La cuarta pared

Imios

Cuando compramos nuestra casa, que será la posesión más preciada lo hacemos con un desahogo que nunca deja de sorprenderme.