco Rodríguez, capitán, que de caballos para que jueguen cañas e alcançias, y que aya moros y cristianos por la mañana el dicho día, y que se corran los demás toros que se hallaren, como obieron las fiestas a los Señores Católicos". Ahora bien, tenemos que precisar que la provincia de Almeria es, con diferencia, el territorio que mayor número de fiestas de Moros y Cristianos tiene documentadas de toda España. Asi, más de setenta poblaciones han vivenciado esta fiesta y todavía se sigue celebrando en casi unas treinta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios