DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

La tapia del manicomio

Espantabichos

Los bulos no son cosa de la globalización ni Internet, aunque los ha favorecido, aumentado y distribuido eficazmente

Hubo un tiempo en que algunos agricultores del Levante almeriense dieron en observar que cada vez que alguna nube daba indicios o premoniciones de lluvia, aparecía una avioneta que la ahuyentaba a base de yoduro de plata. De ahí la denominación de avioneta espantanubes, que bastantes personas aceptaron como cierto. Aquello ocurría con una cadencia de más o menos cinco años, por lo que cabe esperar que de nuevo esté al caer. Los urbanícolas nunca supimos cuál era el mecanismo mediante el cual la futura lluvia se transmutaba en cielo azul pero como el turismo de sol y playa seguía en auge, se daba por buena la transformación. ¿Qué es lo que pretendía la dichosa avioneta? Dejar sin agua a los posibles cultivos de los agricultores. ¿Quién ganaba con ello? El enemigo tradicional, el Intermediario murciano, depredador por antonomasia y opresor del aparcero lugareño. Llevamos varios años sin oír hablar de espantanubes, cosa sorprendente, pues según la cadencia histórica ya sería hora de que reapareciera la avioneta. Quizá es que los pilotos están confinados como todo quisque. O que, por fin, parece que la desaladora de Carboneras ha realizado una buena labor y que todo estará bien si alguna vez se arregla la de Cuevas. Sin embargo, ahora sentimos todos la necesidad de que la avioneta reaparezca para ver si es capaz de ahuyentar al bichovirus originado en China, que tanto malo está trayendo a la humanidad. Hablando de nubes y de China, allí también son aficionados a echarle yoduro de plata a las nubes, pero no para espantarlas sino todo lo contrario: para provocar la lluvia, porque parece ser que el hielo se funde, el agua se concentra y precipita, o sea, llueve. En 2009 dispararon cartuchos del citado yoduro sobre Pekín para que lloviera y nevara. Y nevó varios días, cosa muy poco habitual en la capital china. También usan el yoduro de plata en EEUU para que llueva en zonas áridas y para prevenir el granizo. Así que las avionetas espantanubes de nuestra provincia, si es que estaban sembrando yoduro, lo harían para evitar el granizo, no la lluvia. O sea, que los bulos (hoy llamado innecesariamente "fake news, que además es más largo) no son cosa de la globalización ni del Internet, aunque está claro que los han favorecido, aumentado y distribuido eficazmente. Y es que hay muchísimo personal que prefiere creer trolas, cuanto más gordas mejor, en vez de escuchar a los científicos y a los expertos en las distintas materias. Si hay miles que creen que la Tierra es plana y que el Universo se creó hace seis mil años, por qué no van a creer que el yoduro de plata espanta las nubes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios